| 4/11/2008 12:00:00 AM

Dubai paraiso dorado

Sus condiciones económicas, crecimiento disparado, estilo de vida sofisticado y sus oportunidades laborales están atrayendo inmigrantes e inversionistas.

Dubai saltó a la fama por sus extravagantes construcciones, hoteles de 7 estrellas que conceden a los huéspedes sus más excéntricos deseos y actualmente, por tener uno de los grupos de inversión -Dubai International Capital- más agresivos para comprar participaciones en todo el mundo que van desde empresas como Sony, hasta hoteles Travelodge, DaimlerChrysler y Tussauds Group, entre otros.

Aunque Dubai parece un destino exótico y lejano, cada vez es más un lugar codiciado por ejecutivos y multinacionales. El Vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos y Primer Ministro y Gobernante de Dubai, el Jeque Mohammed bin Rashid al Maktoum, tiene la visión de crear una sociedad abierta donde la industria y negocios internacionales son invitados a participar activamente en la construcción de una mejor infraestructura y relaciones comerciales. Es por esto que hay áreas de libre comercio, que permiten a las compañías trabajar en refugios libres de impuestos, atrayendo a muchas empresas extranjeras.

Colombia no es la excepción. Recientemente anunció que va a explorar este mercado por medio de su apoyo a cuatro empresas floricultoras interesadas en vender rosas en Dubai. En el Flower Center de Dubai, uno de los centros de perecederos más grandes de los Emiratos Árabes, se presentaron las flores colombianas con éxito. "En este mercado hay mucho potencial y estamos en una fase exploratoria, las flores son un primer paso para ver qué otros sectores se pueden desarrollar" explica Álvaro Concha, director de la oficina de Italia y encargado de Emiratos Árabes y Austria. Concha también enfatiza que cada vez hay un interés mayor por los productos latinos ya que cuentan con una excelente calidad además del valor de su exoticidad.

Oportunidad de vida

Ubicada en el golfo Pérsico, entre desiertos y salinas, emerge Dubai, que en árabe significa dorado, capital del emirato de Dubai y perteneciente a los Emiratos Árabes Unidos. Esta ciudad ha sido un centro de comercio y negocios desde el siglo XIX, pero ahora se está fortaleciendo económicamente y tecnológicamente para convertirse en la perla del Medio Oriente.

Otra ventaja competitiva de Dubai es que tiene un estilo de vida liberal en el centro del Medio Oriente. Se puede vivir en condiciones muy cómodas y con un muy buen poder adquisitivo, permitiendo que la gente se entretenga e incluso pueda tomar alcohol (prohibido en los países árabes). Cada año, llegan al país alrededor de 250.000 expatriados que vienen a trabajar en la ciudad y con la expansión de los sectores de la economía, se espera que para finales del 2008 lleguen 300.000. El mercado laboral recibe inmigrantes que aspiran a trabajar tanto en mano de obra no calificada como en mano de obra calificada. Las constructoras, emplean en su mayoría inmigrantes de India, China, Filipinas, entre otros. En el caso de la mano de obra calificada, son muchos los expatriados que van a trabajar en multinacionales en Dubai.
 
Este es el caso de Víctor Hurtado, mexicano de 32 años que vive hace un año en Dubai. Hurtado, terminó sus estudios de electrónica y telecomunicaciones en su país y trabajó seis años en consultoría. Después decidió realizar un MBA en Rottedarm School of Management en Holanda y encontró una oportunidad de trabajo como gerente de proyectos en Delta Partners en Dubai, firma que realiza consultoría, finanzas corporativas e inversiones de capital privado enfocadas hacia el área de telecomunicaciones. "Dubai es una ciudad muy atractiva tanto por su desarrollo industrial como por su aspecto cultural. En términos laborales y salariales las condiciones son muy buenas, ya que se obtiene una remuneración que permite un estilo de vida muy superior y capacidad de ahorro. Con respecto a lo que ganaba en México, estoy ganando 5 a 6 veces más que antes", explica Hurtado.
 
Este mexicano también cuenta que es una ciudad de muchos contrastes, ya que se puede vivir en medio de una creciente modernidad y sumergirse en una cultura árabe que está muy occidentalizada pero donde permanece un profundo respeto por sus costumbres. "La mayoría de habitantes de Dubai somos extranjeros, no hay mucha interacción con los habitantes locales por su estilo de vida, pero de igual manera hay respeto y una convivencia tranquila", señala Hurtado. El gobierno de Dubai está abriendo más las puertas a que los inmigrantes trabajen en el país y faciliten las visas laborales, no obstante la residencia permanente no es accesible para todos.

Destino codiciado

En las últimas dos décadas, muchas empresas han sido cautivadas por la ubicación estratégica de Dubai además de contar con otros beneficios como ventajas tributarias, infraestructura en carreteras, puertos y aeropuertos. Según cifras del Centro Estadístico de Dubai (DSC), la inversión extranjera directa creció 13,4% en 2006, pasando de US$10.200 millones a US$11.600 millones. A 2006, los sectores que contaban con la mayor inversión extranjera eran los de la construcción (US$3,606 millones), minería (US$ 299 millones) y comercio minorista (US$ 2.162 millones). La mayor parte de la inversión extranjera durante 2006 provino de Europa con US$5.200 millones y más específicamente 80% del capital pertenecía al Reino Unido.

La inversión destinada a la construcción se ha concentrado en desarrollos urbanos para estratos medios y altos. Es por esto que Dubai cuenta con el renombrado hotel Burj Al Arab, el cual ha sido clasificado con 7 estrellas puesto que sobrepasa cualquier hotel de lujo en el mundo y contó con una inversión de US$1.500 millones entre 1994 y 1999. Actualmente, se está llevando a cabo la construcción de Palm Islands, un proyecto de tres islas artificiales (incluyendo el área marina) con un costo aproximado de US$14.000 millones. Otros proyectos importantes son El Mundo y El Universo, complejos de islas con formas de países y estrellas respectivamente, el primero con un inversión estimada de $ 15.000 millones y el segundo con una inversión de $ 18.000 millones.

El crecimiento en Dubai ha sido vertiginoso en los últimos años, gracias a la explotación de crudo y gas. Sin embargo, las reservas se han agotado al punto que se calcula que solo durarán hasta el 2010. De esta manera, la actividad minera, hotelera, financiera y constructora han cobrado la mayor importancia y la contribución al PIB por parte de la industria petrolera y de gas ya es sólo del 6% en una economía de casi US$37.000 millones.

Algunos analistas se muestran escépticos frente al crecimiento de Dubai y su sostenibilidad en el largo plazo, pues creen que hay una burbuja especulativa del mercado de bienes raíces. Muchos señalan que no ven tangible contar con reservas de energía por casi US $200.000 millones para los proyectos de inversión que se piensan ejecutar, por el problema de las reservas petroleras y de gas. Sin embargo, Klaus Lovgreen, CEO de AME Info, empresa líder en información de negocios en el Medio Oriente, considera que Dubai es la "madre de la globalización", pues cuenta con la infraestructura de transporte, logística, financiera y constructora para encontrar los medios de subsistir sin el petróleo y promover su continuo crecimiento. La prosperidad de Dubai parece no tener límite, este paraíso económico, turístico y laboral se convierte cada vez más en un destino obligado para multinacionales, ejecutivos e inversionistas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?