| 12/13/2010 12:20:00 PM

El enemigo de Chávez

Lorenzo Mendoza, el segundo hombre más rico de Venezuela, se ha convertido en el principal blanco de ataques del mandatario venezolano. ¿Qué es lo que tiene Mendoza?

Lorenzo Alejandro Mendoza Giménez es un hombre afortunado. Es el segundo hombre más rico de Venezuela, joven, exitoso y está casado con una de las mujeres más hermosas de la sociedad caraqueña, María Alexandra Pulido, con quien tiene seis hijos.

Desde 1992, cuando cumplió 28 años, maneja el mayor conglomerado de empresas de alimentos y bebidas de su país: el Grupo Polar, donde ha aplicado sus conocimientos como ingeniero industrial graduado de la Universidad de Fordham, en Nueva York. Esta profesión le ha valido para que en su círculo de subalternos y colegas lo traten familiarmente como 'el ingeniero'.

De 45 años -los cumplió el pasado 5 de octubre-, tiene una fortuna calculada por la revista Forbes en US$3.500 millones, en cuyo ranking se ubica este año en el puesto 258 entre los 500 hombres más ricos del mundo.

Pero, quizá esta combinación de joven, rico y exitoso no es siempre bien recibida. En Venezuela, específicamente, le ha generado la animadversión y el acoso constante de un poderoso: el presidente Hugo Chávez Frías. Cada semana, Chávez le 'cumple una cita' a Mendoza Giménez para criticarlo, desafiarlo o insultarlo públicamente a través de su programa Aló Presidente. ¿Por qué este permanente acoso?

En Venezuela es un secreto a voces que Lorenzo Mendoza es el enemigo público número uno de Chávez. Lo confirman las constantes amenazas del mandatario contra las empresas del Grupo Polar, de expropiar bodegas, instalaciones industriales o terrenos. A menudo son hostigadas las compañías del grupo con visitas de inspección por parte de funcionarios de aduanas, impuestos o cualquier dependencia administrativa que pueda ejercer algún tipo de control sobre la actividad productiva.

Alberto Schlessinger, ex director de Proexport en Caracas y profesor universitario, asegura que no es gratuito que Lorenzo Mendoza haya sido escogido por Chávez como su enemigo número uno. Para comenzar, cree que Chávez siempre busca tener un contradictor porque de esta manera puede afianzar su discurso popular.

Pero, además, necesita encarnar en una persona todo aquello que rechaza y que pueda 'conspirar' o atentar contra su modelo socialista del siglo XXI. "No es Mendoza por el hecho de ser Mendoza, sino por lo que representa: un empresario exitoso, de la burguesía, muy apreciado en todos los círculos sociales y que resulta el blanco perfecto para el discurso de Chávez, que rechaza todo lo que tenga que ver con el modelo capitalista", explica el catedrático.

Pero otras dos poderosas razones explicarían la inquina del mandatario contra el dueño de las empresas Polar: el poder económico y el ascendente social que ha logrado Mendoza entre sus empleados y las comunidades donde participan sus empresas.

Por el lado económico, Polar es el principal productor de dos bienes básicos en la canasta familiar de los venezolanos: la cerveza -Polar- y la harina de maíz -P.A.N.-, con la que se elaboran las arepas, un producto fundamental en la dieta de los venezolanos. A esto se suma el hecho de tener la mayor red de distribución de productos de consumo masivo en el país, con sus marcas de cerveza y la franquicia de Pepsi Cola. También es el principal productor de alimentos procesados, como quiera que en su portafolio de productos se encuentran cereales, margarinas y aceites, quesos para untar, enlatados, congelados, helados, mermeladas, alimentos para animales y productos de limpieza.

En el frente social, el trabajo de Mendoza no es menos atractivo. Este discreto millonario, que reside con su familia en un apartamento del tradicional sector de Altamira, en Caracas, fue designado por el Foro Económico Mundial como 'Joven líder mundial' y el pasado primero de diciembre recibió en Guayaquil el premio al mejor industrial de América Latina.

La Fundación Empresas Polar, que desde hace cinco años dirige su madre, Leonor Jiménez de Mendoza, es una de las más respetadas a nivel latinoamericano por el trabajo que desarrolla en temas como educación, construcción y generación del mejor ambiente laboral.

Este año, la red hemisférica Forum Empresa le entregó al Grupo Polar la distinción como "Empresa Ejemplar por su Responsabilidad Social en América Latina" y la revista Latin Trade lo escogió como el "CEO de Responsabilidad Social del año".

Su aporte social no ha mermado. Por ejemplo, a finales de noviembre, cuando el invierno arreció en Venezuela y dejó a miles de damnificados, Mendoza programó dos líneas de producción en su planta de bebidas para procesar 32.000 cajas con botellas de agua potable para distribuir gratuitamente entre los damnificados. A sus permanentes donaciones de alimentos, sumó en esta ocasión 15.000 bolsas, cada una con tres kilos de productos alimenticios no perecederos, para aliviar las necesidades de sus compatriotas.

Esta boca no es mía

Mientras el presidente Chávez insiste en tener a Mendoza como contrincante y se esfuerza por buscar cada semana nuevos epítetos e insultos para descalificarlo, el empresario ha mantenido su política de no responder insultos, mantener su bajo perfil -que lo ha caracterizado toda la vida- y dedicarse a su familia, a trabajar y a las obras sociales.

Los insultos de Chávez son respondidos con abundante publicidad sobre el desarrollo de las empresas del Grupo Polar en los medios de comunicación en la que resaltan la tradición de sus compañías, con 70 años en el mercado, el trabajo social que desarrolla la Fundación Polar para favorecer programas de educación y protección infantil y el aporte en generación de empleo y riqueza para Venezuela. En una reciente campaña publicitaria, venezolanos del común han salido a comentar lo que ha significado crecer con los productos Polar o la importancia de estas empresas y sus marcas.

Estas acciones han exacerbado a Chávez, quien ha reforzado en las últimas semanas su agresivo discurso contra el empresario. La exasperación del mandatario es tan evidente -al no poder tener a Mendoza 'al otro lado del ring'- que crecen los comentarios en círculos sociales y periodísticos sobre el grado de irritación que ha generado el empresario en el carácter del mandatario.

'Pitiyanqui' es quizá el calificativo más suave utilizado por el mandatario venezolano para referirse al presidente de Polar, a quien incluso llegó a retar a un duelo. Pero, lo que muchos se preguntan a estas alturas es por qué si Mendoza es el enemigo público de Chávez, sus empresas no han sido expropiadas.

Para algunos analistas, aunque la política de expropiaciones de Chávez le ha permitido quedarse con el control de negocios como el cemento, el acero, los servicios públicos, materiales para la construcción, algunos bancos y varias empresas de producción agrícola y distribución de comercio y alimentos, todavía no ha encontrado la fórmula para 'matar el elefante' y expropiar las principales compañías del Grupo Polar.

Su estrategia parece enfocada en 'cercar' al elefante. En febrero de este año, Chávez decretó la expropiación de una bodega de Polar en Barquisimeto, en el estado Lara, para construir allí vivienda popular. En octubre pasado, sorprendió con dos expropiaciones más que no tienen que ver con sus políticas de seguridad alimentaria o su política social: Owens Illinois, principal productor de envases para bebidas, y Agroisleña, una poderosa compañía de insumos agrícolas y fertilizantes que provee importantes materias primas para la industria de alimentos.

Las dos expropiaciones tienen un hilo conductor: son valiosos proveedores de Polar y su manejo por parte del Gobierno podría dar inicio a un proceso tendiente a marchitar y poner en jaque a su principal enemigo.

La estrategia está en marcha. Sin embargo, en Venezuela hay quienes apuestan a que Mendoza volverá a salir fortalecido de estos ataques. No en vano es el representante de la tercera generación al frente de la mayor compañía de alimentos y bebidas de Venezuela.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?