| 1/18/2008 12:00:00 AM

El mapa de General Electric en Colombia

Después de haber comprado el 32,9% de Colpatria, General Electric quiere fortalecer su presencia en el país en negocios que van desde la oferta de infraestructura y servicios financieros hasta la televisión. Sin embargo, no será fácil concretar sus planes.

En la segunda semana de enero, Jeff Immel, presidente de General Electric, GE, estuvo en Colombia ratificando lo que ha venido afirmando en público y en privado: el interés de su empresa por desarrollar nuevos negocios e inversiones en nuestro país.

De hecho, después de entrevistarse con el presidente Álvaro Uribe, quedaron planteados sobre la mesa varios negocios y oportunidades que se van a explorar: la posibilidad de adquirir un nuevo banco para fortalecer su presencia en el sector financiero al lado de Colpatria; comprar una planta de producción de equipos eléctricos para atender la demanda en el país y exportar a Centroamérica y la Región Andina; montar, junto con Airbus, un área de servicio para las turbinas y los equipos aeronáuticos que GE produce; participar junto con Odinsa en la transformación del Aeropuerto Eldorado e, incluso, con NBC y Telemundo, entrar al negocio de televisión en Colombia.

La meta de GE, que el año pasado regresó al país después de diez años de ausencia, es quintuplicar para 2010 su facturación en Colombia. Es decir, pasar de los US$100 millones que registró en 2006, a llegar al menos a US$500 millones, lo que también implicará aumentar sus inversiones en el país.

Este interés hace parte de la estrategia de una de las multinacionales más grandes del mundo en su expansión. Si bien hace unos años, bajo la administración de Jack Welch, la prioridad de GE era estar en el primero o segundo lugar en los negocios donde tuviera participación —esto la condujo, por ejemplo, a vender negocios como el de plásticos—, hoy el foco es crecer. Así, los mercados emergentes se convierten en uno de los pilares para la construcción del futuro de sus negocios, más aún cuando la economía de Estados Unidos está en un periodo de desaceleración. "El año pasado, por primera vez en su historia, cerca del 52% de los ingresos de GE provinieron de países distintos a Estados Unidos", dice Fabiola Sojet, presidente de GE para Colombia y Venezuela.

Sin embargo, su presencia en América Latina y nuestro país había sido marginal. Ahora será parte importante de su estrategia. En 2006, GE tuvo ingresos en esta región por US$6.000 millones, pero espera duplicarlos para 2010. En el caso de Colombia, este país solo se volvió interesante a partir de 2007, cuando adquirió a través de GE Money el 32,9% del Banco Colpatria. La empresa se había retirado diez años atrás de Colombia por problemas de seguridad.

Frente a las cifras que maneja GE, la facturación en América Latina es mínima. En 2007, la multinacional registró ingresos por más de US$172.000 millones, lo que significa un crecimiento en sus unidades de negocio de más del 13% en promedio frente al año anterior. Estos ingresos representan casi el Producto Interno Bruto de Colombia, y están focalizado en los sectores de infraestructura, financiero, salud, industrial y televisión y entretenimiento.

El campo de acción de GE es muy amplio. Los negocios de infraestructura abarcan desde la administración y equipamiento de aviones y aeropuertos, hasta el suministro de equipos para generación de energía y la extracción de petróleo y gas. En el sector financiero cuenta con GE Money y Commercial Finance. En salud, participa en el suministro de equipos; en el área industrial produce tableros y equipos eléctricos; y en el negocio de televisión y entretenimiento es dueño de la cadena NBC y Telemundo y de los estudios Universal. Salvo en el sector de salud donde tuvo una caída de 2%, en las demás unidades de negocio se registraron el año pasado crecimientos, siendo los más significativos los de GE Money con 31%; infraestructura, 21%; y Commercial Finance, 13%.

Este portafolio tan diversificado les abre grandes posibilidades de crecimiento en América Latina, como lo ha reconocido Immel en varias oportunidades. Días antes de la reunión con Uribe, en Brasil, Immel destacó ante un grupo de empresarios a América Latina, y en particular a Colombia, como uno de los países con mayor potencial, un reconocimiento que ya le había hecho dos meses atrás, en un foro de hispanos en Estados Unidos.



Las oportunidades en Colombia

El abanico de posibilidades de negocio y de inversión de General Electric en Colombia se está abriendo para cada una de sus unidades de negocio. En el área de infraestructura las posibilidades son diversas.

Por una parte, en la generación de energía. GE es uno de los principales proveedores en el mundo de turbinas y maquinaria para generación hidroeléctrica y térmica y hoy adelanta distintos proyectos de autogeneración de empresas en Colombia. Sin embargo, la mayor posibilidad está relacionada con el plan de expansión e incorporación de nuevos megavatios de energía de las empresas de generación —que para el periodo de 2013 a 2020 se estiman entre 5.000 y 6.000 megavatios adicionales—. Para la multinacional es una oportunidad de negocio, en especial porque puede facilitar la estructuración financiera de esos proyectos a través de su negocio financiero y convertirse en socio estratégico. En uno de los proyectos que tiene mayor interés es en el de Pescadero Ituango, que generará 2.600 megavatios nuevos para el sistema y cuyo valor puede ubicarse en cerca de US$3.000 millones.

En esa misma área, con el Cerrejón está explorando la posibilidad de aplicar una nueva tecnología que permite licuar el carbón que no se exporta, transformarlo en gas sintético y generar energía. Sin embargo, la mayor dificultad para concretar el negocio está en que se trata de un proceso costoso.

De otro lado, están las posibilidades que se analizan en los negocios petroleros y de gas, como el suministro de equipos y de financiación para la expansión de la refinería de Cartagena por parte de Glencor.

Dentro del negocio de infraestructura, hay dos posibilidades de negocio en aviación. Por una parte, el suministro de turbinas para la expansión de aerolíneas genera oportunidades en la prestación de servicios de mantenimiento. Cuando una de ellas adquiere una nueva flota de aviones se reserva el derecho de escoger sus turbinas, las cuales son producidas en el mundo por Rolls Royce y GE. Avianca, por ejemplo, equipó los Airbus que adquirió con más de 30 turbinas de GE, mientras que para los Boeing lo hizo con Rolls Royce.

GE está desarrollando un proyecto junto con Airbus para montar en Colombia un área de servicios para este tipo de aviones que facturaría cerca de US$800 millones en cinco años y una de las posibilidades que está explorando es realizarlo bajo el nuevo modelo de zonas francas que diseñó el gobierno. Este negocio lo haría en el proyecto Porta, de la constructora Ospinas.

Por otro lado, está en contactos con Odinsa para estructurar financieramente el proyecto del Aeropuerto Eldorado. GE, junto con Air France, controla en este momento la operación del aeropuerto de Londres y esa experiencia la piensa replicar en Colombia, como socio estratégico, extendiendo también las posibilidades al negocio de los puertos. Además, analiza la posibilidad de entrar en el negocio de plantas de tratamiento de aguas.

De otra parte, en el negocio industrial busca adquirir una empresa productora de tableros y equipos eléctricos que le permita atender la demanda del mercado nacional y exportar a otros países de la región. En la parte financiera, para GE Money el interés es crecer con Colpatria y una de las posibilidades que analiza es la compra de una entidad bancaria. A su vez, a finales de enero estarán en el país representantes de Comercial Finance para buscar oportunidades.

Y, además, NBC Telemundo se convierte en uno de los candidatos para entrar al negocio de la televisión en Colombia. Si bien el foco de crecimiento de estas cadenas de Estados Unidos es México, este país tiene problemas de regulación que dificultan la operación. Por eso están mirando otros mercados como Brasil y Colombia. "En Colombia no solo está la posibilidad del tercer canal, sino un eventual joint venture con las programadoras del Canal Uno o con los canales privados, así como también el negocio de televisión por suscripción", advierte Sojet.



Las dificultades

Si bien el panorama de negocios es diverso, hay varios retos por delante en la cristalización de los negocios de GE en Colombia. Por una parte, salvo algunos de los antes mencionados, Colombia no tiene grandes proyectos en su agenda. En México, GE acaba de financiar un proyecto por US$500 millones, pero hasta ahora el mejor proyecto que GE ha estructurado desde Colombia no supera los US$30 millones, y considera que el país debería enfocarse en desarrollar proyectos más ambiciosos y de gran tamaño que atraigan más inversión.

Por ejemplo, en su estrategia de adquirir una empresa para la producción de tableros y elementos eléctricos, se ha encontrado con que los principales jugadores son multinacionales, mientras que las empresas locales son muy pequeñas para adquirirlas. De hecho, su competencia en el país se mueve rápidamente: Siemens está creando un complejo para producir transformadores y tableros eléctricos que le permita duplicar su producción.

De otro lado, Colombia empieza a competir con otros mercados no solo de países desarrollados sino emergentes, para los servicios y productos de GE, como China o India, donde por el tamaño su potencial de desarrollo es mayor. En el caso del negocio de generación de energía, GE no es ajena a lo que está pasando en el mundo donde hay una sobredemanda de equipos para atender el crecimiento de las empresas y los países. Mientras en Colombia la negociación de turbinas incluye procesos de financiación, en otros mercados, como el árabe, las compran de contado, lo que retrasa el despacho.

A pesar de estas dificultades, las opciones están abiertas y, sin duda, este año GE estará en la agenda de los principales negocios del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?