| 4/28/2016 12:00:00 AM

El millonario negocio de los alimentos de paquete

El incremento en precios no ha sido impedimento para que la categoría de snacks registre crecimientos considerables. Así se mueve este mercado que vende más de US$7.500 millones al año.

¿Ha pensado cuántas papas fritas, manís, patacones o bebidas no alcohólicas consume al día o al mes? Aunque parece una pregunta simple, no lo es si se analiza el peso que tiene este tipo de productos en la alimentación diaria de los colombianos y en la economía del país.

El consumo de estos bienes, que hacen parte de la categoría de macrosnacks, (alimentos procesados empacados y bebidas no alcohólicas), ha venido creciendo gracias a que los colombianos cada vez los consumen más como complemento o reemplazo de las comidas.

El consumo de estos productos generó que las ventas de los mismos se incrementaran y representaran la nada despreciable suma de US$7.540 millones en 2015, según cálculos de la Cámara de Comercio de Cali, con base en cifras de Euromonitor. Este dato representó un crecimiento promedio anual de 3,8% entre 2010 y 2015.

Lea también: Suben precios de los alimentos en el arranque de 2016

Estudios de la consultora Nielsen también ratifican que este segmento de productos ha venido en aumento. Esta firma incluye en su canasta de confitería análisis del mercado de pasabocas, ponqués, chocolatinas, dulces, gomas, postres, cereales en barra, entre otros, señala que la misma registró una variación de 3,5% en volumen durante 2015, sin incluir bebidas no alcohólicas, categoría que mide de forma independiente.

Los análisis concluyen que el buen momento por el que atraviesa la categoría obedece a que las ocasiones en las que se consumen snacks se han incrementado, como también los productos que forman parte de esta categoría, ganando un espacio importante en el gusto de los consumidores.

Las proyecciones de Euromonitor apuntan a que las ventas de macrosnacks alcanzarán US$8.363 millones en 2019, registrando una tasa de crecimiento promedio anual de 2,6% en estos cuatro años.

Factores como el Fenómeno del Niño, la tasa de cambio y el ingreso de algunos pasabocas a categorías premium, que han motivado incrementos en precios, no han sido impedimento para que la categoría siga creciendo.

Camilo García, líder de la Industria de Alimentos de Nielsen, señala que, a pesar de las variaciones en precios, los volúmenes se mantienen y esto es resultado de que la gente no deja de comprar.

Esto lo corroboran voceros de Yupi, que indican que el tema climático y la devaluación han hecho que parte de estas variaciones se reflejen en los precios de venta, aunque esos aumentos no compensan los sobrecostos.

Destacan, en particular, la papa fresca, materia prima que se ha visto afectada por el precio por kilo, rendimiento por hectárea y la calidad que, por efectos del clima, no posee las características mínimas para su utilización, lo que reduce sustancialmente el volumen de este producto que la industria debe utilizar.

Protagonistas

Las bebidas no alcohólicas han ganado espacio y lideran la categoría con una participación de 49,1%, seguido de las frituras y los lácteos, que tienen una tajada de 12,2% y 9,4%, respectivamente, concluye Euromonitor.

La dinámica de ventas del segmento frituras, extruidos (alimentos que tienen una cocción rápida) y frutos secos le permitió en los últimos años registrar una variación de 2 puntos porcentuales, la mayor de la categoría, en 2015, frente a 2010.

Las proyecciones de Euromonitor, según la Cámara de Comercio de Cali, apuntan a que los segmentos de frituras, extruidos y frutos secos y el de panadería (productos horneados empacados) serán los más dinámicos de la categoría durante el presente año, con tasas de crecimiento de 5,5% y 4%, respectivamente.

En este primer segmento, los principales jugadores son Frito Lay, de la multinacional PepsiCo, que tiene una participación de 57,5%, seguido de Yupi, que cuenta con 7,6% de la torta.

Esta última empresa participa con un portafolio de productos que van desde las papas chips, pasando por las tortillas, extruidos y la subcategoría de mixtos con su marca Golpe. El año pasado adquirió la marca Copelia, con la que hace presencia en el segmento de postres listos.

Para esta empresa, el segmento de papas es el más dinámico y competido, en el que participa con Rizadas, Lizas y Kaseritas. La compañía –que hace parte del Grupo Gilinski– comercializa sus productos en todos los canales de venta y con preponderancia en el canal tradicional, en el cual concentra más de 70% de sus ventas.

Precisamente este canal es uno de los más relevantes para la categoría. Las tiendas de barrio siguen liderando la preferencia de los colombianos para la compra de este tipo de productos.

García, de Nielsen, asegura que esta canasta continúa siendo muy relevante en este canal que tiene un peso cercano a 65%, aunque los nuevos formatos como las Tiendas D1 y Ara han venido ganando participación restándole a los demás canales.

Hacia los productos saludables

En medio de la amplia oferta con la que cuentan los consumidores, una de las tendencias que destacan los analistas es hacia el consumo de productos saludables, por lo que las empresas enfocan sus esfuerzos en brindarles a los clientes nuevas opciones que se ajusten a estos requerimientos.

Adicionalmente, Liliana Aristizábal, manager asociada de la Industria de Alimentos de Nielsen, dice que la innovación juega un papel clave en esta categoría. Los cambios de empaques, en los tamaños de los productos y la tendencia a ofrecer productos más saludables han incidido en el crecimiento de la misma.

Barras energéticas, cereales, yogures y productos con menos azúcares y bajos en grasa están ganando predilección en un mercado en el que hay consumidores para todo tipo de productos.

La cuna de los snacks

El Valle del Cauca es líder en la industria de macrosnacks. Según Esteban Piedrahita, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, esta región cuenta con unas condiciones particulares al tener empresas líderes de varios tamaños que atienden al consumidor final, con una sofisticada cadena de valor que incluye productores de insumos, empaques y otros elementos que necesitan las empresas en sus procesos de producción. “Colombina, por ejemplo, es el mayor exportador de productos industriales del país y Aldor es la primera empresa colombiana con una planta de producción en África”, precisa. En esta región se encuentra el clúster de macrosnacks, compuesto por más de 170 empresas. El año pasado este departamento lideró las exportaciones nacionales de este tipo de productos, con una participación de 67%.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?