| 11/26/2004 12:00:00 AM

El aceite está caliente

Un vacío legal que exime de pagar el IVA del 16% a los bienes oleaginosos que entran por frontera, ha creado un mercado paralelo de llenado de aceites que compite con la industria nacional.

En lo que va corrido del año, los productores colombianos de aceites empacados, mantecas y margarinas han perdido una participación del 8% por cuenta de los productos terminados que están llegando al país con registro de importación pero sin pagar IVA a través de las fronteras con Venezuela y Ecuador. Según cifras que maneja esta industria, cada mes llegan 2.700 toneladas de bienes oleaginosos a las que no se les está cobrando la carga tributaria del 16%, que sí pagan los producidos en el país, por lo que los desplazan del mercado debido a la diferencia de precios. Un vacío legal en torno a si está vigente o no la ley que exime de este tributo a los productos importados que llegan a las zonas de frontera, no ha permitido efectuar ese cobro. Una vez llegan a Cúcuta o a Ipiales, la distribución hacia el interior del país se hace por medio de embotelladores clandestinos que se encargan de comercializar aceites envasados en tiendas y pequeños supermercados de barrio con marcas desconocidas.

De esta forma, se ha venido creando una industria paralela e ilegal de llenado de aceites, que escapa a los controles del Ministerio de la Protección Social y del Invima. Tanto las grandes como las medianas empresas del sector están sintiendo el impacto de esta competencia desleal. Por ejemplo, Fabio Montenegro, gerente de Sigra S.A., sostiene que los productos que llegan de Ecuador están desplazando sus grasas vegetales y margarinas para panadería en Ipiales y Pasto. "El ingreso de productos terminados que no pagan IVA ha sido una locura y la situación se está tornando dramática, en especial para las pequeñas y medianas industrias". Según el empresario, ya perdió un 40% de participación en el sur del país por esta situación. Pero lo que más le preocupa es que el 'negocio' se está trasladando a otras ciudades del interior.

Unilever, por su parte, tiene su planta de margarinas de Cali trabajando al 35% de su capacidad instalada, cuando la idea era producir para Colombia y para la región andina. "Por un lado, Venezuela nos aplica licencia previa y un arancel del 29%, por encima del Arancel Externo Común, mientras que importa de terceros países como Paraguay, Ecuador y Brasil con cero arancel. Y por el otro, se volvió 'tradición' que productos de aseo, margarinas y aceites ingresen por la frontera campantemente sin pagar IVA y en niveles muy significativos cuando esa norma ya está sin vigencia", sostuvo un vocero de la compañía.



¿Y el negocio?

El ingreso masivo de este tipo de productos procedentes de otros países también afecta a los palmicultores nacionales, pues dejan de venderle a la industria el equivalente a 3.800 toneladas de aceite crudo de palma al mes. Jens Mesa, presidente de Fedepalma, sostiene que en los monitoreos que el gremio le practica a este comercio se detectaron grandes flujos de fracciones de palma refinada, productos para jabonería, aceites y grasas. Pero lo que les pareció más extraño es que muchas de estas importaciones las están haciendo empresas recién constituidas y reportando precios que no tienen relación alguna ni con los de Colombia ni con los de Ecuador. "En ese país se hicieron averiguaciones con industrias que han vendido algunos de estos productos y sus facturas muestran precios muy superiores. Pusimos en conocimiento de la DIAN esta situación, pues las operaciones normales son para ganar dinero y en este caso se está comprando caro en Ecuador para vender barato en Colombia", sostiene el dirigente gremial. Por su parte, Mauricio Molano, subdirector de fiscalización aduanera de la DIAN, explicó que el gobierno está a la espera de un pronunciamiento del Consejo de Estado con respecto a la vigencia o no de la ley que dejó exentos de IVA a los productos de otros países que ingresen por la zona de frontera. En cuanto a las denuncias, sostuvo que ya iniciaron investigaciones tributarias, aduaneras y cambiarias a varias empresas que comercializan o importan aceites de diferentes países, por lo cual están recogiendo pruebas en el exterior para confirmar las cifras que reportaron en las declaraciones de importación y verificar que los documentos no sean falsificados. En materia de contrabando de aceites y grasas, Molano dice que la DIAN duplicó sus esfuerzos en este sentido con 606 operativos, a octubre, en los que decomisó productos por $1.600 millones, mientras que el año pasado las incautaciones fueron de $540 millones en 47 allanamientos. Según el funcionario, también se detectaron ventas y recompras de aceite a Venezuela, y se están investigando.



El lío de la protección

Otro factor que según algunos empresarios colombianos está incentivando la llegada de productos terminados de otros países es que producir aceite en Colombia resulta muy costoso, debido a la protección que tiene el cultivo de la palma. Camilo Caicedo, presidente de Fecolgrasas, explica que la materia prima en Venezuela y Ecuador es mucho más barata porque allá la pueden adquirir a precios internacionales. La Alianza Team, por su parte, viene proponiendo que se elimine la compensación que Fedepalma les otorga a los exportadores de palma, a cambio de que la industria nacional pueda comprar insumos con base en el mercado externo. Mauricio Campillo, presidente de Team, sostiene que por la compra de la materia prima para el consumo local el Fondo Palmero les está cobrando una especie de impuesto que el consumidor final termina pagando. "Ese fondo de estabilización de precios lo perciben los mercados vecinos como un subsidio y por eso se protegen con salvaguardias", sostuvo el dirigente. Pese a todo, la Alianza Team acaba de inaugurar en Barranquilla la planta más moderna de Latinoamérica para refinar palma, soya y girasol, en la que invirtió US$15 millones.

Sin embargo, el presidente de Fedepalma tiene sus propias razones para defender el fondo: "El sector palmero estás constituido por un número cada vez mayor de pequeños y medianos productores, mientras que los sectores industriales de Colombia y de otros países se concentran en menos manos. Al analizarlo con detenimiento, el sector muestra un desbalance en el poder de negociación que tiene el grupo de productores que vende y el grupo de los empresarios que compra". Por eso, según Mesa, se creó el Fondo de Estabilización de Precios para que los palmeros pudieran organizar su comercialización. "Nosotros estamos monitoreando los precios internacionales y calculamos cuáles son los costos de oportunidad para un comprador en Colombia, México, Perú o Europa. Y si al señor Campillo el aceite colombiano le resulta más costoso, siempre ha tenido la libertad de importar todo lo que quiera".

"En nuestra cadena, hay estudios que demuestran que el sector industrial de aceites y grasas recibe más protección que los productores de palma, los cuales tienen que asumir los elevados costos del riesgo país", afirma Mesa.

Campillo, por su parte, sostiene que por los volúmenes que maneja la Alianza Team los precios de las materias primas adquieren un relevancia muy distinta a la de otras compañías. "la Alianza Team hace el 50% de las importaciones de soya y de girasol. Esto nos permite negociar mejores precios y plazos, poder de negociación que no tienen otras empresas del sector", sostuvo. Según el empresario, cuando se manejan economías de escala se sienten con mayor intensidad los sobrecostos que afectan toda la operación. "Uno no puede ir en contra de hechos reales e irrefutables", puntualizó.

Por lo pronto, tanto palmicultores como industriales están a la espera de que el Consejo de Estado se pronuncie para saber si los productos importados que están llegando supuestamente a las zonas de frontera pueden seguir entrando al país sin pagar el IVA del 16%, que afecta tanto a los unos como a los otros. Sin embargo, el debate en torno a la protección que se le otorga al cultivo de palma africana, que los enfrenta, continuará sobre el tapete, precisamente cuando se está negociando un tratado de libre comercio con Estados Unidos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?