Dinero.com Revista Dinero

Ramón Jesurún, presidente de la Dimayor.

| 6/13/2013 10:30:00 AM

David y Goliat

Detalles inéditos del enfrentamiento entre la Dimayor y el América de Cali por los derechos de transmisión del fútbol profesional colombiano. La principal consecuencia: una multa millonaria.

Un reciente enfrentamiento entre el club América de Cali y la Dimayor puso a tambalear los cimientos jurídicos de los derechos de transmisión del fútbol profesional colombiano. El rifirrafe, que pasó prácticamente desapercibido, fue protagonizado por dirigentes deportivos, abogados prestigiosos e importantes sumas de dinero. Pero, ¿cuál fue el caldo de cultivo de la ‘pelea’ y en qué consistió exactamente?

Todo comenzó el pasado 20 de marzo. Ese día, la Comisión Disciplinaria de la Dimayor envió un aviso a los directivos del América en el que imponía oficialmente una multa por $ 44’212.050 en contra del equipo escarlata. El origen de la sanción era contundente: los ‘Diablos Rojos’ habían difundido –mediante su página de internet– tres partidos del torneo de la B, a pesar de que sus derechos de transmisión estaban en cabeza de la Dimayor y del canal Win Sport.

En pocas palabras, se trataba de una abierta trasgresión de los estatutos internos de la Dimayor. A pesar de eso, la plana mayor de la escuadra vallecaucana no se quedó con los brazos cruzados y desplegó su artillería jurídica para hacerle frente a los mandamientos del ente deportivo. Por eso, sus abogados llevaron el caso a instancias de reposición y apelación en las que expusieron un curioso planteamiento: según ellos, emitir partidos de fútbol por internet equivale a compartir datos, tal y como lo hacen sistemáticamente portales como Youtube o Vimeo, y en ningún momento viola las reglas de la transmisión televisiva.

Sin dudarlo, la Dimayor desestimó la defensa del equipo y decidió mantener en firme la multa. Así que, sin medir las consecuencias de sus actos, Oreste Sangiovanni, presidente del América, optó entonces por radicar una tutela ante un juez municipal de Cali para dar la pelea a fondo por lo que él mismo denominó la vulneración de sus “derechos fundamentales”.

Paradójicamente, la tutela se convertiría a la postre en una espada de Damocles para el América. Y la explicación es simple: la Dimayor recordó que, tal y como reza en los protocolos del Comité de Ética de la Fifa –entidad de la cual hace parte– las diferencias entre equipos y entes deportivos deben dirimirse internamente y nunca en instancias judiciales.

Así que, de persistir con la acción de tutela, el América de Cali habría sido desafiliado de la Federación Colombiana. Razón suficiente para que Sangiovanni no tuviera más remedio que renunciar a su empeño de radicar la tutela y aceptar el pago de la multa.

Pero más allá de lo ocurrido, lo cierto acá es que este episodio siembra un interrogante de fondo: ¿deberá seguir la Dimayor con el monopolio de los derechos de transmisión del fútbol o, por el contrario, estos deberían pasar a manos de los equipos, tal y como ocurre en la liga española? El debate apenas comienza.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×