| 1/18/2008 12:00:00 AM

De gira por Colombia

El año pasado estuvo caracterizado por una dura contienda entre Almacenes Éxito y Carrefour, que se trasladó a las ciudades intermedias. Esta tendencia continuará durante 2008, mientras que Olímpica, Makro, Falabella y Cafam trazan sus propias estrategias.

Todo parece indicar que en el segmento de las grandes superficies, 2008 estará igual de entretenido que el año 2007. Si bien los papeles protagónicos seguirán a cargo de Almacenes Éxito y Carrefour, las otras grandes cadenas también han puesto en marcha sus propias estrategias para defender durante el presente año sus posiciones en el mercado colombiano.

Por ahora, buena parte de la atención sigue puesta en el proceso de integración de Almacenes Éxito con Carulla-Vivero, donde se espera la consolidación de la cadena en torno a las marcas Carulla, Pomona y Éxito. El principal reto de esta operación es mejorar los índices de rentabilidad de la nueva organización, y para esto deben concluir con éxito la integración operativa, logística y administrativa de las dos compañías, una tarea que no es fácil porque tienen culturas distintas y sistemas de información diferentes. Sin embargo, Éxito ya tiene la experiencia de su integración con Cadenalco, lo que puede facilitarle el camino. En la medida en que la integración se logre hacer rápidamente, se van a generar las sinergias que esperan y se podrán alcanzar los resultados que su modelo de negocio plantea como beneficios de la compra.

La suma de sinergias de esta integración tendrá que reflejarse este año en un crecimiento de las ventas, en una menor rotación de inventarios y una reducción de costos asociados al manejo de la cadena de abastecimiento a través de la red logística. Durante 2008, el Éxito continuará con su programa de conversión de marcas, utilizando aquellas de mejor recordación. En 2007, reconvirtió un total de cinco almacenes Vivero y tres almacenes Ley al formato Éxito, y para comienzos de 2008 debe desaparecer el formato Vivero. Para los años venideros está prevista una inversión anual de US$300 millones, aproximadamente, para construir más tiendas, especialmente en ciudades intermedias.

En medio de todo este proceso, Olímpica salió fortalecida, pues adquirió los 11 almacenes que el Grupo Éxito tuvo que vender para poder obtener el aval de la Superintendencia de Industria y Comercio para adquirir a Carulla - Vivero. Este hecho le permitió ingresar 'de una' a Medellín donde no tenía presencia, con cuatro nuevos almacenes. Uno de los más estratégicos es el de San Lucas, en el exclusivo sector de El Poblado. De igual manera, adquirió el Pomona del Centro Comercial Santa Bárbara, en el norte de Bogotá, y logró que las ventas de este local crecieran en un 70% entre agosto y diciembre del año pasado. Según el vicepresidente financiero del Grupo Olímpica, José Manuel Carbonell, la organización, que obtuvo por tercer año consecutivo la calificación AAA otorgada por la sociedad calificadora de valores BRC Investor Services, tiene previstas inversiones este año por $150.000 millones para continuar con su plan de expansión que se basará, principalmente, en la adquisición de supermercados que tengan afinidad con los formatos de la cadena en diversas ciudades del país.

Entre tanto, Carrefour anunció su compromiso de llegar a comunidades y ciudades donde todavía no está. "Nos gusta la idea de conocer más regiones y ciudades de Colombia y poner nuestras tiendas al alcance de las personas de menos ingresos", señala Franck Pierre, encargado de la operación en Colombia. De esta manera queda claro que la cadena francesa continuará su proceso de expansión por las principales ciudades intermedias del país. Sus inversiones el año pasado superaron los $350.000 millones, gracias a los cuales se construyeron otras 13 tiendas, con las que Carrefour llegó a 40. Su estrategia incluye la participación de la marca como almacén ancla en centros comerciales de terceros (en diciembre pasado llegó a Bucaramanga de la mano del nuevo MegaMall) o propios. De hecho, la compañía anunció la construcción de los dos primeros en Cali y Medellín: Limonar Premier y Bosque Premier, respectivamente, en los cuales se invertirán más de $200.000 millones. La compañía lleva más de 40 años haciendo centros comerciales en el mundo con la marca Premier, y está trasladando a Colombia todo ese conocimiento, según explica Pierre. De hecho, ha construido 150 en 33 países del mundo, de los cuales 50 están en Brasil y Argentina.

Más sacudidas

Otra cadena que también tiene planes de expansión, luego de superar tiempos difíciles, es Makro. Así lo reveló su presidente, Renato Minuzzo, quien sostuvo que durante 2007 la cadena reportó un crecimiento del 10% con ventas que superaron los $500.000 millones. Con 11 años en el mercado nacional, la multinacional ha abierto en el país nueve tiendas: tres en Bogotá y una, respectivamente, en Medellín, Cali, Barranquilla, Ibagué, Cartagena y Pereira, en las cuales ha invertido $237.000 millones. El año pasado la cadena no hizo ninguna inauguración, pero lo previsto es que a partir de 2008 se abran dos tiendas anuales en el país, en ciudades intermedias como Villavicencio, por ejemplo. Su objetivo comercial está enfocado ahora en el mercado especializado e institucional, compuesto por distribuidores mayoristas, tiendas, supermercados de barrio, panaderías, restaurantes y hospitales, los cuales representan el 70% de sus ventas.

Entre tanto, Supermercados Cafam anunció que continuará a su modo el proceso de expansión que inició tímidamente en 2006. La unidad de mercadeo de esta caja de compensación de Bogotá acaba de inaugurar un nuevo supermercado en Armenia. Ya abrió en Pereira y vienen Manizales, Ibagué y Medellín. El panorama para que los supermercados Cafam pudieran salir de Bogotá se despejó en 2002, cuando se promulgó la ley que les permitió a las cajas expandir su actividad comercial más allá de su jurisdicción y hacer alianzas estratégicas entre sí o con terceros sin que comprometieran en dicha expansión los recursos provenientes del 4% que aportan las empresas afiliadas. Pero la motivación importante fue la guerra de las grandes superficies que poco a poco se fueron ubicando en lugares estratégicos de la capital del país. Esa presión se reflejó en la necesidad de expandir su operación más allá de Bogotá, en donde la cadena cuenta con 80 puntos de venta (supermercados y droguerías), ubicados en todas las localidades de la ciudad y algunos municipios aledaños.

Muy seguramente otras cadenas como Falabella y Alkosto continuarán con sus respectivos planes de expansión por fuera de Bogotá durante 2008, lo que hará mucho más interesante esta competencia por conquistar el bolsillo de los colombianos, no solo en las grandes ciudades del país sino en aquellas ubicadas en corredores estratégicos para el desarrollo de varios departamentos y regiones. Comenzó el año y ya los jugadores están listos en sus partidores para iniciar una nueva temporada de 'caza' por todas las regiones de Colombia, donde los mayores favorecidos serán sin duda los consumidores colombianos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?