Dinero.com Revista Dinero

Ren Zhengfen, de 69 años, es catalogado como uno de los hombres más influyentes de China. La revista Forbes estima su fortuna en US$1.153 millones y está entre los 190 hombres más ricos de China.

| 6/28/2013 9:00:00 AM

El próximo emperador

Tiene el talento, la fortuna y el mercado para convertirse en el nuevo rey de la industria en China. Ren Zhengfei, fundador de Huawei, encarna el sueño chino con pinceladas comunistas.

En China todo es más rápido. El agua para el café hierve en cuestión de segundos, el tren viaja a 300 kilómetros por hora y los empresarios con sangre de silicio logran montar poderosos conglomerados tecnológicos en cuestión de un par de décadas.

El ejemplo más claro de ese vértigo industrial lo constituye Huawei, una empresa de tecnología china creada hace 25 años y que hoy es un referente de Asia para el resto del mundo.

El hombre detrás de este conglomerado es Ren Zhengfei, fundador de la compañía y quien está al frente de un ejército de 150.000 empleados distribuidos en 140 países. Aunque su fuerte son las redes de telecomunicaciones, también está pisando fuerte con su oferta de teléfonos inteligentes, cada vez más baratos, livianos y productivos.

Pero Zhengfei va más allá y quiere convertir a Huawei en la mejor empresa de telecomunicaciones del mundo a 2020. Para lograrlo, consiente a sus empleados. Por ejemplo, después de dos años de labores –y de acuerdo con su desempeño– les entrega acciones de la empresa, también los deja dormir en sus oficinas una hora después del almuerzo, e incluso les construye cavas de vinos para emular los gustos más occidentalizados.

A cada nuevo trabajador se le entrega el libro de 320 páginas El próximo que caerá, escrito por el propio Zhengfei, en el cual resume la filosofía de la empresa y advierte el peligro de no seguir innovando y mejorando el trabajo todos los días.

En la publicación afirma que él no quiere ser el centro de atención de la empresa y que quiere volcar todo el interés y atención hacia el cliente. De allí que hasta hace solo unos días haya dado en Nueva Zelanda su primera entrevista en 25 años.

Pero también es un personaje controversial. Con el gobierno de Estados Unidos las relaciones no han sido buenas. Washington lo acusa de recibir prebendas del estado chino, mientras que Zhengfei lo niega y afirma que puede ser un jugador de talla mundial sin vender sus equipos y redes en Estados Unidos. Esta posición le ha servido para ganar espacio en el corazón de los consumidores chinos, que son fanáticos del iPhone y Samsung.

Huawei, que significa ‘esfuerzo’ en chino, es una empresa que crece y vende como arroz. El año pasado sus utilidades crecieron 33% –15.400 millones de yuanes, unos US$2.500 millones– y parte de sus innovaciones que comienzan a ver la luz del mundo son prometedoras. Por ejemplo, la antena de telecomunicaciones que conocemos y que odiamos por su aspecto, tendrá en pocos años el tamaño de un teléfono público.

Si a Huawei y sus 70.000 ingenieros les suena la flauta, el mundo estará frente a un nuevo gigante capaz de competir sin sonrojarse ante los todopoderosos Apple y Samsung, pero con la diferencia de tener un mercado natural de 1.200 millones de personas.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×