| 3/26/1999 12:00:00 AM

De pymes a pymex

No le extrañe que los principales exportadores del futuro sean las pequeñas y medianas empresas, las pymex.

Herman Chapaval, gerente de Billy Ltda., una empresa mediana de confecciones de Cali, ha logrado colocar en el mercado internacional cerca US$2 millones en los últimos dos años.



Pero este hecho no es fortuito. Esta empresa lleva 25 años de fundada y hace 15 años se dio a la tarea de buscar mercado en el exterior. Hoy, Chapaval ha logrado un buen conocimiento del mercado mediante la labor de su socio en Estados Unidos, de la participación en ferias internacionales y de estar informado de todo lo que pasa en el mundo de las confecciones por revistas y periódicos especializados.



El siguiente paso de Billy será terminar el proceso de implantación del programa de mejoramiento continuo ISO 9000. La idea lógicamente es obtener un certificado que le permita mejorar la competitividad de la empresa en el exterior.



Infortunadamente, las pymex, pequeñas y medianas empresas exportadoras, como Billy son más la excepción que la regla en Colombia. Pero en muchos países las pymex están exportando más que las grandes empresas y las multinacionales, y en ellas tienen puestas sus esperanzas. La visión actual apunta a que las pymex pasen de la banca a ser las titulares en el juego exportador.



Experiencia internacional



Es el caso de Italia y Chile, países donde la concepción y la práctica son totalmente diferentes a las colombianas. Pues las medianas y pequeñas empresas se conciben como importantes polos de desarrollo regional del país, por lo que el interés de las entidades públicas, privadas y de los gremios ha sido brindar apoyo y fortalecer las debilidades naturales en este tipo de empresa. El esfuerzo está en posicionar las pymes en los mercados locales y nacionales, de tal manera que puedan ser competitivas frente a la amenaza que representan los productos internacionales. Y después sí penetrar mercados internacionales.



Chile es un gran ejemplo, ya que por medio de la creación de los programas de fomento sectorial para las pymes (Profos) logró que sus exportaciones crecieran un 300% en los últimos ocho años. Este programa, que se convirtió en la estrategia utilizada por los gobiernos desde 1993, recibe apoyo financiero por intermedio de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) con US$50 millones anuales. Hoy tienen formados unos 450 grupos en los que participan casi 5.000 pymex.



Para Chile, los programas tienen dos objetivos claros, defender el mercado nacional y conseguir divisas. Para esto dan orientación tecnológica, capacitación al recurso humano, ayudan en la investigación de los mercados y financian a los empresarios que toman parte en el programa.



En el caso de Italia, las pequeñas y medianas empresas organizadas en consorcios, un modelo semejante al de los Profos en Chile, son las protagonistas del 70% de las exportaciones del país. Italia, al igual que Chile, se preocupa por brindar todo tipo de apoyo a sus pymex.



Un largo camino



Actualmente, el número de pymes colombianas con trayectoria internacional no es muy significativo, pero se espera que, al igual que en Chile y en Italia, las pequeñas y medianas industrias lleguen a ser piezas claves en las metas del gobierno, con la implementación de un modelo de este tipo. Los Prodes, programa liderado por Acopi, buscan por medio de agremiaciones sectoriales que las pymes sean más fuertes comercialmente.



La Asociación Colombiana de Medianos y Pequeños Industriales (Acopi) está trabajando desde 1996 con el Programa de Desarrollo Empresarial Sectorial (Prodes), mediante la agrupación de un determinado número de empresas del mismo sector o de una misma cadena de producción. La idea es crear agremiaciones sectoriales que permitan el desarrollo de las pymes en los mercados nacionales e internacionales. La filosofía de este modelo es el trabajo en equipo, bajo una estrategia asociativa. Por esta razón, antes de hacer negocios, "el primer paso es establecer confianza entre los integrantes de cada Prodes, con el fin de crear vínculos de amistad entre ellos", explica Zoilo Pallares, director del programa. Esta amistad surge de un trabajo de camaradería, en el cual van quedando las empresas que están dispuestas a compartir sus experiencias negativas y positivas con sus compañeros.



Ya hay 34 Prodes en todo el país conformados por 350 pymes. Uno de ellos, el Prodes de alimentos de Bogotá, es un claro ejemplo de qué se puede lograr con trabajo en equipo. Este grupo de empresarios dedicados a la producción de dulces, como arequipe y bocadillo, mediante un diagnóstico individual y grupal identifica cuatro puntos en los que debe ejecutar acciones concretas para poder afianzarse en el mercado nacional y entrar luego al mercado internacional. El primer paso consiste en montar una distribuidora con una central de acopio que se encargue de recibir los pedidos y distribuir el producto de las once empresas que lo conforman. La idea en un principio es cubrir todos los supermercados de Bogotá y después llegar a diferentes regiones del país. Con esta distribuidora, los once lograrán disminuir costos y tener una mercaderista en cada almacén, cosa que sería imposible para cada uno por su lado.



Todos los empresarios, conscientes de la importancia de la calidad, deciden implementar el programa de control de puntos críticos (Haccp) en dos etapas. La primera, en la que están ahora, es elaborar un manual de buenas funciones que será aplicado en la segunda etapa.



Además de los puntos anteriores, con su autodiagnóstico encontraron inconsistencias en la manera como cada empresario maneja la parte financiera y contable de su empresa y se dieron cuenta de la falta de capacitación de su personal. Por ello, están elaborando un mapa que les permita determinar la situación de cada empresa frente a las demás.



Una vez cumplidas estas acciones, la meta es el mercado internacional. Meta en la que están trabajando mediante la participación en misiones fuera del país, apoyadas por Acopi y Proexport. Además, "la idea es que una vez tenga cubierto el mercado nacional, la distribuidora funcione como comercializadora internacional con un portafolio de productos que tendrían la marca del Prodes", comenta Raúl Villamizar, gerente de Dulces la Candelaria.



Estas son unas simples muestras de lo que pueden lograr las medianas y pequeñas industrias asociadas. Así que si usted es un mediano o pequeño industrial y quiere permanecer vivo en el mercado y romper fronteras como pymex, sólo tiene que abrir su mente a un nuevo modelo de trabajo: los Prodes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?