| 11/27/2009 12:00:00 PM

Dura puja por Cadbury

Tras el intento de compra hostil por parte de Kraft, Cadbury estaría en la mira de Nestlé, Hershey's y Ferrero.

Cadbury es la nueva joya que los principales fabricantes de dulces y chocolates del mundo quieren sumar a su colección. Al cierre de esta edición, la mayor fabricante inglesa de golosinas había rechazado una oferta de toma hostil de Kraft, por US$16.500 millones, y estaba a la expectativa de las propuestas de la estadounidense Hershey's, la suiza Nestlé y la italiana Ferrero.

¿Por qué el interés súbito por adquirir esta compañía, fabricante de marcas como Chiclets Adams, Certs, Dentyne, Halls y Daily Milk?

Según The Wall Street Journal, Cadbury sería la ficha clave que necesitan varias de las empresas interesadas en ella para fortalecerse internacionalmente, mejorar su presencia en mercados emergentes y consolidarse en el primer lugar en ventas de golosinas a nivel mundial. Esto, además, posicionaría al que logre quedarse con Cadbury por encima de Mars, que desde la compra de Wrigley el año pasado, por US$23.000 millones, ostenta este título.

En este momento, Cadbury está en el segundo puesto en la participación mundial de ventas de dulces y chocolates, con el 10,2% del mercado, de acuerdo con cifras de la analista de mercados IBISWorld. De estos ingresos, el 40% se genera en mercados emergentes, lo que llama la atención de Hershey's y Kraft, que generan el 86% y el 60% de sus ingresos solo en Estados Unidos, respectivamente.

Por su parte, Nestlé parece interesada solo en la división de chicles y dulces duros. Básicamente, Cadbury no vende chocolates en Estados Unidos, que es el único mercado donde la empresa suiza querría aumentar su participación, que ronda el 6%. En los otros países terminaría compitiendo con reconocidas marcas de su propiedad, como Crush.

Incluso, el diario británico The Globe, dice que Nestlé estaría en conversaciones con Hershey's para lanzar una oferta conjunta que permita luego 'desmantelar' Cadbury e integrar los negocios del interés de cada una de ellas a sus respectivas operaciones.

Los directivos de Cadbury no descartan la posibilidad de vender la compañía, aunque prefieren que siga siendo independiente. De hecho, han dejado claro que más allá de la oferta monetaria que reciban, la prioridad estará en encontrar una fuente que comparta sus valores y modelos de negocio.

"Cadbury tiene marcas fuertes e icónicas, un agudo foco en la categoría y un envidiable alcance geográfico. Nuestro éxito financiero y exitoso modelo de negocios refuerzan la confianza de la junta (de accionistas) en la estrategia y en las perspectivas como una empresa independiente", comentó Roger Carr, presidente de Cadbury, en el comunicado en que rechazó la oferta de Kraft.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?