| 8/11/2010 10:20:00 AM

Cuestión de aplicaciones

Las ventas de aplicaciones móviles están creciendo rápidamente gracias al auge de los teléfonos inteligentes y a las tiendas virtuales de cada plataforma. Con ingresos globales que superarán los US$24.000 millones en 2015, esta industria comienza a abrirse camino en Colombia.

Los teléfonos inteligentes están en camino de convertirse en los dispositivos móviles más utilizados en el planeta. Similares a los computadores portátiles, estos celulares pueden procesar datos, almacenar archivos, utilizar programas de productividad y acceder a servicios en línea desde cualquier sitio y a toda hora.

Las cifras confirman la tendencia. El año pasado, las ventas de estos teléfonos llegaron a 174 millones de unidades, equivalente al 15% de todos los celulares puestos en el mercado y a un crecimiento de 15% con respecto a 2008. La analista Gartner pronostica que se venderán más aparatos de esta clase que computadores en 2012: 491,9 millones frente a 443,1 millones.

Ahora bien, el auge de estos dispositivos también está abriendo paso a un nuevo y atractivo negocio: la venta de aplicaciones a través de tiendas que se gestionan desde los mismos equipos.

A grandes rasgos, los teléfonos inteligentes utilizan diversos sistemas operativos en los que se pueden instalar todo tipo de programas, desde pequeños juegos hasta poderosas herramientas empresariales para captura de datos y seguimiento satelital. En este caso, las plataformas más utilizadas y no compatibles entre sí son Symbian (de Nokia), Windows Mobile (Microsoft), Android (Google), iPhone OS (Apple) y Blackberry OS.

Según Daniel Cuéllar, gerente de ventas de telecomunicaciones para el Pacto Andino y del Caribe, de Gemalto, el éxito de estas aplicaciones móviles radica en su posibilidad de responder a las expectativas y al estilo de vida que tiene cada persona, de forma simple y eficaz. "Las aplicaciones móviles tienen vigencia en la medida en que cumplan una función determinada y tengan un objetivo claro que sea atractivo para los usuarios", dice.

En esto concuerda Juan Carlos Archila, presidente de Comcel, quien opina que los usuarios adoptan más rápidamente estos servicios en la medida que los comprenden y los integran a su vida diaria. "En el caso de las aplicaciones, cada persona busca lo que más le gusta y nosotros, como prestadores del servicio, debemos garantizar que tengan acceso a esas opciones. Que tengan la posibilidad de entrar a todas las tiendas móviles para que descarguen las aplicaciones que les gustaría tener".

A esto se suma la posibilidad que ofrecen para interactuar no solo con otras personas, a través de herramientas de comunicación, como Messenger o Facebook, sino, además, con otros recursos. "Los usuarios pueden usar aplicaciones como Word, Excel o PowerPoint para interactuar con la nube y hacer presentaciones desde sus mismos dispositivos", dice José Antonio Barraquer, gerente de unidad de negocios de Microsoft.

Negocio creciente

En Colombia existe un número creciente de desarrolladores enfocados en diseñar programas que respondan a las expectativas de los usuarios locales y generen algunos ingresos a través de su venta en estos espacios virtuales. "Es un mercado naciente, en el que hasta ahora están apareciendo empresas que se dedican exclusivamente a hacer aplicaciones móviles. Aún hay personas que hacen programas sencillos de forma independiente", dice Gunther Vottela, gerente de Kubo Digital.

A estas compañías se unen los operadores que también se han interesado por crear sus herramientas propias. Por ejemplo, Comcel lanzó un servicio de mensajería, para que sus suscriptores chateen entre sí, y Avantel ya cuenta con aplicaciones empresariales para Android.

Carlos Mariño, presidente de Avantel, opina que las aplicaciones móviles están comenzando a relegar a los servicios de voz: "Los teléfonos inteligentes tienen un gran impacto en toda clase de profesionales, en la medida en que les permiten hacer su trabajo sin importar dónde estén".

Según Vottela, Apple fue el pionero en abrir una tienda móvil que simplificaba el proceso de distribución de aplicaciones para sus iPhone. En esta se consiguen programas gratuitos o con precios que comienzan en US$0,99. "Los usuarios solo seleccionan los programas que quieren y ellos se instalan automáticamente en los dispositivos", dice Votella.

Un informe de Markets & Markets dice que los usuarios descargaron cerca de 7.000 millones de aplicaciones (gratuitas y pagas) a través de estas tiendas virtuales en 2009, las cuales generaron más de US$3.900 millones en ingresos globales.

Aunque este canal de distribución es dominado por Apple, con una participación del 90%, la tendencia parece indicar una distribución equitativa entre los diversos jugadores, tras la llegada de tiendas para usuarios de Blackberry, Android y Symbian. Para Markets & Markets, las tiendas móviles registrarán ingresos superiores a US$24.000 millones para 2015.

Cabe anotar que, junto a las tiendas en línea, no ha dejado de existir la venta directa de aplicaciones, que ahora está dirigida principalmente a empresas. En esta, los desarrolladores elaboran soluciones 'a la medida' de las necesidades de cada empresa. "Estos programas son más complejos, pues deben tener parámetros de seguridad más altos y se deben integrar con el sistema que use la compañía", dice Barraquer, de Microsoft.

Según Cuéllar, las aplicaciones empresariales deben ofrecer valores agregados que garanticen la integridad de los datos. "Por ejemplo, nosotros nos enfocamos en desarrollar aplicaciones que tengan un alto nivel de seguridad, como las de bancamóvil", argumenta.

Para el caso de los programas gratuitos, los desarrolladores han comenzado a integrar publicidad interactiva en sus creaciones. La persona los utiliza sin costo alguno, pero de vez en cuando aparecerá un banner que le ofrece un servicio o producto.

A pesar del corto tiempo que tiene, la industria de aplicaciones móviles parece ir por buen camino. Además del impulso que brindan los creadores de software, los fabricantes de equipos y los desarrolladores, los usuarios también están reclamando más juegos, herramientas de productividad y soluciones para sacarles más provecho a sus equipos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?