Devolver la confianza

| 11/1/2002 12:00:00 AM

Devolver la confianza

El programa de seguridad en las carreteras, unido a las caravanas turísticas, ha permitido aumentar el tráfico vial, recuperar el turismo y disminuir la piratería.

En Colombia, solo el 20% de los turistas puede darse el lujo de viajar por avión. El 80% restante se moviliza por carretera, y es esa gran mayoría la que se había ido quedando recluida en sus ciudades ante el creciente temor de caer en un retén de la guerrilla o ser víctima de un secuestro.



En el primer semestre del año, por ejemplo, la demanda de turistas antioqueños a Cartagena prácticamente se acabó, de acuerdo con Cotelco Bolívar; mientras que estos viajeros pasaron de ser el segundo grupo de turistas más importantes para Armenia a representar solo el 4%, según datos de la Secretaría de Turismo.



Sin embargo, esta situación empezó a cambiar el puente del 12 de octubre, cuando hubo una movilización masiva de vehículos alentados por el programa de caravanas turísticas del actual gobierno. El 18% de los visitantes que entraron a Quindío provenía de Medellín. "En la caravana partieron 20 carros, por la carretera se fueron sumando otros y lo más importante es que se generó un efecto de confianza que hizo que la gran mayoría saliera por su cuenta", explica Gustavo Adolfo Toro, director general de turismo del Ministerio de Desarrollo Económico.



El éxito alcanzado en esa oportunidad se va a poner a prueba en esta temporada que arranca con los dos puentes de noviembre y las festividades de diciembre. Si se logra mantener la seguridad en las carreteras y se equipara el éxito alcanzado en octubre, es posible que se reactive el sector turístico, que se deprimió a partir del 20 de febrero cuando se desmontó la zona de distensión en el Caguán.



La crisis más grande del sector se vivió en 1999, cuando la recesión económica llevó la ocupación hotelera al 39,1%. A partir de ahí, la industria se había venido recuperando progresivamente hasta llegar al 42% en 2001, de acuerdo con Cotelco. Sin embargo, en el primer semestre del 2002, esta tendencia se reversó. El rompimiento de los diálogos de paz, la reticencia de los colombianos a salir por carretera ante la inseguridad y la incertidumbre por las elecciones presidenciales hicieron pensar a los hoteleros que apenas se llegaría a los niveles de ocupación de 1999.



"A partir del segundo semestre, con la elección del presidente Alvaro Uribe y, más recientemente, con las caravanas, se ha visto una reactivación del turismo. Si el comportamiento se mantiene, esperamos que la ocupación hotelera en el 2002 llegue al 43,5%", afirma Manuel Bermúdez, presidente de Cotelco Nacional.



Efecto multiplicador



Aunque las caravanas de seguridad de "Vive Colombia, viaja por ella" tienen destinos fijos, el efecto de confianza se ha extendido a otras rutas. La zona de influencia de Bogotá (Paipa, Villa de Leyva, Melgar, Girardot e Ibagué) tuvo una ocupación del 90% en el puente del 12 de octubre; Villavicencio se copó y los Santanderes, que estaban muy deprimidos, lograron el 75% de ocupación, de acuerdo con Cotelco.



En total, durante ese puente, se movilizaron 1'068.007 vehículos en el país, 39% más que en el mismo puente del año pasado.



Ahora, se espera incrementar las ocupaciones en la zona de influencia de la capital con la realización de caravanas entre Bogotá y Puerto López, Bogotá-Sogamoso y Popayán-Buga en el primer puente de noviembre, y entre Bogotá-Ibagué, Bogotá-San Gil, Bucaramanga-San Gil, Santa Marta-Valledupar y Riohacha-Valledupar, en el segundo puente.



Aunque la Fuerza Pública no ha tenido abandonadas las carreteras nacionales, nunca se había visto un despliegue de seguridad como el de ahora, y eso es lo que ha generado confianza entre los colombianos para salir en sus vehículos.



"Las caravanas no han tenido un efecto diferente al efecto Uribe de confianza, que ha hecho que todo el mundo se movilice. Al Llano entraron 29.000 vehículos, 5.000 más que en el pasado Encuentro Mundial del Coleo, y todos vinieron de Bogotá", explica Rudesindo Moreno, director de Cotelco Meta.



La diferencia frente a los años anteriores es que el plan de seguridad vial es un programa de Estado, y en torno a él están trabajando coordinadamente los Ministerios de Defensa, Obras Públicas y Desarrollo.



La orden del presidente Uribe es que carretera por la que pasa una caravana, queda blindada por la Fuerza Pública, para garantizar todo el tiempo el normal flujo de vehículos.



"Hay cuatro ejes viales estructurados con las medidas de seguridad, y esperamos en menos de un año tener protegidos los 24 principales ejes viales del país", afirma el coronel Jaime Adolfo Leal, director de la Policía Vial. Los ejes blindados al cierre de esta edición, con una fuerza de 20.000 hombres, eran Medellín-Manizales-Pereira-Armenia, Valledupar-Bosconia-Santa Marta, Santa Marta-Barranquilla-Cartagena-Sincelejo, y Riohacha-Santa Marta.



"No tener caravana no implica que la Fuerza Pública no esté en la vía. Su presencia se ha incrementado en las carreteras y eso genera confianza", señala Luis Fernando Sierra, gerente del Paipa Hotel Centro de Convenciones.



La estrategia



El programa de control sobre las carreteras se fundamenta en 7 estrategias, que combinan labores de inteligencia, prevención, protección y reacción.



Por un lado, se hace un monitoreo satelital de las carreteras, además de la ayuda de redes ciudadanas de apoyo e información, con las cuales se busca la colaboración espontánea y "mockusiana" de los ciudadanos (sin que medie recompensa). Hay 20.000 cooperantes de este tipo en todo el país.



A estas dos estrategias se suman las unidades móviles de Policía Judicial, que están en capacidad de verificar al instante los antecedentes judiciales de pasajeros y vehículos, y los Guardianes de la Vía, que son escuadrones de 30 motos que cumplen labores de seguridad, prevención, control y patrullaje.



Estos escuadrones son soportados por grupos antipiratería y grupos de apoyo aéreo conformados por helicópteros, aviones Cessna 206 y ultralivianos.



Por último, está el Plan Guitarra, en el que participan grupos de intervención rápida, integrados por 30 uniformados con perros antiexplosivos y antinarcóticos, que montan puestos de control sobre la marcha de los vehículos.



Si bien la amenaza del terrorismo sigue vigente, con estas acciones se disminuye. Y, en cualquier eventualidad, la Fuerza Pública está preparada para reaccionar utilizando incluso ayuda aérea. La orden es repeler en el acto cualquier acción guerrillera.



Más que turismo



El efecto más visible y masivo de la confianza en las vías es la reactivación del turismo. Sin embargo, los programas de seguridad vial han tenido un efecto directo sobre el transporte de carga y los concesionarios de carreteras.



De acuerdo con la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera, Colfecar, la piratería terrestre se ha reducido en 6%, mientras que en los dos últimos meses el volumen de camiones de carga que se movilizan entre Bogotá y Medellín aumentó 35%.



Al parecer, la mejoría en el tránsito vehicular ha sido una constante, lo que ha resultado un alivio para los concesionarios. De acuerdo con Manuel Vicente Zuluaga, director de Desarrollo Vial de Medellín, Devimed, la mejoría en la vía Medellín-Bogotá y en la red nacional del oriente cercano de Medellín fue una de las razones por las cuales la empresa decidió no convocar el tribunal de arbitramento para pedir que se acelerara el pago de las garantías que la Nación otorga cuando no se cumplen las metas de tráfico propuestas en los contratos de concesión. La otra razón fue la decisión del Ministerio de Transporte de otorgar anticipos de esos recursos a todos los concesionarios en los próximos meses.



Si el incremento en el tráfico vehicular se mantiene, los ahorros para la Nación serían grandes, porque se disminuirían los recursos que tiene que garantizar a las concesiones. Es un hecho que la confianza está retornando a las vías y que convertir la seguridad vial en política de Estado les ha dado mayores garantías a los esfuerzos por reducir la delincuencia y la presencia guerrillera en las principales carreteras nacionales.



La disminución del terrorismo que se ha logrado no implica que este se haya eliminado por completo, pero es una realidad que el gobierno ha hecho un gran esfuerzo por devolverles las vías a los colombianos, y que estos esfuerzos deben continuar.



Los jugadores

-Se identificaron rutas donde se puede garantizar que la vía esté cubierta, y donde los trayectos no superen las seis horas".

-Gustavo Adolfo Toro, Dirección de Turismo, Mindesarrollo.

-"Se diseñó un programa integral de seguridad con tecnología de punta, y también se está trabajando en la prevención vial".

-Coronel Jaime Adolfo Leal, director de la Policía Vial.

-"Hacía muchos años que no habíamos visto un movimiento masivo de turistas. Vemos con optimismo las caravanas de noviembre". Manuel Bermúdez, presidente Cotelco Nacional.

-"La región tomó la decisión de invertir en infraestructura y posicionarse como destino turístico. La seguridad ha ayudado".Rudesindo Moreno, director Cotelco Meta.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.