Dividendo para la gente

| 10/8/1999 12:00:00 AM

Dividendo para la gente

La Fundación Dividendo por Colombia plantea un modelo efectivo para que los colombianos aporten a la solución y no al problema.

Colombia no ha sido un terreno fértil para la filantropía. Mientras que en Estados Unidos es normal que la gente que cuenta con medios económicos escoja una causa benéfica y colabore con ella, en Colombia esa costumbre es rara. Por eso, sorprende encontrar una fundación que ha vinculado a cerca de 6.000 personas que han donado casi $1.000 millones para proyectos que beneficiarán a la población más pobre en áreas como salud y educación.



Es Dividendo por Colombia, iniciativa con una inspiración clara: "los problemas de este país son de todos y tenemos que asumirlos entre todos", expresa Florángela Gómez, su directora. Dividendo es un vehículo para que gente común y corriente aporte a la solución de problemas críticos, como pobreza, falta de educación y violencia, con una perspectiva moderna, no asistencialista y sí orientada al logro de resultados.



Filantropía moderna



La Fundación Dividendo por Colombia fue creada por diez empresas: Almacenes Exito, Bancolombia, Coca-Cola de Colombia, Panamco-Indega, César Rovira & Cía, IBM, Procter & Gamble, Lewin y Wills Abogados, Suramericana de Seguros y el Centro Colombiano de Filantropía. Estas firmas realizaban diversas donaciones y aportes a la comunidad, pero muchas no estaban convencidas del impacto social que generaban. Por tanto, decidieron unirse y construir un mecanismo formal, profesional y eficiente y crearon Dividendo por Colombia, para canalizar sus aportes y dirigirlos hacia proyectos específicos.



La visión de Dividendo por Colombia no consiste simplemente en conseguir dinero para hacer obras, sino en generar un compromiso y una toma de conciencia por parte de las empresas y sus empleados frente a los problemas sociales del país.



La Fundación no solo vincula empresas sino que acude directamente a los empleados, quienes hacen un aporte voluntario que se descuenta del salario mensual. Esto es definitivo. La gente gira un cheque y se compromete en forma permanente con el trabajo que se está haciendo.



Según Fernando Ojalvo, vicepresidente administrativo de Suramericana de Seguros, "Dividendo nos ha enseñado a empresarios y empleados que conjugando los esfuerzos de ambas partes se pueden hacer mejores cosas". Cuando las personas toman parte del proyecto, empiezan a ser más sensibles y se comprometen.



Lo más interesante de Dividendo es su orientación a resultados y su manejo moderno. Su directora Florángela Gómez tiene gran experiencia en entidades financieras. En su junta directiva toman asiento los presidentes de las empresas fundadoras. Pocas entidades en Colombia reúnen tanta experiencia y capacidad demostrada en gestión de proyectos.



El trabajo



Dividendo por Colombia concentra sus esfuerzos en tres tareas diferentes. En primer lugar, en la consecución de recursos. Esto es básico en la difusión del trabajo de la Fundación para poder vincular el mayor número de empresas nacionales o multinacionales. En cada organización, busca lograr una alta participación de los empleados. Dividendo se diferencia de otras fundaciones en que cada empresa aporta una contrapartida sobre el aporte de sus empleados. En muchos casos, por cada peso que pone un empleado la empresa pone otro. El monto de esta contrapartida es establecido por cada empresa en particular.



Una segunda actividad estratégica consiste en la canalización de recursos hacia proyectos sociales específicos, según prioridades determinadas. Se evalúan los proyectos para asegurar su impacto social y sus necesidades más apremiantes. Para determinar sus prioridades, la Fundación trabaja en educación, salud y gestión comunitaria; y tiene como principales beneficiarios población marginada de estratos 0, 1 y 2.



Aquí hay otro punto diferenciador: los proyectos evaluados son los que ejecutan fundaciones o instituciones específicas, como Oriéntame, Renacer, Fe y Alegría, Paisa Joven, Patrulla Aérea... Siempre se habla en términos de proyectos, pues Dividendo por Colombia no se dedica a hacer ayudas puntuales o asistenciales. El apoyo es estructural y a largo plazo: "lo clave es ayudar más a la solución de problemas que a los síntomas de estos", afirma Florángela Gómez. Durante el año se hacen de dos a tres convocatorias (30 - 40 proyectos por convocatoria) en las cuales participan fundaciones y organizaciones comunitarias con proyectos específicos. Estas deben tener una definición clara de la problemática que se va a atender, en términos de objetivos, actividades e indicadores de gestión.



Una tercera área de acción consiste en la permanente supervisión de los proyectos, de forma que se asegura tanto su impacto en la comunidad como el adecuado manejo de los recursos que se desembolsan periódicamente.



Resultados de verdad



Hasta hoy, la Fundación ha destinado recursos para 28 proyectos sociales en Bogotá y Medellín. Son proyectos cofinanciados que van desde la formación de madres comunitarias y apoyo a hogares infantiles, trabajos para el fortalecimiento y recuperación de la familia de niños abandonados y maltratados, hasta talleres de formación para líderes campesinos. Esto se ha logrado gracias a los aportes de las empresas vinculadas, que en agosto de este año llegan a 36. La meta al finalizar el 99 es tener 7.000 empleados adicionales vinculados al programa, con una recaudación aproximada de $1.000 millones al finalizar el año.



La respuesta a esta iniciativa ha sido muy positiva. Entre el 60 y el 80% de los empleados de las compañías vinculadas participan con un aporte promedio de $10.400 mensuales. Según Luis Hernando Dueñas, director de Relaciones Externas de Procter & Gamble, en esta empresa (una de las fundadoras) el 98% de los casi 1.000 empleados están vinculados. "Los empleados tienen un gran compromiso y cada vez buscan involucrarse más en los proyectos y conocer más acerca de estos", afirma.

"Nuestra labor es lograr que las personas entiendan que los problemas son de todos y que entre todos debemos asumir la responsabilidad social", Florángela Gómez, directora de Dividendo por Colombia.



El futuro



Hacia adelante se busca continuar aumentando el número de empresas vinculadas en Bogotá y Medellín para poder aumentar el monto de los recaudos. A medida que esto ocurra, se podrá ir trabajando en proyectos de mayor tamaño y se emprenderá una expansión regional, comenzando por Cali y Barranquilla.



Otro proyecto que tiene la Fundación es el de fomentar entre los empleados el tema del voluntariado, de forma que no solo aporten recursos sino que puedan aportar su trabajo, ideas y experiencias a un proyecto específico. Cada empleado se compromete a destinar unas horas de su trabajo y a ayudar en aquellos temas en los que tenga más experiencia y genere algún tipo de beneficio directo y palpable para la comunidad.



Dividendo por Colombia ha demostrado que es posible acudir al enorme capital humano con que cuenta el país para resolver sus problemas. Las personas y las empresas participantes han podido ver en forma concreta que no están solas, sino que forman parte de una sociedad que reclama su acción. Y, además, han visto los resultados de su trabajo. Es un modelo para romper los círculos viciosos en que nos movemos y abrirle paso al futuro.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.