| 2/6/2009 12:00:00 AM

Efecto colateral

La caída en el valor de las principales multinacionales con presencia en Colombia repercutirá en sus filiales. Pero también puede generar oportunidades.

Aunque los titulares de los últimos meses en torno a los aprietos financieros en que se encuentran las grandes compañías del mundo parecen lejanos, es claro que sus repercusiones cada día serán más notorias en nuestro país. No sólo por la vía de la caída en la demanda de nuestras exportaciones sino porque muchas de estas compañías tienen presencia en Colombia.
 
El año pasado, el valor de las matrices de las principales multinacionales de la industria y el comercio que operan en Colombia cayó en US$355.700 millones (billones en Estados Unidos). Las mayores pérdidas porcentuales de valor se registraron en la industria automotriz, con General Motors (-85%) y Renault (-76%) a la cabeza, mientras que empresas de otros sectores como Cemex, América Móvil y Carrefour también registraron caídas considerables, entre el 44% y el 61%. Esto demuestra que la crisis no discrimina ni por industria ni por localización geográfica, ya que los efectos de la caída en el consumo y las dificultades de financiación afectan tanto a las empresas de Estados Unidos como a las europeas y las latinoamericanas. La situación más crítica se presenta en el sector financiero.
 
El año pasado, bancos como Citigroup, HSBC, GE, BBVA y Santander, y aseguradoras como AIG y Allianz -todos con operación en Colombia- perdieron valor por US$733.000 millones.

Para dimensionar el tamaño de las cifras que están en juego, vale la pena hacer una simple comparación. Las 100 empresas más grandes de Colombia venden cerca de US$90.000 millones, y tan solo la disminución en la capitalización del mercado de Exxon Mobil fue de US$76.000 millones.

La magnitud de la crisis que viven las empresas va a tener inevitablemente un efecto sobre sus subsidiarias en todo el mundo. "Las empresas no se quiebran por operar ineficientemente sino por falta de caja. Si les toca buscar recursos, tienen que mirar internamente dónde obtenerlos para mantener la dinámica de crecimiento. El primer camino es el recorte de puestos de trabajo y después viene la venta de activos no estratégicos para poder fondear sus operaciones y mantenerse vivas en el mercado. En Colombia todavía hay una dinámica importante en el flujo de caja y el crecimiento, pero cuando las matrices tienen problemas, las filiales tienen que contribuir", explica Luis Eduardo Otero, socio consultor de Meritum Management Consultans.

La importancia de las operaciones en Colombia varía dependiendo del sector. Bavaria (SABMiller), Almacenes Éxito (Casino) y Comcel (América Móvil) son las empresas que tienen un mayor peso frente a sus casas matrices, ya que representan entre el 9% y el 10% de las ventas totales de sus matrices, de acuerdo con un estudio realizado por Meritum para Dinero. Por tamaño, hay otras que no tienen tanto peso, como Cemex, Carrefour, Telefónica, las del sector automotor y las petroleras (ver gráfico), aunque pueden jugar un rol importante en la estrategia de expansión de las matrices.

Por bien que les vaya a las empresas en Colombia, van a tener que ajustarse a políticas corporativas como reducción de costos y racionalización de las plantas de personal, y es probable que se aplacen proyectos de inversión y se tenga que enviar recursos a las filiales. Un reflejo de estas políticas ya se está viendo. El año pasado, General Motors Colmotores le envió unos US$200 millones a su corporación.

Oportunidades

La crisis mundial también puede generar oportunidades para las empresas colombianas. Por un lado, podrían adquirir en el país activos de multinacionales que decidan salir de su operación en Colombia y, por otro, comprar activos a buenos precios en otros países. Por ejemplo, en casos como los de Citigroup y AIG, donde la Reserva Federal tuvo que inyectarles recursos para sacar a flote estas entidades, se esperan movimientos alrededor del mundo. Citigroup ya anunció que como parte de su reestructuración, escindirá su negocio en Citicorp que se dedicará la banca tradicional en todo el mundo, y en Citiholdings que se hará cargo de los negocios más riesgosos; mientras que la Reserva Federal de Estados Unidos ya contrató banquero de inversión para vender en Colombia la aseguradora AIG e Inversiones Pichincha.

En general, las operaciones de las multinacionales en Colombia son muy pequeñas, y los ingresos derivados de una posible venta no solucionarían las necesidades de recursos que tiene la holding. Sin embargo, no se descarta que se generen oportunidades de negocio en el sector, ya que ante la magnitud de la crisis a nivel mundial, es posible que acudan a todo tipo de estrategias para conseguir recursos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?