E-Med@llo, ¡eh!

| 5/11/2001 12:00:00 AM

E-Med@llo, ¡eh!

EPM masificará el uso de internet mediante la venta de 200.000 computadores entre sus usuarios. Las cuotas mensuales llegarán con el recibo de los servicios públicos en un plazo hasta de tres años.

Medellín está a punto de embarcarse en uno de los más ambiciosos proyectos de conectividad de América Latina. Se trata de una programa integral para masificar el uso de internet en la comunidad educativa, entre los padres de familia y el público en general.

Para lograrlo, Empresas Públicas de Medellín (EPM) está diseñando una estrategia comercial para vender a plazos unos 200.000 computadores que tendrían un precio de unos US$500 por unidad. Las familias y demás usuarios de EPM podrán pagarlos en cuotas mensuales que se cobrarán en los recibos de sus servicios públicos hasta por un período de tres años. Eso sí, la venta de los computadores estará sujeta a que los usuarios se suscriban a EPM.net, el servicio de internet que ofrece EPM.



De esta manera, no solo se pretende la modernización colectiva de la sociedad, sino el desarrollo de la unidad de negocios de servicios de internet de EPM. Para garantizar la viabilidad del proyecto, la empresa ampliará y modernizará su infraestructura de telecomunicaciones de red. A los nuevos navegantes se les brindará una conexión más rápida y sin congestión, múltiples alternativas y velocidades de acceso, tarifas planas y consulta detallada del estado de la cuenta por medio de la red.



Ya se sabe que el costo del proyecto puede ascender a US$100 millones. Lo que aún está por verse es de dónde saldrá el dinero para su financiación. Inicialmente, la Alcaldía de Medellín y EPM aportarían el 50% cada uno. Sin embargo, ambas entidades confían en la posibilidad de canalizar flujos de capital provenientes del Gobierno Central, del sector privado y de organismos internacionales a medida que se vaya ejecutando el plan. Los equipos serán adquiridos mediante una licitación pública que ya ha despertado el interés de las más importantes compañías de tecnología en el mundo.



La masificación de internet como negocio dependerá de varios factores para que sea sostenible a largo plazo, como ya sucedió en la India y Chile donde ya se aplicaron modelos parecidos. En este sentido, la utilización que le den los usuarios a la red y el desarrollo de negocios paralelos con la nueva tecnología que genere una base instalada de más de 200.000 computadores en la ciudad (actualmente es de 80.000) serán fundamentales. Por eso, será necesario implementar varias etapas previas como la de crear conciencia (sensibilización) en los sectores públicos y privados de la importancia de internet. Luego se darán a conocer su funcionamiento y potencialidades como herramienta educativa, comunitaria y de negocios. Posteriormente, se buscará la forma de que todos los sectores de la sociedad puedan participar de este proceso.



Se estima que en las diferentes etapas del desarrollo del programa aparecerán nuevas figuras dentro del mercado laboral de la ciudad, propias de los desarrollos de tecnologías blandas y duras como los formadores de contenido para el sector educativo, del entretenimiento y la gestión empresarial. También será necesaria la contratación de tutores en educación virtual, investigadores y empresarios de software y hardware y personas que estén vinculadas directa o indirectamente al montaje, administración, operación y mantenimiento del nuevo negocio de la navegación virtual. Se estima que se crearán unos 1.000 empleos directos y más de 3.000 indirectos.



Está previsto que este programa también genere conexiones para la operación de un gran portal electrónico educativo, que estará soportado por la capacitación de 50.000 estudiantes y 5.000 educadores que a su vez participarán en el diseño e implementación de tres sitios web en internet. La meta es producir métodos pedagógicos innovadores para aplicarlos en el sistema educativo local. De ahí que la conexión masiva a internet también cobije las universidades, los centros de educación superior, los colegios públicos y privados y las juntas de acción comunal de la ciudad.



Como un programa complementario, se instalarán en lugares estratégicos de la ciudad (como las estaciones del metro) puestos de aprendizaje y de información sobre internet, donde padres de familia, educadores y estudiantes puedan resolver todas las dudas e inquietudes que tengan en cuanto a su utilización. También se instalarán en centros comunitarios.



De cara al futuro, Medellín inicia así una importante etapa en su desarrollo que muy seguramente la pondrán a la vanguardia como distrito tecnológico en América Latina. Si su modelo de modernización colectiva de la sociedad tiene éxito, lo más seguro es que otras ciudades también lo pongan en práctica y se conecten masivamente con el mundo en pleno desarrollo.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.