| 11/9/2017 12:01:00 AM

Nueva ola de fusiones empresariales por coyuntura económica en Colombia

La coyuntura económica, la necesidad de ganar eficiencias y aligerar las estructuras empresariales son algunas de las razones que han provocado una ola de fusiones en los últimos meses. Este es el panorama.

La empresa Ospinas y Cía S.A. se fusionará con Inversiones y Promociones Ospinas S.A.S, que se encuentra en proceso de liquidación. Los accionistas de las dos empresas le dieron vía libre a la operación mediante la cual la primera absorberá a la segunda.

La movida, que no generará ningún tipo de intercambio accionario, dado que la firma absorbida pertenece en su totalidad a Ospinas y Cía, es solo una de la larga lista que se ha registrado en los últimos meses y que expertos en materia de fusiones atribuyen, entre otras razones, a la situación económica del país.

En los últimos días, un grupo importante de reconocidas organizaciones empresariales ha tomado la decisión de fusionar o absorber algunas de sus filiales, generando movimientos internos que son más comunes de lo que podría pensarse, según opinan abogados expertos en el tema. En la larga lista se encuentran las operaciones de compañías como Terranum Corporativo, Organización Corona, Carvajal, Petrominerales, Didetexco, Lafayette y Koba (D1), entre otras.

En el caso de Terranum Corporativo, que tiene activos superiores a $1 billón, por ejemplo, absorberá seis firmas del grupo, entre ellas: Terranum Zofrandina, Terranum Real Estate Enterprices, Promotora de Proyectos Comerciales, Promotora de Proyectos Sostenibles, Promotora de Proyectos Empresariales y Promotora de Proyectos Logísticos.

La Organización Corona absorbió a Inmobiliaria Corona. Datos de la Superintendencia de Sociedades indican que la Organización Corona cuenta con activos por $1,7 billones, mientras las sociedad absorbida suma $87.180 millones.

En el Grupo Carvajal también se dieron movidas con la fusión de Carvajal Educación con Negocios B2B y Carvajal Servinte con Carvajal Servicios. Otras firmas que hicieron lo propio son Didetexco (filial del Grupo Éxito), que se fusiona con Cdiscount; Bureau Veritas que absorbe a Inspectorate; las antioqueñas Idearlu y Aristizábal Cuatro también se fusionan, al igual que Punto Estilo de Colombia (que maneja las tiendas Mango en Colombia) y Pasión Infantil (que tiene a cargo las tiendas de Mothercare).

Lea también: Avanza fusión entre Petrominerarles Colombia y Meta Petroleum

Razones

Pero, ¿cuáles son las razones principales por las que se registra este tipo de movimientos al interior de las grandes organizaciones? Sergio Michelsen, socio de Brigard & Urrutia, considera que, ante la caída en el crecimiento económico y el incremento en el impacto fiscal, todas las empresas están revisando sus estructuras para poder competir.

Los empresarios han mirado al interior de las compañías en procura de reducir costos, mejorar eficiencias y hacer las operaciones más ágiles”, señala.

En este sentido, las empresas procuran bajar costos, potencializar sus sinergias, incrementar las ventas y, en general, asegurarse de que sean más eficientes en su desempeño. Todo lo anterior se debe ver reflejado en los estados financieros, no necesariamente en el corto plazo, sino quizás en el mediano y largo plazo.

Adriana Zapata, directora de Cavelier Abogados, está de acuerdo con esta posición y adiciona que normalmente las empresas realizan estos movimientos para tener posiciones más competitivas, brindar una mayor oferta de mercado y buscar ventajas competitivas.

Dice, además, que detrás de una decisión de compra o de fusión está la intención de ganar una mayor tajada de mercado y reunir en una entidad lo mejor de lo mejor en cuanto a recurso humano, procesos productivos, recursos financieros y técnicos. “En las fusiones uno más uno es tres”, dice.

Los expertos coinciden en que estos movimientos buscan aligerar las estructuras para lograr eficiencias y reaccionar más fácil ante los cambios y la dinámica del mercado, en especial en un entorno en el cual el clima de negocios está turbulento y se hace imperativo lograr ventajas competitivas.

Zapata manifiesta que, por ejemplo, en el sector de la salud este es un tema que sigue siendo muy importante como estrategia de supervivencia.

Este tipo de fusiones son bastante normales y son utilizadas, por ejemplo, en el caso de fondos de capital privado que buscan comprar varias empresas, fusionarlas, incrementar su valor y posteriormente venderlas a un comprador estratégico.

Jaime Cubillos, socio de Posse Herrera Ruiz, dice que hay casos que pueden tener como propósito atraer inversionistas para consolidar fuentes de capital para crecimiento, pero también se ven movidas empresariales de expansión que otorgan acceso al comprador a una nueva industria, de manera inorgánica, aprovechando el posicionamiento, goodwill y experiencia de la firma que adquiere. Las empresas también buscan expandirse geográficamente, consolidarse en el mercado o retirarse de alguna actividad.

Puede interesarle: Empresas que distribuyen Mango y Mothercare se fusionan en Colombia

En Panamá

En medio de estas movidas se registran otras relacionadas con operaciones en Panamá. Este es el caso de Lafayette, que adelanta una fusión con la panameña Isule Textiles S.A. La operación permitirá consolidar una firma más fortalecida cuyos activos podrían superar los $282.290 millones.

Al cierre del pasado ejercicio, los activos de la empresa bogotana sumaban $250.825 millones. Koba Colombia (dueña de D1) y Koba Internacional –con sede en Panamá– también se fusionarán. En una asamblea extraordinaria de accionistas, la compañía colombiana absorberá a la panameña, la cual se disolverá sin liquidarse. A 31 de agosto de 2017 la firma absorbente reportó activos por $537.954 millones, mientras la panameña tiene $951 millones.

Un tercer caso es el de Sabanalac (El Pomar), que se fusionará con Derben Investment y Redburn; las dos domiciliadas en Panamá. Una vez concluida la operación, los activos de la absorbente superarán los $58.696 millones y el patrimonio sumará $39.772 millones.

Frente a estos movimientos, Michelsen considera que responden a consideraciones más asociadas con temas fiscales y financieros que operativos.

Con cierta frecuencia se constituyen filiales en el extranjero para poder obtener créditos en otros países, eficiencias fiscales o mitigar riesgos cambiarios. Cuando ya se ha cumplido con estos objetivos y existen aspectos financieros que pueden contribuir, se efectúan estas fusiones. Pensemos en ampliar el efecto de un escudo fiscal o aprovechar ciertas condiciones crediticias”, señala Michelsen.

De esta forma, no es de sorprenderse que las fusiones de reestructuración, como se les conoce, se sigan dando con el fin de capturar y lograr eficiencias.

Muchas ventajas

Las ventajas de las fusiones pasan por el tema tributario, administrativo y financiero. En el primero, si por ejemplo una de las empresas tiene costos y gastos que le dan un “escudo fiscal”, pero que no puede aprovecharse al máximo por no tener suficientes utilidades, al efectuar una fusión dicho escudo puede usarse plenamente, mejorando los resultados de las empresas fusionadas. En el aspecto administrativo, permite tener una mejor relación de la planta administrativa frente a los requerimientos de la empresa.

Recomendado: Meta Petroleum absorberá a Pacific Stratus Energy

Por otra parte, cuando una empresa tiene un mayor tamaño, esto le permite atraer un mejor talento; y, desde el punto de vista financiero, las fusiones normalmente permiten mejorar los indicadores al tener la posibilidad de utilizar con mayor eficiencia sus recursos y tener acceso a crédito más barato, por cuanto la entidad fusionada es un mejor “sujeto de crédito” que las individuales. Así las cosas, los movimientos al interior y fuera de las organizaciones se seguirán dando, pues las oportunidades que generan son amplias.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 530

PORTADA

Empresarios se enfrentan a la incertidumbre del proceso de paz

Aunque el Gobierno ha desestimado los riesgos, los empresarios han manifestado inquietudes en la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Además, hay tensión en el sector empresarial.