| 7/22/2015 12:00:00 AM

Lifemiles "vuela" más rápido que Avianca

LifeMiles, el programa de lealtad de Avianca, cuesta hoy casi lo mismo que lo que vale la aerolínea en bolsa. La baja capitalización bursátil de la empresa, sumada al dólar caro, las explicaciones.

El 13 de julio pasado se confirmó un negocio que hace varios meses se venía rumorando: la consecución de un socio para LifeMiles, el programa de viajero frecuente de Avianca. El fondo de inversión estadounidense Advent se quedó con 30% de dicha compañía, pagando US$343,7 millones. Esto implica que si se toma esa cifra y se suma el 70% con el que se quedó la aerolínea, LifeMiles es una empresa que vale hoy US$1.140 millones.

Con un precio del dólar a $2.700, LifeMiles en pesos tiene un valor de $3,07 billones; es decir, casi 90% de lo que hasta el 17 de julio costaba toda Avianca en bolsa, $3,2 billones. Es más, esta empresa, que busca fidelizar a los viajeros de la principal aerolínea del país, valdría más que ETB, que según su capitalización bursátil cuesta 1,8 billones, o Acerías Paz del Río, que vale $1,4 billones.

¿Y por qué una empresa con menos de cinco años de existencia vale casi tanto como su casa matriz o más que compañías de mayor tradición? En ambos casos la respuesta tiene que ver con la fuerte desvalorización que han tenido las empresas nacionales que cotizan en bolsa, registrando, por ende, precios que no están acordes con su operación o tamaño, a lo que se le suma la devaluación, que hace que su precio en dólares sea cada vez menor.

Avianca, de hecho, ha sido una compañía castigada por el mercado desde que inscribió sus acciones en bolsa en 2011. Las vendió a $5.000 y solo estuvo por encima de ese precio unos pocos días. Después bajó y no ha vuelto a recuperar ese nivel. La noticia de LifeMiles fue bien recibida y la acción subió de $3.430 a $3.620, pero dos días después había vuelto a bajar por culpa de la turbulencia de los mercados (el 17 de julio estaba en $3.440).

Ese precio de acción es el que hace que Avianca cueste casi lo mismo que su subsidiaria LifeMiles que, al no cotizarse en bolsa, tiene un precio mayor. No obstante, esto no demerita el atractivo de la subsidiaria, que además tiene un modelo de negocio que va mucho más allá de la acumulación de millas.

LifeMiles es una empresa que no solo vende millas a sus pasajeros, sino también a bancos y otros establecimientos. Es un negocio en pleno crecimiento que también incluye tarjetas de crédito y otros bienes y servicios que se venden en alianza con establecimientos comerciales y que nos ayudan a generar fidelidad a nosotros y a nuestros socios”, explica Fabio Villegas, presidente de Avianca.

LifeMiles tiene seis millones de socios, acuerdos con más de 200 establecimientos comerciales, 71 instituciones financieras y 28 tarjetas de crédito y débito de marca compartida. Además, es un programa que registra un crecimiento de 10% anual, que va de la mano del crecimiento de Avianca, que cada vez transporta más pasajeros.

Más comercial

Villegas no duda en afirmar que el atractivo de LifeMiles es que se trata de un negocio más comercial que aéreo y prueba de ello es que solo 28% de las millas son compradas por la aerolínea para sus pasajeros, 47% las adquieren los bancos y el resto otros compradores. Actualmente, 81% de las millas son cambiadas por pasajes y 19% en otros productos y servicios –hoteles, renta de autos, música en línea, etc.–, la meta es crecer este último porcentaje, pues en la medida en que se gastan las millas se tiene incentivo para acumular más.

Mauricio Salgar, director ejecutivo de Advent en Bogotá, explica que les interesó invertir en LifeMiles porque es un programa de lealtad diversificado, tanto en productos como en geografías; con una facturación bruta por productos rentable y una amplia red de socios comerciales.

Hoy, 48% de las millas son redimidas en Colombia, 25% en Centroamérica y el resto entre Perú y Ecuador.

Esto le da una ventaja a LifeMiles frente a otros programas de lealtad grandes de la región, como Multiplus, de TAM, y Smiles, de Gol, ambas inscritas en bolsa y con muchos más usuarios, –13 millones y 10,5 millones, respectivamente–, pero todos concentrados en Brasil.

Así mismo, LifeMiles luce aún pequeña frente a sus competidores en términos de ingresos. En 2014 facturó US$140 millones, mientras que Smiles recibió US$280 millones y Multiplus US$600 millones, pero son empresas con muchos más años en el mercado y la colombiana tiene más margen de crecimiento.

Villegas explica que precisamente buscaron un socio para desarrollar más el negocio, dado que su potencial es evidente: se estima que hacia 2020 la mitad de la población de Colombia, Ecuador, Perú y Centroamérica va a ser de clase media y, por ende, va a viajar más en avión y muy probablemente tendrá tarjeta de crédito, con las que también acumularán millas.

Agregó que con la venta de 30% de esta empresa, que desde un principio fue creada como una unidad independiente de Avianca, con su propia contabilidad, hicieron evidente su valor.

En eso coincide Jairo Julián Agudelo, gerente de investigación en acciones de Bancolombia, quien además destaca el negocio con Advent, pues con el dinero que le va a pagar a Avianca le ayudará a resolver el problema de caja derivado de la plata que tiene atrapada en Venezuela.

Calcula que los US$280 millones que tienen en ese país en bolívares –y que no han podido convertir a dólares para traer a Colombia– equivalen a 42% del efectivo de la compañía y, por eso, es tan valiosa la entrada de recursos frescos.

Con el desarrollo y crecimiento de los programas de fidelización no solo ganan las empresas involucradas, sino los consumidores colombianos que cada vez son más sofisticados a la hora de comprar.

Mal de muchos

Desde que se transa en bolsa , la acción de Avianca parece no haber sido bien evaluada por los comisionistas que, pese a que constantemente la ponen entre sus favoritas y le dan buenas expectativas de valorización, no han logrado explicar por qué no sube a los $5.000 con los que arrancó.

Fabio Villegas, presidente de la aerolínea, dice que hay una subestimación de las acciones de Avianca y de todas sus colegas, que han perdido entre 40% y 50% en el último año. Además, las aerolíneas latinoamericanas están afectadas por el menor crecimiento de la región y el dólar más caro, lo que hace que la gente viaje menos.

En lo corrido de 2015, la acción de Avianca es de las pocas que no registra pérdidas, ha ganado 0,43% y la expectativa de Bancolombia es que su precio llegue a $5.524 al cierre de año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?