| 10/26/2007 12:00:00 AM

Da línea

ISA abre la posibilidad de ingresar a nuevos negocios para alcanzar, en 2016, ingresos por US$3.500 millones. El objetivo es entrar en negocios de infraestructura lineal, como las concesiones viales en Colombia y el exterior. ¿Cuáles son los retos que se presentan?

Para 2006, Interconexión Eléctrica S.A., ISA, tenía en su planeación estratégica la meta de ser reconocida como el grupo empresarial latinoamericano más eficiente en la prestación del servicio y operación de transporte de energía eléctrica con participación en el negocio de telecomunicaciones.

Y la meta la alcanzó: consolidó un proceso creciente de internacionalización con inversiones en Perú, Bolivia, Ecuador y Brasil; hoy tiene diez empresas y un vehículo de inversión en Brasil, y en Centroamérica es accionista de la empresa propietaria de la Línea de Transmisión Eléctrica, grupo que proyecta la integración energética de esa región.

El año pasado el grupo facturó más de $2 billones, duplicando los resultados de los años anteriores, debido a la adquisición del 50,1% la Companhia de Transmissão de Energia Elétrica Paulista -CTEP-. De hecho, en la participación por países, de los ingresos Brasil tiene el 42,4% y Colombia llegó a 48,7%.

En estas circunstancias, el grupo decidió lanzar una nueva meta: para 2016, registrará ingresos por US$3.500 millones -en la actualidad están en cerca de US$1.500 millones-, de los cuales el 80% serán generados fuera de Colombia y, al menos el 20% del total de sus ventas serán de negocios diferentes al transporte de energía eléctrica.

¿Cómo logrará el grupo llegar a ese objetivo que significa más que duplicar los ingresos de hoy? Alcanzar esa cifra implica un reto gigante de inversión, nuevos proyectos, alianzas e, incluso, adquisición de otras compañías. "Con nuestra nueva visión buscaremos ingresar a otros sectores que cumplen con una característica de nuestros negocios actuales: ser sistemas de infraestructura lineal y allí las concesiones viales tienen cabida, inicialmente en países donde tenemos operaciones como Colombia, Perú y Brasil", explica Luis Fernando Alarcón, presidente del Grupo ISA.



El dilema del crecimiento

Cuando la economía del país registra sus mejores resultados en los últimos años, muchas empresas cumplen de lejos sus expectativas. Los mercados están maduros y las exigencias -del mercado y de sus accionistas- les plantean nuevas metas. El reto para ellas está en cómo crecer, hasta dónde diversificar y enfrentarse al dilema de mantener el foco o ingresar a otros negocios.

En el caso particular de ISA, el anuncio sobre su decisión de ingresar a negocios como el de las concesiones viales generó sorpresa, por varias razones. Por un lado, estaría ingresando en operaciones que no conoce y el riesgo, en especial por los problemas y líos jurídicos que se han formado en algunas de las concesiones viales que se han entregado en el país, es más alto que el que tiene en un negocio regulado y estable como el de la transmisión de energía.

De hecho, cuando se anunció la posibilidad de la venta de las acciones de la Nación en ISA, grandes compañías de transmisión de energía, pero también fondos de inversionistas, advirtieron su interés pues el de transmisión de energía es uno de los mejores negocios por su estabilidad en el tiempo y en los ingresos que recibe.

Y por otro lado, ese riesgo se traduce en el manejo de los recursos públicos, pues la mayoría accionaria de ISA es de la Nación, con más del 56% de participación.

Para Alarcón, estas advertencias tienen respuesta. Primero, en el tema del foco y segundo de riesgo del negocio. "Mantenemos el foco, pero tiene una conceptualización más amplia. Ese foco permite la participación en más de un sector específico y tiene que ver con el desarrollo de infraestructura lineal", dice. Para ISA está claro que le gustaría explorar el negocio de infraestructura vial, porque, según Alarcón, hay una gran similitud entre una concesión vial, un gasoducto, una red de fibra óptica y una red de energía eléctrica y el sector tiene un gran potencial. "Sin embargo, cuando se ingresa a un sector nuevo hay que medir muy bien los pasos y tener mucha prudencia. Hay que estar convencido de que las condiciones regulatorias y económicas de los negocios están debidamente planteadas. En el caso de Colombia, todavía faltan muchos ajustes en la estructura de los sistemas de concesión vial para que una empresa como ISA pueda participar", puntualiza Alarcón.

Mientras ISA define la estrategia para ingresar al negocio de concesiones viales y se hacen los ajustes, el grupo tiene claro que para desarrollarlo necesita hacerlo al lado de socios fuertes y conocedores del negocio.

El anuncio generó reacciones y expectativas favorables. "Nos parece seductor el reto que se ha planteado una compañía como ISA de invertir o trabajar en el área de infraestructura y concesiones viales, y es una demostración de confianza. Pero faltan tareas que el gobierno debe adelantar para lograr que la decisión de ISA y de otros inversionistas se cristalice", advierte Juan Martín Caicedo, presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, CCI.

En cuanto a los riesgos

-político y financiero- de las inversiones y el manejo de los recursos públicos, Alarcón afirma que están medidos. "Desde la óptica de los accionistas nuestro reto es generar valor y hacer un manejo adecuado de los riesgos. Nuestros negocios, en especial el de transporte de energía, son de muy bajo riesgo financiero, pues la remuneración no depende de que el país consuma más o menos electricidad, sino del hecho de poner a disposición del sistema unos activos. Y, en general, los negocios tipo concesión de largo plazo que van asociados al concepto de infraestructura lineal normalmente son negocios de bajo riesgo en el sentido financiero. Es así como en las convocatorias en las que está participando ISA hay cada vez más competencia", dice.



El futuro inmediato

Aunque la noticia del ingreso al negocio de las concesiones viales acaparó la atención, la agenda de ISA en el corto y mediano plazo está agitada. Uno de los sectores en el que quiere ingresar es el de gas, tras haber perdido contra la Empresa de Energía de Bogotá, el control de Ecogás. Está explorando fuera de Colombia una oportunidad para ingresar a ese negocio. "No vamos a meternos de entrada a hacer un gasoducto de 2.000 kilómetros. Miramos un pequeño proyecto, conseguimos un buen socio y aprendemos y desarrollamos una capacidad en ese campo", dice Alarcón.

En transporte de energía, que seguirá siendo su negocio más importante y representará para 2016 el 80% de sus ingresos, se analizan distintas posibilidades. En Brasil, por ejemplo, en este momento está abierta una convocatoria para la construcción de siete líneas de transmisión donde el valor de la inversión supera los US$500 millones. ISA ya está precalificada y será proponente. Igual ocurre actualmente en el Perú.

Para enfrentar estos y otros proyectos, en los países donde ISA tiene operación, como el caso de Perú y Brasil, serán las empresas en esos países las que diseñen los planes financieros, endeudamientos e inversiones.

De otro lado, aunque en las empresas que tiene en esos países ISA ya tiene socio, pueden llegar otros en las nuevas inversiones. "Puede darse el caso de que la presentación de propuestas para la realización de nuevas inversiones implique la consecución de nuevos socios que se asocien con esas compañías. Por ejemplo, en Brasil estamos trabajando adicionalmente con un socio para la presentación de las propuestas. Y eso podría ocurrir también en Perú", dice Alarcón.

ISA, después de consolidar una exitosa operación nacional y regional, inicia una segunda etapa de su crecimiento, con nuevas apuestas, donde las jugadas acertadas serán estratégicas para asegurar su crecimiento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?