| 2/19/2010 12:00:00 AM

EEB va por toda la cadena

El reciente cambio de estatutos le permitirá a la Empresa de Energía de Bogotá participar directamente en la construcción de proyectos de energía y gas, y entrar así de forma integral en los nuevos negocios.

La segunda semana de febrero los accionistas de la Empresa de Energía de Bogotá, holding que participa en el sector energético colombiano, decidieron modificar los estatutos de la compañía para permitirle ampliar su objeto social a actividades de ingeniería e infraestructura. La noticia, que pasó desapercibida, implicará un cambio importante en la forma de hacer negocios de esta empresa, que hasta el momento había tenido que ir con un aliado constructor en las licitaciones. "Ahora podemos hacer de constructores y de gerenciadores de proyectos directamente a través de EEB", explica Mónica de Greiff, presidente de la entidad.

Y aunque se ha especulado sobre la posible incursión de EEB en proyectos de infraestructura vial o de transporte, de Greiff es contundente. La compañía mantendrá su foco en energía y gas y, por tanto, solo le interesa participar en la construcción de este tipo de proyectos. "No tener la opción de construir era una locura, por eso era importante que se nos diera esta posibilidad en los estatutos", señala. Más aún cuando el objetivo de la EEB es convertirse en 2023 en una de una de las cinco empresas de transmisión eléctrica de Latinoamérica.

La meta de la empresa es ambiciosa, y de ahí que esté buscando ampliar su presencia en los mercados internacionales, principalmente en Perú, Brasil, Chile y Centroamérica, dado que el sector eléctrico en Colombia está muy desarrollado y las posibilidades de crecimiento no son tan altas. Su más reciente incursión en el exterior se dio a finales de enero, cuando ganó la licitación para el diseño, construcción y operación de la red de transmisión de energía eléctrica más importante de Guatemala, con una longitud de 850 kilómetros y una inversión estimada de US$372 millones. En este proyecto fue de la mano de Eléctricas de Medellín. Pero el reciente cambio de estatutos le habría permitido ir sola y quedarse con la totalidad del negocio.

La agresiva estrategia de expansión de la EEB y la ampliación de su objeto social ya han generado reacciones en el mercado. Hay consenso en cuanto a la conveniencia de que la empresa tenga un escenario de crecimiento en el largo plazo, y en que este se debe lograr con inversiones que no destruyan valor. Sin embargo, la posibilidad de que participe como ejecutora en proyectos de infraestructura en Colombia y en el exterior, tal como lo hace ISA, es vista con reserva por algunos banqueros de inversión. Los críticos afirman que la expansión la viene haciendo con base en endeudamiento, mientras que ISA tiene la ventaja de tener un volumen importante de acciones en el mercado, lo que le ha permitido hacer emisiones de acciones permanentemente para financiar sus proyectos, y eso ha evitado un sobreendeudamiento. Y, por otro lado, consideran que EEB es ante toda una holding, que no tiene la capacidad de ingeniería y de ejecución de ISA, una empresa con gran experiencia en el tema operativo, tanto en redes como en capacidad de ejecución de proyectos.

Mónica de Greiff desestima estas consideraciones y señala que EEB opera directamente la interconexión con Ecuador y las líneas del Guavio, lo que les da experiencia suficiente. Por otro lado, recuerda que uno de los atractivos del proyecto de Guatemala es que la empresa va a ser operadora de esa infraestructura durante 30 años. "Frente a ISA tenemos una ventaja que son los dividendos de nuestras compañías como Endesa y Codensa que nos dan una caja importante para hacer cosas. No se trata de cuál es el modelo perfecto, sino de tratar de racionalizar lo que uno tiene", señala, a la vez que recuerda que la Transportadora de Gas del Interior (TGI) también les da un flujo de caja permanente porque todos los días está facturando y entregando gas.

Los críticos también afirman que mientras ISA se ha comportado más como una empresa privada, la EEB está más sujeta a las decisiones del Distrito, que tiene 81,5% de la entidad, por lo que hay una mayor rotación en sus directivos y, por ende, se afecta la visión de largo plazo de la entidad. Al respecto, De Greiff señala que en la EEB lo único que cambia es el gerente -que no necesariamente tiene que cambiar-, en tanto los demás funcionarios llevan entre 25 y 27 años en la entidad, lo que asegura un pensamiento de largo plazo.

| El socio de TGI |

El otro gran proyecto de EEB para este año es la capitalización de TGI. A mediados de febrero, la empresa terminó un road show en Nueva York y Toronto para presentarles la transportadora de gas a cerca de 15 inversionistas, quienes deben presentar sus propuestas concretas de vinculación a la empresa en las próximas semanas.

Según de Greiff, por ahora lo único claro es que la EEB va a mantener el control de la compañía y que se va a ofrecer una participación pequeña a terceros, aunque no revela los porcentajes. Una vez se conozcan las propuestas, se determinará el tipo de vinculación que tendrán los terceros. "Solo hasta mayo se sabrá quién, cuándo y con cuánto se vinculará a la empresa", señala la funcionaria.

TGI tiene planeadas inversiones este año por US$550 millones, que se concentrarán en la ampliación del gasoducto Ballena-Barranca y Cusiana-Bosconia. Dado el tamaño de estos proyectos, la compañía se centrará en el mercado interno y, por lo menos en 2010, no participará en negocios en el exterior.

En los últimos tres años, con la adquisición de TGI, la Empresa de Energía de Bogotá inició su espiral de crecimiento. La ampliación de su razón social, así como la profundización de su estrategia de internacionalización, son un nuevo paso en su proyección de convertirse en una empresa líder en energía y gas en la región. La forma en que lleve a cabo sus planes va a ser determinante para poder conseguir esta meta con beneficio para la empresa y para la ciudad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?