| 2/5/2010 12:00:00 PM

Cuatro servicios en uno

Los paquetes de cuádruple play, que unen servicios de telefonía celular y fija, son una alternativa para reducir los costos de los operadores y ganar usuarios. La fusión de América Móvil y Telmex podría impulsar estas propuestas en América Latina.

El anuncio de la fusión entre América Móvil (propietaria de Comcel) y Telmex va más allá de las intenciones de Carlos Slim, propietario de las dos empresas, de reducir los costos de su organización. También abre las puertas para comenzar a ofrecer en poco tiempo los servicios móviles y fijos de las dos empresas de forma unificada mediante la fórmula de cuádruple play, como ya la ofrecen Deutsche Telecom, Vodafone y Cingular, en Europa y Estados Unidos.

Esta decisión también impulsaría a otras organizaciones de telefonía móvil a buscar alianzas y a acelerar sus propios proyectos para ofrecer servicios fijos, como televisión por cable o llamadas ilimitadas a hogares. “América Móvil tiene la necesidad de posicionarse como una compañía que es seguida por otras empresas. Este movimiento obedece a una evolución natural de los operadores, que los lleva a unificar los servicios móviles y de internet, con la televisión por cable o los módem fijos”, comenta Erasmo Rojas, director para América Latina y el Caribe de 3G Américas.
 
El pasado 21 de enero, Slim anunció que su empresa de telefonía celular, América Móvil, compraría la mayoría accionaria de su empresa de servicios fijos, Telmex. Pagará cerca de US$17.000 millones en participación accionaria para integrar sus operaciones a Telmex Internacional, que controla todas las subsidiarias del operador telefónico en América Latina. La organización luego destinaría unos US$4.000 millones adicionales para hacer lo propio con su división en México. Al final, la empresa controlará el 60,7% de Telmex Internacional y el 59,4% de Telmex México.


En Colombia, esta jugada representaría la unión del operador de telefonía celular con mayor número de usuarios y de la empresa de telecomunicaciones que muestra el mayor crecimiento. Según la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), Comcel terminó el año pasado con unos 27,1 millones de usuarios, que equivalen al 67,2% de participación en el mercado, al tiempo que Telmex tiene una participación del 58% en el negocio de la televisión por suscripción en el país.


Hasta ahora, las empresas de telecomunicaciones en el mundo comienzan a contemplar la integración de sus servicios fijos y móviles, como una respuesta a la caída de los ingresos que tuvieron el año pasado y a la saturación del mercado que experimentan. Inicialmente, estas fusiones son una fórmula para recortar costos y sacar mejor provecho a sus plataformas. “El mundo se está moviendo en esa dirección. Para mantener el avance en nuestra competitividad a mediano y largo plazo, esta es parte de la esencia que buscamos al comenzar una operación integrada”, dijo Carlos García Moreno, director financiero de América Móvil, durante el anuncio de la fusión.

En América Latina aún no existen experiencias de cuádruple play, como las que podrían implementar América Móvil y Telmex tras su fusión. De hecho, Telefónica comenzó un proceso de integración de sus negocios hace tres años para ganar eficiencia y control de todos sus productos mediante una operación unificada, pero todavía no ha lanzado este tipo de servicio. Por ahora, Movistar, Telefónica Telecom y Terra Networks, pertenecientes al grupo, siguen un direccionamiento estratégico común y cuentan con varias áreas administrativas integradas –como compras–, que les han permitido ganar fortaleza en negociaciones conjuntas. 

Según Rojas, uno de los grandes temores que siempre tuvo América Móvil era la posibilidad de que Telefónica se adelantara con este tipo de propuesta comercial, al ser la única organización que ofrece servicios móviles y fijos en todos los países latinoamericanos. Sin embargo, la empresa aún no determina si ofrecerá comercialmente en el país servicios de cuádruple play que unan su propuesta celular y fija.

Para Gloria Ortega de Arza, presidente de Tigo Colombia, aún es muy pronto para determinar la reacción del mercado ante el anuncio de sus competidores. “Nuestra experiencia nos dice que un cliente se casa con un producto no por recibir más servicios en una sola factura, sino porque lo que recibe cubre sus expectativas. Por ejemplo, nosotros le apostamos a entregar ofertas que no sean genéricas, sino creadas a partir de las necesidades de cada persona”, comenta.

Cabe anotar que Tigo hace parte de Colombia Móvil, que tiene entre sus socios a las empresas de servicios de telecomunicaciones ETB y UNE. El otro integrante de esta sociedad es Millicom, empresa europea que ha mostrado su interés en ser socia estratégica de ETB.

| Comcel se mueve |

La noticia de su posible integración con Telmex tomó a Comcel en medio de una fuerte reestructuración interna. Al finalizar el tercer trimestre de 2009, la empresa registró ingresos por $1,4 billones, equivalente a una caída de 5,8% con respecto al mismo periodo de 2008.
Tras la salida de su anterior presidente Adrián Hernández, en agosto del año pasado, la organización comenzó a revaluar el trabajo de sus colaboradores, socios de negocios y proveedores, al tiempo que realizó cambios en su estrategia para adaptarse a su nuevo papel como operador dominante en el mercado de voz saliente móvil. Esta condición, por ejemplo, lo obliga a tener tarifas reguladas por los entes de control para las llamadas hacia otros operadores.

Para completar, la empresa tuvo una caída en la venta de equipos, que llegó a 39,3% en el tercer trimestre de 2009 en Colombia, frente al mismo periodo de 2008, según cifras de América Móvil Internacional. Con este panorama, Conexcel, responsable del 12% de los ingresos de Comcel, decidió terminar su alianza con la compañía en enero pasado. Esta empresa llegó a reportar ventas por $74.455 millones en 2008, con un crecimiento de 10,7%.

Ahora, la compañía debe comenzar a trabajar en una fusión en la cual, seguramente, sus trabajadores tendrán que adaptarse a nuevos procesos y culturas empresariales. Carlos García Moreno, director financiero de América Móvil, comentó durante el anuncio de la fusión que inicialmente esta movida busca recortar los costos administrativos y de gestión de redes de las dos empresas.

“Con la combinación de las empresas, América Móvil podrá generar sinergias importantes, desarrollando un mejor esfuerzo comercial y aprovechando de manera más eficiente sus redes, sistemas y procesos de información”, dice un comunicado. En otras palabras, la nueva organización integraría las plataformas y unificaría muchos de los grupos de trabajo interno para buscar una mayor rentabilidad.

Esta empresa también ganaría fortaleza frente a sus proveedores, al realizar negociaciones regionales que abarquen varios negocios y mercados. “En ese sentido, la fusión representaría una reducción en las posibilidades de ingresos para las compañías que ofrecen servicios y herramientas, que verían cómo sus clientes potenciales se reducen considerablemente”, dice un experto.

Esta fusión también tendría un gran impacto en el área de mercadeo y publicidad, pues América Móvil es uno de los mayores anunciantes en todos los mercados. Según cifras de Ibope, al cierre del primer semestre de 2009, Comcel había invertido más de $45.800 millones en publicidad y era el tercer anunciante en Colombia.

La organización buscaría reducir sustancialmente sus costos publicitarios, mediante campañas y anuncios regionales. Los analistas concuerdan en señalar que para esto podría seleccionar una agencia que le garantice presencia en todos los países donde opera y terminar de unificar su nombre: América Móvil usa la marca Claro en casi toda Latinoamérica, con excepción de Colombia (Comcel), Ecuador (Porta) y México (Telcel). “Algo natural en esta negociación es que la marca Comcel sea sustituida y que los nuevos servicios comiencen a posicionarse con otro nombre. Puede que sea por Claro, como puede que la organización opte por crear un nuevo nombre para la operación”, dice Rojas.

Al cierre de esta edición, Comcel estaba en el proceso de seleccionar su agencia de publicidad. Toro Mora Fischer América, que ha manejado en los últimos años la cuenta, está  participando en la convocatoria.

| Legalidad ante todo |

Una vez se concrete su fusión con Telmex, América Móvil se convertirá en la cuarta empresa de telecomunicaciones del mundo, con unas 236 millones de líneas activas. Solo superarían a este nuevo gigante China Mobile, con 518 millones de líneas; Vodaphone, con 303 millones, y Teléfonica, con 268 millones, pronostica la analista Competitive Intelligence Unit.
 
De hecho, para Erasmo Rojas, de 3G Américas, esta noticia no es ninguna sorpresa para el sector de telecomunicaciones, pues se veía la necesidad de las dos empresas por mejorar sus costos operativos para compensar el bajo ingreso que reciben por cada usuario en promedio, conocido como Arpu (por su sigla en inglés). En Colombia, esta cifra ronda los US$11 mensuales por usuario.

Por lo pronto, América Móvil ya está analizando la situación jurídica y los pasos legales que debe seguir en cada uno de los países donde se produciría la fusión. Adriana Durán, abogada asociada de Adalid Abogados, considera que, en Colombia, no habrá mayores inconvenientes pues las dos compañías comparten el mismo direccionamiento (al hacer parte del mismo conglomerado) y ofrecen servicios diferentes. “Las autoridades deben equilibrar las cargas a través de actos administrativos para garantizar la equidad frente a la competencia”, dice.

En eso concuerda Jairo Rubio, ex superintendente de Industria y Comercio, quien agrega que la nueva empresa seguramente no tendrá una participación diferente a la que ya tiene en sus diferentes mercados. El experto, eso sí, advierte que la fusión podría traer un alto riesgo para el desarrollo de la competencia, pues concentraría las infraestructuras más importantes para servicios móviles y televisión por suscripción.
“Por ejemplo, Comcel ya tiene una posición de dominio en el mercado de voz saliente móvil, que tras la fusión no cambiará. Sin embargo, podría aprovechar ese poder para beneficiar otros mercados donde no tiene una gran participación, por lo que las autoridades de control deben estar muy atentas para evitar que una posición dominante genere monopolios en otros mercados”, comenta Rubio.

Mientras que la penetración de la telefonía celular en Colombia ya pasa de 90%, los abonados de la fija llegaron a 7,7 millones durante 2009, con lo cual mostraron un preocupante descenso de 2,5% y llegaron a los niveles de 2006.

Así pues, combinar en la misma factura los servicios celulares con los fijos de telefonía, televisión por suscripción y conexiones de banda ancha residencial se convierte en una opción que garantizará la rentabilidad de las empresas de telecomunicaciones en el futuro. Eso sí, si el usuario recibe la calidad y el precio que espera.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?