| 4/27/2017 12:01:00 AM

Cueros Vélez se lanza a la exportación de pieles transformadas

Cueros Vélez ahora exportará pieles transformadas y no solo productos terminados. La empresa inauguró una curtiembre que demandó una inversión de $52.000 millones y está ubicada en Amagá, Antioquia.

La diversificación de su portafolio de negocios, todos a partir del cuero, así como la innovación, se han convertido en puntos clave de la estrategia de Cueros Vélez en los últimos años. Especialista en el uso de esta materia prima, la compañía puso en funcionamiento en Amagá, Antioquia, una curtiembre con capacidad para transformar 30.000 pieles al mes con procesos sostenibles y eco-ambientales.

El montaje de esta factoría demandó una inversión de $52.000 millones y tiene dos objetivos. Por un lado, abastecer las necesidades de cuero que tienen las cuatro plantas que tiene la empresa en Medellín, en las que fabrica bolsos, cinturones, calzado y marroquinería; y, por otro, exportar a clientes en Italia, Estados Unidos y Australia.

Jorge Rodríguez, gerente de la compañía, precisa que uno de los aspectos importantes es que la organización comenzó a vender al exterior cuero terminado, generando un valor agregado a la materia prima que se tiene en el país y por eso las pieles exportadas serán utilizadas para la producción de zapatos, tapicería para muebles y marroquinería, principalmente.

Le podría interesar: La extraordinaria dinámica de Cueros Vélez

La planta cuenta con especificaciones técnicas avanzadas, cumple con altos estándares europeos y colombianos y regulaciones sociales y ambientales, con la idea de que los productos puedan ser exportados a diferentes mercados, luego de someterse a un proceso eco-amigable, soportado en una moderna planta de tratamiento de aguas residuales.

El objetivo de la empresa es que las exportaciones de pieles se ubiquen entre US$5 millones y US$6 millones y que en dos o tres años la cifra supere US$12 millones. Hoy, las exportaciones totales de la empresa representan 12% de las ventas, que al cierre de 2016 sumaron $348.000 millones.

No se pierda: ¿Qué puede aprender Colombia del sistema logístico holandés?

Cueros Vélez tiene actualmente 242 tiendas en Colombia y en sus planes está la apertura de 21 más este año en el mercado local, las cuales estarán ubicadas en ciudades como Bogotá, Cali, Sincelejo, Apartadó, Montería y Barranquilla. La inversión para las aperturas puede oscilar entre $2,2 millones y $2,5 millones por m2.

En su plan de expansión y diversificación de productos tendientes a brindarle al cliente nuevas experiencias y valor agregado, la firma también incursionó en artículos en cuero para el hogar con sus tiendas Vélez Home, de las cuales en este momento tiene dos, que se suman a otras cuatro en las que estos productos comparten espacio con los tradicionales.

Visite: Una industria en cueros

Presencia en el exterior

Si bien la compañía paisa se ha consolidado en el mercado local, también cuenta con 24 locales franquiciados en países como México, Costa Rica, Guatemala, Panamá y Perú. Los planes para el mercado externo contemplan la apertura de dos tiendas más en México, con lo que completaría 4, abrir 3 en Panamá, donde tiene 6, y agregar una más en Perú, mercado en el que cuenta con 4.

A pesar de que las cifras de consumo de los primeros meses no han sido positivas, las directivas de la compañía antioqueña son optimistas en cuanto al desempeño de la empresa este año, por lo que proyectan un crecimiento de 17% frente a 2016.

De esta forma, la empresa se consolida como uno de los grandes jugadores en el negocio de los productos de cuero. Literalmente, “tatuado” en la piel.

Contenido relacionado: ¿Exportaciones colombianas ven la luz al final del túnel?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.