| 9/3/2004 12:00:00 AM

El cuarto de hora de Caracol

La disputada franja prime de la televisión en Colombia ha tenido este año un amplio dominio del Canal Caracol sobre RCN. ¿Qué ha inclinado tanto la balanza a su favor?

Cuando estaba casi todo listo para Expedición Robinson VIP, resultó que los derechos sobre el reality ya no le pertenecían a Caracol y que RCN lo llamaría La Isla de los Famosos. En medio del desconcierto, el canal afectado tomó una decisión todavía más sorprendente: crear un nuevo formato de aventura y lanzarlo al tiempo con el de su competencia. Las posibilidades de éxito eran mínimas, pues apenas tenían un mes para hacerlo y enfrentaban un esquema 'ganador' por excelencia en el mundo entero. Sin embargo, Desafío 20.04 -como lo llamaron finalmente- no solo salió a tiempo al aire sino que derrotó a la competencia en las mediciones de Ibope.

Lo que parecía un desastre terminó por convertirse en la mejor oportunidad para ratificar el liderazgo del Canal Caracol en términos de rating, en el prime time -lunes a viernes, de 19:00 a 22:29-, que este año marca hasta ahora la diferencia más amplia de su historia: 13,1 puntos contra 7,4 de RCN. La clave, como quedó demostrado en el episodio de los realities, una gran capacidad de reacción, producción y, principalmente, creatividad.

En los últimos años, después del éxito de Yo soy Betty, La Fea, del Canal RCN, la estrategia de Caracol ha sido descubrir talento y optimizar su desempeño con una política interna de apoyo a la innovación, que lidera Paulo Laserna, presidente de la compañía, y que cuenta con el apoyo irrestricto de su junta directiva. Para ello, el canal armó un equipo creativo que ha venido 'creciendo' y que hoy es toda una realidad. "Hemos tenido una suma de aciertos en las telenovelas y eso nos da credibilidad", afirma Cristina Palacio, vicepresidente de contenido y producción del Canal Caracol.

Ya varios proyectos han demostrado su efectividad comercial al aire, aunque en principio nacieron como apuestas arriesgadas. Es el caso de Pecados Capitales, a pesar de no estar basado en una historia de amor; de El Auténtico Rodrigo Leal, que se burla de los realities -gran fuente de ingresos para el canal-, y de Pasión de Gavilanes, una adaptación de Las Aguas Mansas, de Julio Jiménez, que en Colombia no pegó en el pasado.

Esta última telenovela, coproducida con Telemundo y RTI, ha sido la principal razón del éxito reciente de Caracol. En 2003 la superó únicamente Protagonistas de Novela 2 (de RCN) y en 2004, su liderazgo ha sido absoluto (18,8 puntos de rating, en promedio), justo cuando su competencia no obtiene los resultados esperados con La Isla de los Famosos y Protagonistas de Novela 3.

Aunque las producciones de perfil internacional han sido criticadas por apartarse del modelo tradicional que tanto prestigio y exportaciones le ha dado a la novela colombiana en el mundo, tienen un mercado creciente en el exterior y además atraen grandes audiencias en el país. El éxito de Amantes del Desierto, La Venganza y ahora Pasión de Gavilanes lo demuestra con creces.



Con licencia para crear

"Buscamos ofrecer una parrilla variada, que combine la mayor cantidad de subgéneros, pues si las 4 novelas son muy parecidas, el televidente se cansa", anota Cristina Palacio, líder del equipo creativo de Caracol. El canal trabaja básicamente con libretistas colombianos y ha sido osado para lanzar actores, de cualquier nacionalidad, pues los productos de corte internacional así lo requieren. "Nuestra misión es producir todo el tiempo talentos nuevos y convertirlos en estrellas; hace 2 años tenemos una escuela de formación de actores en Colombia", agrega.

En materia de realities, la estrategia de Caracol ha sido igualmente enfocada hacia la creatividad, a pesar de que son formatos preestablecidos. El canal se preocupó desde la primera Expedición Robinson en formar un equipo especializado, que le diera un toque local a cada programa e hiciera de cada capítulo una historia que termina en suspenso. El aprendizaje funcionó, pues en el primer 'Robinson' participaron 100 argentinos y 20 colombianos y ahora el formato sueco de La Granja-Tolima es producido por 120 colombianos y apenas 20 argentinos.

El canal hoy es requerido para adaptar realities en otros países y tiene listos los tres primeros formatos propios para preproducir y comercializar. Esa es la primera de dos ambiciosas apuestas al futuro en curso del Canal Caracol, pues la segunda es aprender a hacer comedia de situación, para lo cual su equipo creativo está siendo capacitado por Sony Pictures Television International. La idea es adaptar el exitoso formato de comedia gringa a Colombia.

Mientras tanto, la competencia por el horario estelar está ardiendo. Aunque RCN no avala los resultados de Ibope (exige una auditoría permanente) e incluso trabaja con una empresa colombiana para lanzar una alternativa de medición electrónica en el país, los anunciantes sí se basan en el rating y por ello Caracol se lleva el 60% de una torta que el año pasado sumó, en el prime time, inversiones publicitarias brutas superiores a $600.000 millones (casi 40% del total, en 9 franjas).

Para algunos analistas, RCN se durmió en los laureles de Betty y dejó de construir audiencia, al carecer de una línea creativa definida y consistente; para otros, su problema es de segmentación, pues programa para audiencias menos populares. "Le apostamos a la calidad en las novelas, con producción 100% colombiana; no en vano, pasamos de exportar US$1 millón en 1999 a US$20 millones en 2003", afirma Gabriel Reyes, presidente del Canal RCN. Pero Caracol tiene clara su visión: "complacer a la mayor cantidad de gente, a una audiencia muy variada, pues creemos que segmentar no es posible; eso se lo dejamos a la televisión cerrada", opina Paulo Laserna, presidente del Canal Caracol.

En las últimas semanas, el lanzamiento de Las Noches de Luciana -de RCN- dinamizó aún más la lucha por el prime time, que promete un agitado fin de año pues en noviembre terminará Pasión de Gavilanes. Y en un negocio en el cual los dos canales líderes están equiparados en talento y capacidad de inversión, el éxito siempre estará en equivocarse lo menos posible. Por ahora va ganando Caracol, pero el juego es largo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?