| 1/21/2011 12:00:00 AM

El dilema de twitter

Mientras Mark Zuckerberg consigue millones de dólares para Facebook, el creador de Twitter, Jack Dorsey, lucha por obtener financiación para su empresa.

Twitter es a Facebook lo que David a Goliat. Mientras la segunda está valorada en US$50.000 millones, la primera, a duras penas, llega a los US$3.700 millones. La razón es muy sencilla: mientras Facebook logró US$2.000 millones en ingresos por publicidad el año pasado, Twitter no llegó a US$140 millones. Y es que si bien esta última ya cuenta con unos 190 millones de usuarios (una tercera parte de los de su competidor), aún no ha logrado encontrar la forma de sacarle dinero a su modelo de negocios.

Creada hace cuatro años por Jack Dorsey, un arquitecto de software de Missouri (Estados Unidos), esta red social propone un servicio conocido como microblogging, en el cual sus suscriptores solo pueden intercambiar pensamientos y opiniones en mensajes muy cortos (140 caracteres). Diseñada en principio para teléfonos celulares, hoy Twitter se ha convertido en una de las páginas estrellas del internet, una gran plataforma para promocionar, comunicar y entregar noticias de última hora. De hecho, pasó de tener 14 millones de usuarios en 2009 a más de 190 millones a finales del año pasado.

A pesar de este crecimiento, Twitter está muy lejos de la valoración de US$50.000 millones alcanzada por Facebook hace unas semanas, cuando las inversionistas Goldman Sachs y Digital Sky decidieron inyectar US$450 millones a la firma. Según Larry Albukerk, fundador de la banca de inversión EB Exchange Funds, Goldman Sachs y Digital Sky invirtieron todo ese dinero en el sitio creado por Mark Zuckerberg porque saben para dónde va y de dónde vendrán sus ingresos. "Ellos conocen el estado financiero, conocen las proyecciones, saben qué negocios se vislumbran en el futuro. Esa valoración demuestra una enorme proyección en términos de monetizar el negocio", dijo el experto a The Wall Street Journal.

A diferencia de Facebook, Twitter tiene problemas para definir un modelo de ingresos a largo plazo que sea viable y altamente lucrativo. Su mayor limitación como negocio es al mismo tiempo su mayor virtud: la simplicidad. El sitio solo puede promover una empresa a la vez y se desconoce el impacto real de los anuncios.

Por eso, hoy Twitter lucha para conseguir financiación. Aunque en diciembre de 2010, recolectó cerca de US$200 millones en una ronda de financiación (en la cual obtuvo una valoración en el mercado cercana a los US$3.700 millones), esa cifra no es suficiente para que la empresa pueda crecer y ser viable a futuro.

En abril del año pasado, la compañía comenzó un plan para vender tweeters 'patrocinados', los cuales aparecerían en los resultados de las búsquedas que realizan los usuarios en el sitio web. Entre las empresas que ya utilizan este servicio están Starbucks, Sony Pictures, Red Bull y Best Buy. A esto se unen acuerdos con Google y Microsoft para que los mensajes de sus usuarios aparezcan en sus buscadores, por los cuales recibió unos US$100 millones.

Pero, más allá de esos negocios puntuales, Twitter aún sigue buscando un modelo de ingresos que garantice su futuro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?