Diseño para el futuro

| 5/31/2002 12:00:00 AM

Diseño para el futuro

El diseño en Colombia está de moda. Hay que aprovechar el talento y abrirse a nuevos mercados.

Mientras en Europa o Estados Unidos los almacenes de productos con diseño son populares desde hace décadas, en Colombia hace tan solo cuatro años empezaron a popularizarse, sobre todo en Bogotá, donde se han montado almacenes que ofrecen objetos únicos de diseñadores colombianos.



Este auge de almacenes de diseño obedece a que el mercado está demandando productos diferentes. "La tendencia ahora es el minimalismo. El mercado busca simplicidad en las formas y la combinación de materiales como la madera, el metal y el vidrio", afirman Juan Manuel Quintero y Luisa Fernanda Eslava, socios de Ambito Diseño, un almacén de muebles y accesorios de diseño con apenas un año de historia. Los jóvenes de estratos 4, 5 y 6, en especial, son quienes se enmarcan en esa tendencia por lo que ahora sus hogares son decorados con unos pocos objetos que tienen mucho diseño. Estos negocios prestan atención personalizada y el producto debe responder a los requerimientos específicos del cliente, por lo cual cabe la posibilidad de que si le gusta un diseño puede mandar a hacer una pieza a su medida. Sin embargo, la idea no es vender en cantidades industriales pues los productos se conciben más como una expresión artística, por lo cual la exclusividad es el valor agregado que está buscando el cliente.



"Nuestro concepto es apoyar la creatividad y el talento colombianos, pues hemos encontrado que en el país hay muchísimo potencial", afirma Santiago Cortés, administrador de Compás, uno de los primeros almacenes del país en ofrecer productos con diseño. Esto ha permitido el surgimiento de cantidades de almacenes que se enmarcan en el mismo modelo de negocio. En la mayoría, se ofrecen productos diseñados exclusivamente por el almacén y productos de diseñadores independientes que los dejan en consignación. Así, estos lugares pueden tener más de 150 proveedores, lo cual les permite una rotación e innovación constantes, que son las premisas básicas para este tipo de productos.



Diseño con proyección



"El diseño colombiano es muy atractivo, pues rompe con todo. Nuestra identidad y raíces latinas son el principal factor diferenciador", afirman Mauricio y Jorge Otero, socios de Guacamaya Studio, empresa dedicada al diseño de software, multimedia y diseño gráfico.



El público exige productos cada vez más innovadores y de la mejor calidad. "Los colombianos ahora tienen acceso a mucha más información y a los productos que ofrecen otros países, por lo que ya no se sorprenden fácilmente", afirma John Carrillo, socio de Innercia Ltda., compañía que se dedica al diseño de stands, exhibidores y material de punto de venta, entre otros. El éxito de nuestros diseñadores radica en entender este cambio en las preferencias del mercado y desarrollar productos con diseños novedosos y creativos.



Los primeros pasos para impulsar el diseño colombiano en el mercado internacional ya se están dando. El país, por ejemplo, ya cuenta con publicaciones especializadas en el tema y han surgido iniciativas como el Premio Lápiz de Acero (ver recuadro), que reconoce el talento en este campo. Además, algunas empresas del sector están empezando a organizarse para exportar sus productos y las facultades de diseño están desarrollando programas que buscan integrar la noción empresarial al diseño para que este se convierta en una fuerte herramienta de competitividad.





Talento de sobra



Mientras en Italia, la Meca del diseño, hay cerca de 10 facultades de diseño industrial, solo en Bogotá hay 7. Esto implica que cada semestre cientos de diseñadores entran a un mercado restringido, por lo cual podría decirse que hay una sobreoferta de profesionales de esta rama. La clave del éxito, entonces, está en poder aprovechar todo ese talento y concentrar su creatividad en el desarrollo de un mayor mercado para el diseño. Y es que la calidad e identidad de los diseños colombianos, según empresarios del sector, son reconocidos en el mercado internacional. "En Italia, por ejemplo, los diseñadores colombianos son apetecidos", afirma Jorge del Castillo, director de la especialización en Gerencia de Diseño de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y ex decano de la Facultad de Diseño Industrial del Instituto Europeo de Diseño en Milán. Si a esto se le suma la posibilidad de ofrecer precios competitivos, el futuro del diseño es inmenso.



Con la aparición de todos estos nuevos negocios que venden productos de diseño, ya se está empezando a crear un espacio para que los diseñadores expongan sus creaciones. Sin embargo, este impulso inicial debe reforzarse con una verdadera integración de los actores del sector que les permita orientar su rumbo hacia un objetivo común, pues las empresas del sector están muy atomizadas. El éxito de los diseñadores de modas, que se han unido para llevar sus creaciones a otros países, representa un ejemplo para los diseñadores de productos. El país tiene el talento y los recursos necesarios para proyectarse al exterior. Ahora falta que tome conciencia del valor que posicionarse como un líder en diseño puede generarle.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.