| 11/12/2015 7:00:00 AM

Dueños de Pavco buscan seguir creciendo en Colombia

El CEO de Mexichem, dueña de Pavco y Petco, tiene centradas sus esperanzas en el país y particularmente en el programa de vías 4G. No descarta seguir de compras en el mundo.

Tiene 19.000 empleados a su cargo, operaciones en más de 30 países y una facturación anual de US$5.600 millones. Se trata de Mexichem, que dirige el ingeniero mexicano Antonio Carrillo Rule.

Desde hace tres años está al mando de esta compañía, ubicada entre las 10 empresas mexicanas más globales. En Colombia es dueña de Pavco y Petco y, de acuerdo con el ranking de las 5.000 empresas más grandes del país de Dinero, es el segundo mayor fabricante de plásticos primarios del país, con ventas por $453.290 millones en 2014.

Carrillo, que conoce el mercado colombiano, dio su opinión sobre la economía nacional y los retos que ve a futuro, a través de una conversación telefónica con esta revista. Su preocupación, sin embargo, está en la dinámica del PIB global, pues su empresa es mucho más que una multilatina.


¿Cómo ve hoy la economía latinoamericana?

La región entró en una etapa de ajuste después de una burbuja en los precios de los commodites. La desvalorización del crudo afecta a las economías más petrolizadas como Brasil, México, Ecuador, Venezuela y Colombia, pero también es un hecho que estos son unos países muy diversos. Hay unos que van mal, como Venezuela y Brasil, que entró en una situación complicada este año, pero hay otros que están en mejores condiciones y ahí pondría a Colombia. México está a media tabla. Sin duda esta es una época de contracción, a la que se le suma otro factor negativo, que es la devaluación de las monedas. Eso impacta a una empresa como Mexichem, que reporta sus resultados en dólares. Prueba de esta situación es que nuestro negocio en Colombia va muy bien en pesos, pero al pasarlo a dólares ya no se ve tan bonito.


¿Qué tan golpeada está Mexichem por la desaceleración regional?

Sacando a Venezuela –pues allá nuestra operación es pequeña y estamos ganando dinero, pero hay mucho ruido por los tipos de cambio–, el resultado regional se divide en dos: la Latinoamérica hispana, que crece, aunque no tan rápido como quisiéramos y el de la Latinoamérica portuguesa, donde tenemos el problema fuerte. En Brasil cerramos dos plantas e hicimos una reestructuración de personal para ajustar el negocio a la realidad del país. No obstante, compensamos con nuestra operación en el resto del mundo, lo que hace que nuestro Ebitda crezca alrededor de 10%.

¿Y cómo van en Colombia?

En pesos muy bien, pero en dólares esperamos un año similar a 2014. Lo cual es un gran éxito de nuestro equipo local, en medio de la coyuntura. Allá tenemos dos negocios: la parte de tuberías, que es Pavco, y la de petroquímica, que es Petco. Como esta exporta, le va bien con el dólar, pero está afectada por los precios del petróleo, los cuales marcan un precio para la resina de PVC, que es nuestro producto.

Una de las apuestas del país es el proyecto de vías 4G, ¿qué tan involucrados están en este programa?

Nos impacta directamente y le tenemos mucha fe, pues con tres de nuestras líneas de negocio en Colombia le podemos sacar provecho. Una es tubería, que va a los lados de las carreteras, para temas como drenajes. Otra es el producto de una planta que abrimos hace dos años en Guachené (Cauca) y allí fabricamos GRP, que es una tubería de grandes diámetros en fibra de vidrio y que se usa mucho en infraestructura. El tercer negocio son los geotextiles, que los podemos proveer de nuestra planta de Bogotá y también desde Guachené. Estos son mallas de fibras plásticas que se usan en las carreteras para estabilizar terrenos, las cunetas, los drenajes, etc. Por eso, nos interesa estar muy presentes en los proyectos de 4G para que tengan un impacto positivo en el empleo y los negocios que generamos en Colombia. Somos unos grandes maquinistas de la economía colombiana y queremos seguir creciendo ahí.

¿Tienen algún estimado de qué tanto los pueden beneficiar los proyectos de 4G?

Aún no hemos hecho ese cálculo, pues seguimos participando en las licitaciones. Pero estamos convencidos de que es un programa que va a impulsar todo nuestro negocio.

Mexichem ha sido una empresa que ha crecido con compras, ¿piensan adquirir más?

En 2014 compramos dos empresas. Una en Estados Unidos, que se dedica a la fabricación de tubería de polietileno para telecomunicaciones. Con ella vinieron plantas en India, Sudáfrica y Medio Oriente. La segunda la adquirimos en Alemania y fabrica resina de PVC. Estamos concentrados en integrar esas dos compañías, así como en construir una planta enorme, la más grande que vamos a tener, en Texas. Allí estamos invirtiendo US$1.500 millones con un socio en el que vamos por partes iguales. Actualmente tenemos enfocado nuestro flujo de efectivo en esa planta, la cual producirá etileno, una materia prima que usamos en la fábrica de Cartagena y que pensamos exportar allá. No obstante, en 2016 seguiremos buscando empresas que nos traigan sinergias y crecimiento y la región sigue siendo muy interesante, incluyendo Brasil, que va a pasar por un año difícil, pero en el largo plazo va a seguir siendo referente de América Latina.

Tras la crisis europea, muchas multilatinas tienen a ese continente en la mira, ¿ustedes también?

En Europa hacemos 30% de nuestra ventas, allá contamos con más de 30 plantas y 7.000 empleados. Este año nos está yendo bien y esperamos que se mantenga la tendencia en 2016. Ya no tenemos miedo de comprar allá, obviamente en Europa no se hacen adquisiciones para crecer rápido. También nos gusta Europa del Este y allá tenemos operaciones muy buenas, así como en Turquía e India, donde ya tenemos cuatro plantas y estamos construyendo la quinta. En general, queremos seguir creciendo.

¿Y a China la ven como una amenaza o como una oportunidad?

Ese es un país que en tubería está muy consolidado. Exportar desde allá no aplica porque los tubos no viajan bien, es puro aire. En China tenemos una pequeña planta y una oficina, pero no es una de nuestras prioridades.

¿Qué le preocupa para 2016?

Como multinacional estamos expuestos a lo que pasa en el planeta y nos preocupa que la economía global crece 2% este año en monedas locales, pero en dólares se está contrayendo por primera vez desde 2009. Ese es un tema cambiario, al que hay que sumarle que hasta la economía estadounidense crece menos de lo que se esperaba, al menos eso mostró en el tercer trimestre; al tiempo que no se sabe qué tanto crece China, y América Latina está en una situación complicada. Europa sigue sin ser un motor de crecimiento global, Medio Oriente está golpeado por el petróleo y solo quedan países como India y algunos de África que crecen bien. La economía global no está vibrante, así que hay que buscar formas de seguir creciendo aún en condiciones difíciles. Ese es nuestro gran reto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?