El problema de ser NN

| 9/20/2002 12:00:00 AM

El problema de ser NN

La falta de identidad de marca de los cilindros de gas tiene frenado el programa de mantenimiento de estos envases.

La industria del gas propano ha acumulado en los últimos 17 meses $33.000 millones en una fiducia, y si no se arregla el problema de la falta de "paternidad" de los cilindros, esta suma va a seguir aumentando sin que ninguna compañía se decida a gastarla.



Estos recursos, recaudados por Ecopetrol, tienen una destinación específica: el mantenimiento y reparación del parque de cilindros que hay en el país. Aunque se calcula que el 70% de los 5'500.000 cilindros que circulan en Colombia se encuentra en mal estado, y se cuenta con los recursos para repararlo, no se ha movido un solo dedo para solucionar este grave problema.



La razón es que no hay estímulos para que una compañía arregle los cilindros. En Colombia rige el concepto de cilindro universal, lo cual significa que no hay una identificación de marca que le permita a una empresa asegurarse de que la competencia no va a utilizar el cilindro que ella arregla. Esto hace que las empresas no se arriesguen a invertir tiempo y recursos en reparar un envase que probablemente nunca regrese a sus manos.



La teoría del gobierno, específicamente de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), es que mantener un parque de cilindros universal garantiza la competencia al eliminar las barreras de entrada al negocio y, por esta vía, asegura que los precios para el consumidor van a estar fijados por la oferta y la demanda, y no por unos pocos distribuidores. Esto es así porque se calcula que en el caso del gas propano, el envase vale tres veces lo que cuesta el producto, por lo cual las inversiones para entrar al negocio serían cuantiosas si cada compañía tuviera que identificar sus cilindros.



Para el sector privado, ese es un esquema en el que se hace responsables a los distribuidores por la calidad en la prestación del servicio, pero se les quitan las herramientas para hacerlo.



Dado que ni el consumidor ni el supervisor pueden identificar el producto del proveedor, es difícil controlar a las empresas que distribuyen cilindros en mal estado o recurren a prácticas como el subllenado de cilindros, el chatarreo o el incumplimiento de las normas mínimas de seguridad. "Como los cilindros de todos los distribuidores son idénticos, el mercado no tiene la posibilidad de castigar las prácticas ilegales, mientras que la decisión de compra de un usuario no se puede basar en criterios de calidad del servicio, sino de disponibilidad del producto", afirma Jorge Polo, director general de Confedegas.



La polémica lleva varios años y, si no hay un acuerdo rápido entre gobierno y empresarios, el único perjudicado será el consumidor, que tendrá que observar pasivamente cómo se deteriora el envase de un producto básico para la gran mayoría de las familias de bajos ingresos, con el consiguiente riesgo de seguridad.



En pocas palabras

El parque de cilindros llega a 5'500.000 unidades. Los $33.000 millones que están acumulados en la fiduciaria, permitirían realizar el mantenimiento y la reposición de 1'500.000 cilindros.

En el país hay unas 140 distribuidoras de gas propano, y se calcula que tan solo el 50% tienen una operación formal.

La Creg publicó el 22 de junio en el Diario Oficial una resolución que elimina el monopolio que tenía el consorcio CCIM para la reparación y mantenimiento de los cilindros.

Ahora, la fiducia conformada para manejar los recursos de la reparación le girará a cada empresa el dinero para hacer estos trabajos, en proporción a lo que reparen.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.