Dinero.com Revista Dinero

Augusto García, director de Cormagdalena, asegura que la obra estará terminada en 2018.

| 7/12/2013 7:22:00 AM

El milagro del Magdalena

El próximo mes de agosto, Cormagdalena abrirá una licitación por $1,2 billones para devolverle la navegabilidad al Río Magdalena. ¿De qué se trata el proyecto y quiénes estarán en la puja?

Más de medio siglo ha transcurrido desde aquel día, cuando por allá a comienzos de los 60, los ribereños que se asentaban a orillas del Magdalena vieron navegar por última vez una barcaza en todo su recorrido. Un recuerdo que dentro de poco revivirá mediante un millonario plan de inversión, con el que el Gobierno le apuntará a devolverle ese esplendor que alguna vez tuvo el Río, incluso, hasta en el más escondido de sus rincones.

La idea es ambiciosa: hacer navegable el Magdalena desde Barranquilla hasta Puerto Salgar y darle una profundidad de siete pies a lo largo de 886 kilómetros. Aunque algunas empresas han utilizado el río para transportar petróleo, granos, vehículos y productos de papel, no lo han podido hacer ni masiva ni permanentemente, debido a las pobres condiciones de su navegabilidad en algunos tramos, y por factores climáticos en ciertas épocas del año.

Para entrar en materia, en términos pragmáticos, el proyecto del gobierno no es otra cosa que habilitar un corredor fluvial que conecte el centro del país con el Caribe. Una obra de infraestructura que, por su naturaleza y la multimillonaria inversión requerida, plantea varios interrogantes. Por ejemplo, ¿cuál será la empresa privada responsable de ejecutarla? ¿De dónde proviene? ¿En qué va el proceso de su escogencia? ¿Será realmente viable el proyecto?

Para dar respuesta a ese cúmulo de dudas, no está de más echarle un vistazo a la estructuración financiera de la iniciativa. Lo primero para tener en cuenta es que cerca de 90% de su costo –$1,2 billones– será asumido por el Gobierno; mientras el resto provendrá de las regalías de las zonas por las que fluyen las aguas del río y de las arcas de Ecopetrol. Pero la faena de hacer ‘transitable’ el Magdalena, en términos de ingeniería, recaerá sobre el sector privado. Específicamente, sobre un grupo empresarial que será seleccionado antes de que finalice el año.

A estas alturas, el proceso de su escogencia parece marchar a todo vapor. Luego de revisar con lupa nueve grupos, Cormagdalena –entidad encargada de estructurar el plan– consideró que los mejores candidatos se encontraban en una baraja de tres: el Grupo Navega Magdalena, el Consorcio Coderma y PSF Navelena S.A.S. (ver recuadro I). Estos grupos, integrados por compañías extranjeras y nacionales, fueron los preseleccionados porque demostraron tener las credenciales que demanda la ejecución de la megaobra.

Requerimientos que, entre otras cosas, fueron más que exigentes: haber dragado alrededor de cuatro millones de metros cúbicos en tan solo un año y haber hecho obras de encauzamiento en ríos por más de 2,5 millones de metros cúbicos en un lapso de diez años. Además de certificar un cupo de crédito disponible por US$120 millones o, en su defecto, un endeudamiento de hasta 70%.

Y serán precisamente las mejores aristas de su trayectoria técnica y financiera las que tendrán que sacar a relucir los consorcios preseleccionados en agosto próximo. La explicación obedece a una cuestión de tiempo: justo ese mes, Cormagdalena abrirá oficialmente la jugosa licitación en la que, tal y como están las cosas, solo podrán participar los ‘tres mosqueteros’ en mención. A partir de ese momento, un comité evaluador tendrá cerca de cuatro meses para decidir finalmente quién se quedará con el jugoso contrato.

La fecha de adjudicación, según los cronogramas del Gobierno, sería noviembre de este año. Pero antes, Cormagdalena deberá solucionar un imprevisto. “En este momento, la comisión evaluadora de la entidad, está revisando dos recursos de reposición interpuestos por dos grupos que durante el proceso de preselección fueron descalificados. Se trata del Grupo Ortiz, liderado por españoles, y otro consorcio cuyas cabezas visibles están en la empresa ecuatoriana Hidalgo e Hidalgo. Antes de que termine este mes sabremos si podrán participar o no en la licitación”, le dijo a Dinero Augusto García, director de Cormagdalena.

Por ahora, mientras llega el momento de las definiciones, lo que sí tienen claro los representantes legales de los consorcios preclasificados y los que están en lista de espera es que no recibirán anticipos del Gobierno. Dentro de las reglas de juego quedó definido un compromiso según el cual los desembolsos solo se harán una vez las empresas terminen sus tareas y comprueben su funcionalidad.

El rompecabezas sobre el cual estará pujando el sector privado para quedarse con la reingeniería del Río Magdalena parece estar casi armado. Solo resta esperar dos retos: que Cormagdalena le dé luz verde a la licitación y que la responsabilidad de cristalizar esta obra tan anhelada quede en manos de los mejores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×