| 3/30/2011 12:00:00 AM

De capa caída

Las ventas de preservativos en Colombia están cayendo estrepitosamente. ¿Qué está pasando?

A pesar de ser el único método de planificación familiar que además protege contra enfermedades de transmisión sexual (ETS) y VIH/Sida, los condones están de capa caída en el país: mientras en 2008 se vendieron 54,4 millones de unidades, el año pasado la cifra cayó a 45,7 millones; es decir, una contracción de 16% en dos años.

Las razones para no utilizar estos productos suelen mezclar mitos, malos consejos y creencias populares, que van desde la pérdida de sensibilidad durante las relaciones sexuales hasta pensar que se pierde masculinidad. "En un estudio interno descubrimos que muchos hombres maduros optan por no protegerse, pues piensan que pierden la erección cuando lo utilizan", dice Andrés Zapata, gerente de asuntos médicos de Pfizer, empresa que fabrica los condones Today.

Para completar, hay quienes consideran que no hay razones para utilizarlos cuando tienen una pareja estable. "Hay que tener en cuenta que cada quien tiene una definición particular de la 'estabilidad de la pareja'. Mientras algunos hablan de meses de compartir con otra persona, para otros pueden ser solo unas semanas", comenta Aleyda Bruges, gerente de producto para el grupo derma y health care de BDF, fabricante de los condones Duo.

Un estudio de la firma analista Millard Brown dice que 55,8% de los colombianos descontinuaron el uso de los condones durante el primer año de tener relaciones amorosas con la misma pareja. A su vez, 61% de los adultos en edades de actividad sexual nunca los utiliza.

Los fabricantes no se han quedado quietos y están implementando nuevas estrategias para frenar esta tendencia y recuperar el terreno perdido. Las ventas de preservativos pasaron de reportar ingresos superiores a $64.150 millones en 2008, a $61.430 millones en 2010, un retroceso de 4%, según datos de Nielsen.

Así, han llamado la atención sobre el fuerte impacto de esta disminución en ventas sobre la salud sexual de los colombianos. "Aunque la mayoría sabe que previenen el contagio del VIH/Sida, hay un desconocimiento de que los condones frenan cerca de 30 enfermedades de transmisión sexual más comunes, como gonorrea o papiloma humano", dice Zapata.

Las empresas también están enfocando sus esfuerzos en el público más joven, que conforma la población más promiscua y con mayores riesgos de contagios. "Les estamos mostrando a los jóvenes que el condón ayuda a tener momentos más divertidos. Así, contamos con productos para incrementar el placer, como anillos vibradores", comenta Bruges.

Aunque Gabriel Ojeda, gerente de evaluación e investigación de Profamilia, considera que los colombianos no han dejado de usar preservativos y que los datos de ventas responden a estrategias comerciales -donde hay distribuidores que adquieren gran cantidad de condones cuando el precio les es favorable-, reconoce que faltan campañas institucionales de educación sexual dirigidas principalmente a públicos jóvenes.

"Según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud, solo la mitad de las mujeres usa condón en su primera relación sexual. De estas, muchas están en grupos de alto riesgo, porque tienen parejas promiscuas o con enfermedades de transmisión sexual", concluye Ojeda.

El tema no es de poca monta. La caída en la venta de preservativos va en paralelo al aumento de enfermedades de transmisión sexual. Lo que está en juego no es solo un negocio de $60.000 millones anuales, sino la salud pública de los colombianos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?