| 9/18/2014 2:40:00 AM

Hijo de tigre

El Grupo Aval llega a Wall Street. Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez es el protagonista de esta movida que lo posiciona como el hombre fuerte del gran conglomerado bancario y digno sucesor del hombre más rico de Colombia.

Septiembre será un mes histórico para el Grupo Aval. Por fin se dará lo más anunciado y esperado para el principal conglomerado financiero de Colombia: la emisión de US$1.100 millones en American Depositary Receipts (ADR) en Wall Street.

Se trata de la cereza en el pastel para el proceso de internacionalización del grupo que domina la cuarta parte del sistema bancario nacional. Las implicaciones son muchas, pero ante todo, la operación muestra a Luis Carlos Sarmiento Jr. como el gran estratega de este proceso que es apenas el primer paso en la tarea de convertir al grupo en una de las firmas financieras más poderosas de Latinoamérica. “Es la gran vitrina para Sarmiento Gutiérrez, porque si bien él ha estado al frente de todo el proceso de internacionalización y ha hecho las más importantes operaciones de Aval en el extranjero, ahora mismo es quien está poniendo la cara a nombre del grupo, frente a todos los inversionistas de Estados Unidos, Europa e, inclusive, Asia”, explicó alguien que conoce a Aval de cerca.

Aunque Sarmiento Gutiérrez lleva casi 15 años al frente del Grupo Aval, aún el papel protagónico dentro de la Organización lo tiene Luis Carlos Sarmiento Angulo, su padre, quien logró conformar una empresa fuerte que lo catapultó en los rankings de los magnates.

A pesar de ello, Sarmiento Junior ha sido clave en decisiones estratégicas y, por ejemplo, se ha echado al hombro el proceso de internacionalización –que ya lleva 4 años– de este poderoso grupo, pues fue en 2010 cuando se firmó la adquisición, por US$1.900 millones, del BAC – Credomatic en Centroamérica. “Esta movida en Wall Street no es la primera gran transacción, pero sí la que representa la gran vitrina mundial para Sarmiento Gutiérrez. La cara que va a ver la gente que compre esta emisión es la de ‘Junior’”, explicó la fuente consultada.

A Sarmiento Gutiérrez le ha tocado liderar las grandes emisiones de bonos internacionales y la compra de BAC.

Para ello cuenta con un equipo que lo ha acompañado en estos procesos. El vicepresidente financiero, Diego Solano Saravia; el vicepresidente de riesgo, Diego Rodríguez Piedrahita; los vicepresidentes de Estrategia, Carlos Pérez y Mauricio Maldonado, y la vicepresidente de relaciones con inversionistas, Tatiana Uribe, son apenas algunos de los 15 altos directivos del comando gerencial de Aval.

El futuro

La decisión de emitir en Nueva York implica, fundamentalmente, mayor visibilidad para el Grupo. Eso significa que la acción tendrá mucha más liquidez y que eventualmente el precio tendrá una marcada tendencia al alza. En lo corrido de 2014, la acción ordinaria de Aval ha tenido un crecimiento de 11,5%, pues pasó de $1.265 a $1.410. Si se tiene en cuenta el piso que tocó en febrero de este año, $1.130, la valorización alcanzada es de 24,8%.

Con mayores niveles de liquidez, es probable que la acción siga marcando terreno positivo. Actualmente el valor en libros de cada acción de Aval está por encima de los $1.550, una diferencia de casi 10 puntos porcentuales frente al nivel de precio actual.

A esto se le suma que el grupo ha sido muy efectivo recaudando recursos en los mercados de valores. Entre finales del año pasado y comienzos de 2014, Aval recaudó $2,4 billones en una nueva emisión de acciones, recursos que en general mejoraron el perfil de deuda de la firma, pues fuera de pagarse la totalidad de obligaciones financieras diferentes a bonos, se fortaleció la caja. Además, en 2012 logró dos grandes operaciones de bonos en los mercados internacionales por un total de US$1.600 millones, lo cual muestra la confianza del público.

Esto ha hecho pensar a muchos, en el mercado local, que el lento crecimiento del precio de la acción está asociado a que la bolsa colombiana todavía no es lo suficientemente grande y genera sesgos por el menor volumen de transacciones respecto de otras plazas bursátiles.

Con la llegada de Aval a Wall Street se espera que la demanda por las acciones de la firma colombiana empiece a impulsar de nuevo el precio y de esta manera alcance los niveles naturales del precio asociados con un conglomerado de estas dimensiones.

Razones hay de sobra: los resultados de los bancos Aval han sido muy positivos en los últimos años. Aval cuenta con cuatro bancos en Colombia y tres en Centroamérica. La cartera bruta del conglomerado ya alcanza los $101 billones (alrededor de US$50.000 millones) y los depósitos alcanzan los $105 billones. A junio de este año, el grupo dejaba una utilidad de $469.000 millones.

La posición de Aval es estratégica en la región. Su sólida presencia en el mercado colombiano, donde representa la tercera parte del negocio bancario, sumado a su ya representativa participación en el mercado centroamericano, lo convierten en uno de los grupos financieros más sólidos de la región.

Actualmente, ya casi 20% de la cartera del grupo está en los mercados extranjeros, y a junio de este año alcanzaba los $20 billones, con un crecimiento cercano a 40%. Por donde se le mire, Aval es ya una potencia regional y de ahí se desprende la importancia de esta incursión en Wall Street. De hecho, Grupo Aval, junto con Bancolombia, Itaú, Bradesco y la chilena Corpbanca son de los pocos grupos financieros latinoamericanos que hacen presencia en el principal mercado de valores del mundo.

Obviamente la emisión internacional también genera grandes interrogantes. El primero de ellos es si el grupo buscará consolidar todos sus bancos bajo una sola marca: el Banco Aval. Esta es una decisión que espera el mercado desde que se creó el Grupo, pues se presume que así Aval podrá generar todavía mayores eficiencias, unificando procesos.

De otra parte, queda entre el tintero una gran pregunta: ¿el Grupo Aval se le medirá a hacer otra gran adquisición en algún otro mercado como México, Chile o Perú? Con el músculo financiero con el que cuenta y la agresiva estrategia de expansión, es claro que mirar nuevos mercados está dentro de las posibilidades.

Las respuestas a cualquiera de estas preguntas le corresponde darlas a Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez, quien ya se muestra como el responsable de convertir al principal conglomerado financiero del país en uno de los más importantes de toda la región. Hijo de tigre sale pintado.

***

Oportunidad de subir

El anuncio sobre una emisión en Wall Street le abre campo a mayores valorizaciones de la acción. Es claro que los niveles estructurales de liquidez del mercado local de valores siguen siendo muy bajos. Desde febrero de este año, la acción ordinaria de Grupo Aval no ha parado de subir y logró superar la cotización de $1.400, cifra que no se veía hace cerca de año y medio. Aún así, el precio sigue estando muy lejos de sus máximos históricos, alrededor de $1.700, y que obtuvo en 2010.

La llegada a Wall Street será a través de un ADR (American Depositary Receipt), qué básicamente es un “paquete de acciones”, con un precio que solo será conocido el día de la emisión. Actualmente, el precio en libros de la acción de la compañía es de unos $1.550.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?