| 3/4/2011 12:00:00 AM

El nuevo piloto

Construir una planta para ensamblar camiones, y promover el TLC con Corea son algunos de los retos de Gustavo Lenis al frente de Hyundai Colombia.

Gustavo Lenis nunca se casó con un solo sector. Desde hace 20 años se ha desempeñado en diferentes renglones de la economía, tan disímiles como la industria aeronáutica o la publicidad. Pero, como él mismo dice, "administración es administración en cualquier parte", tras aceptar su nuevo reto: liderar la operación de Hyundai en Colombia, la empresa fundada por el industrial Carlos Mattos.

En los años 90, Lenis dejó la dirección de Pastas La Muñeca para asumir el proceso de modernización y búsqueda de socios estratégicos de Avianca. Luego, en 2000, pasó de la industria aeronaútica a la publicitaria, para ocupar la presidencia de Young & Rubicam.

Llega a Hyundai con la meta de crecer por encima del mercado. Para ello contará con un portafolio renovado e integrará nuevas líneas de productos que pueden ir más allá de la importación y comercialización. "Estamos pensando en construir una planta para ensamblar camiones en Colombia y que nos brinde acceso al mercado latinoamericano. También vemos una oportunidad en los vehículos de transporte masivo", dice.

El año pasado Hyundai se consolidó en el tercer puesto en ventas y como la mayor comercializadora de autos importados en el país, con 26.837 vehículos, un crecimiento de 4% frente a 2009, según la firma Econometría.

Con la dinámica que trae el sector se estima que este año supere las 300.000 unidades vendidas. "El 2010 marcó un punto muy alto en el desempeño de la industria. En 2011 el país podría acercarse a los niveles de ventas de vehículos por habitante que tienen otros países latinoamericanos. En Colombia existen 65,6 vehículos por cada mil habitantes, frente a 164 en Chile, 147 en Venezuela, 198 en Brasil y 313 en Argentina", recuerda Santiago Chamorro, presidente de GM Colmotores.

Un tratado polémico

El primer gran reto que enfrentará Lenis será impulsar, desde su posición, el Tratado de Libre Comercio con Corea, país de origen de Hyundai.

Este nuevo TLC propone eliminar los aranceles que se cobran sobre la importación de vehículos procedentes de Corea y que en la actualidad suponen un sobrecosto entre 20% y 35% sobre su precio de venta pública.

Sin embargo, el tratado no ha sido bien recibido por todo el sector automotriz. Las ensambladoras locales y algunas asociaciones de autopartistas han realizado fuertes cuestionamientos al considerar que lesionaría la competitividad y la continuidad de la producción nacional.

Según Chamorro, de GM Colmotores, el tratado frenaría el desarrollo industrial colombiano, reduciría la generación de divisas y pondría en riesgo los ingresos de más de 34.000 familias que hacen parte del sector en el país. "Como ejemplo está el caso de México y Brasil que han sido tajantes en que no van a negociar un TLC con Corea porque significaría dejar languidecer sus industrias automotrices creadas a lo largo de muchos años", argumenta.

Pero mientras el acuerdo con Corea genera controversia, Hyundai Colombia podría beneficiarse del tratado con México, que permite la llegada de vehículos de ese país sin arancel: pues la organización tiene planes de construir allí su planta de fabricación de automóviles más grande fuera de Asia que se encargaría de distribuir de forma más eficiente y rápida los vehículos de la marca en toda la región.

Su otro reto es buscar oportunidades para acelerar la renovación del parque automotor, con motores menos contaminantes, especialmente, en el servicio público.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?