Revista Dinero

Juan Roldan, Jaime Roldan y Juan Franco. Estos tres emprendedores están detrás de la franquicia de El Corral en EE.UU., pero su eje de negocios ha sido internet, con empresas como Mentez, PayMentez y Cuponidad.

| 10/25/2012 12:00:00 PM

El combo americano

Hamburguesas El Corral abrirá su primer restaurante en Estados Unidos antes de terminar 2012. Detrás del proyecto está un grupo de colombianos exitosos en negocios de internet y que ya son socios del Grupo Cisneros.

Aunque sigue sin definirse la posible venta de Hamburguesas El Corral al Grupo Santo Domingo y Colpatria, la empresa sí tiene clara la próxima movida: antes de finalizar el año, aterrizará en Estados Unidos. En un local ubicado en la zona de El Doral, en Miami, se abrirá bajo el modelo de franquicia el primer restaurante de esta, la principal cadena de comidas de Colombia.

Se trata de la apuesta por llegar al mercado más grande del mundo en esta categoría, que tiene ventas por US$610.000 millones al año y más de un millón de puntos de venta.

Detrás de esta franquicia está un grupo de jóvenes –conformado por los hermanos Juan Camilo y Jaime Roldán, y por Juan Fernando Franco– que llegó a este negocio de una manera casual y hoy son los socios mayoritarios de este proyecto. No obstante, su eje empresarial desde sus inicios, hace más de cinco años, ha sido internet.

Lo que empezó como una empresa editora –conocida como publisher– de aplicaciones y juegos virtuales se convirtió en una holding que logró desarrollar, además, plataformas transaccionales y atrajo capital del fondo de inversión Insight Ventures Partners.

También ha incursionado en nuevos negocios, como la administración en línea y tiempo real de máquinas de casinos en El Caribe y una empresa de venta de cupones por internet que opera en Colombia, Venezuela y Perú.

La historia

Como numerosos emprendedores, Franco y los hermanos Roldán buscaron hacer negocios en uno de los más retadores escenarios: internet.

El primer paso fue, en 2007, idear una compañía de aplicaciones para Facebook en la que necesitaba desarrolladores. Así nació Mentez y, para cristalizarla, montó un concurso en Colombia para buscar talento y monetizar la operación con publicidad y repartir las ganancias. El éxito fue tal que el concurso se replicó en Suráfrica, México y Turquía, llegando a crear hasta 200 aplicaciones.

En Suráfrica, Juan Camilo Roldán conoció al gerente regional de Google que lo invitó a Estados Unidos para ver qué negocios podrían montar. Así, se abrió camino en Brasil, donde Google tiene una de las redes sociales más grandes –Orkut–. Desarrollaron aplicaciones en redes sociales para Samsung, Unilever, Hyundai y Procter & Gamble, lo que les dio aire financiero para seguir.

Sin embargo, faltaba el eje que les permitiera hacer más rentables las operaciones. En ese punto surge una de las grandes diferenciaciones de Mentez: una plataforma de pagos –denominada PayMentez–, de microtransacciones, con pequeños valores –de entre US$0,10 y US$0,50–, que contaba con millones de usuarios gracias a su vínculo con Orkut. A esto se sumó, a principios de 2010, Colhetia Feliz, un juego ganador. “Para marzo de 2010 teníamos unos 29 millones de usuarios únicos, y 5% pagaba en promedio 10 reales al mes. Hacíamos entre US$5 millones y US$7 millones al mes con un juego”, recuerda Juan Camilo Roldán.

Ya para mediados de ese año tenían unos 8 juegos, más la plataforma de pagos. Esto motivó el interés por comprarlos. Primero fue UOL en Brasil, pero no hubo acuerdo, y luego llegó Insight Venture Partners que se quedó con 37% de la holding que tiene las dos empresas: Mentez y PayMentez.

Aunque el valor de la operación se mantiene bajo reserva, por esa misma época se dieron otras transacciones que permiten dimensionar el negocio: Electronics Arts se quedó con PlayFish por US$400 millones y Disney pagó por Playdom US$700 millones.

“En el sector real usted puede tardar cerca de 20 años en lograr lo que hicimos en menos de 3 años. Pero la diferencia es que el sector real llega a ese punto teniendo una ventaja competitiva, una estrategia y un norte en sectores que no son muy volátiles. En internet, el reto no es llegar rápido sino mantenerse y no caerse”, dice Roldán.

La plataforma de pagos se volvió estratégica porque además de los pagos normales con tarjetas débito o crédito, logró consolidar una red de terminales para no bancarizados en farmacias y tiendas –unos 150.000 puntos de venta en Brasil– donde sus usuarios pueden comprar códigos. Además, vinculó a su red cerca de 10.000 cafés internet.

Esto permitió abrirle las puertas a empresas como Zinga, Electronic Arts, Zulaque, y otras firmas de e-learning y música. Hoy tiene más de 50 compañías que monetizan a través de su plataforma.
Ahora están a punto de dar un salto: el sector financiero ya los está viendo con interés y se encuentran en este momento en negociaciones para soportar procesos de pagos y bancarización. Visa, American Express y Master Card están analizando el modelo.

¿Y El Corral?

A El Corral llegaron por casualidad. Hace un poco más de un año, en un parque de Miami, las hijas de Juan Fernando Franco estaban jugando con otras niñas, hijas de Juan Mario Patiño, y en una conversación casual, Patiño le comentó que estaba buscando socios inversionistas para la franquicia de El Corral en Estados Unidos. El negocio entusiasmó tanto a los emprendedores colombianos que la confirmación fue casi inmediata y se quedaron con la mayoría accionaria del proyecto. Entre los tres tienen más de 50%.

Para desarrollar la franquicia contrataron a Claudio Arcuri, quien fue vicepresidente de Burger King para América Latina y llevó a la región marcas como Wendy’s. En sus casi 30 años de experiencia abrió más de mil puntos de venta.

“El Corral va a jugar en un segmento de hamburguesa gourmet, con productos muy frescos, que se conoce como fast casual y es uno de los que más crece en Estados Unidos. Los colombianos serán los que impulsen la marca y por eso es clave que el producto sea igual al de Colombia. Nos enfocaremos primero en la comunidad colombiana, pero luego en la latinoamericana, y lo que queremos crear es un restaurante para Estados Unidos”, dice Roldán.

El primer restaurante será en Miami, en El Doral. Luego vendrán aperturas en corto tiempo en Kendall, Coconut Grove y Fort Lauderdale. “Nos vamos a conquistar la Florida en un plan muy agresivo”, agrega.

En cinco años, estos emprendedores se convirtieron en una máquina de crear empresas y convertirse en aliados de grandes grupos para encontrar el dinero en internet. Ahora llegan al sector real para trasladar ese éxito. Un reto enorme.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×