| 6/9/2016 12:00:00 AM

Metro y accesos urbanos, en la mira de constructoras extranjeras

Josep Piqué (Vicepresidente de OHL).

Una de las constructoras más grandes de España y Europa cuenta sus planes de expansión en Colombia. Le suenan grandes proyectos como metro y accesos urbanos.

Josep Piqué Camps fue uno de los hombres clave en el gobierno de José María Aznar. Su experiencia y conocimiento en asuntos económicos y empresariales lo llevaron a ocupar importantes carteras como Industria, Ciencia y Tecnología y Asuntos Exteriores. Hoy está un poco alejado de la política y más vinculado con el sector privado. Luego de dirigir entre 2007 y 2013 Vueling, una aerolínea de bajo costo, fue contratado por la gigante OHL, donde ocupa el tercer cargo en importancia de esta multinacional, es vicepresidente y consejero delegado.

Piqué fue uno de los invitados especiales a un foro organizado por la Fundación Euroamérica para hablar de las oportunidades comerciales entre Colombia y Europa. Dinero habló con él.

Ustedes se ganaron la concesión 4G Autopista Río Magdalena 2, ¿cómo va el cierre financiero, las licencias y la compra de los predios?

Estamos trabajando en ello. Creo que al final no va a haber ningún problema, pero son cosas complejas y difíciles. Lo que es claro es que ese no va a ser obstáculo y la obra se va a acometer. Nos preocupa un poco el tema de los plazos, debido a la obtención de todo tipo de permisos y el avance en las expropiaciones. La relación con las comunidades afectadas siempre será compleja y por ello eso requiere de tiempo y paciencia.

Lo cierto es que no hemos venido a tientas y sabíamos del tipo de realidad a la que nos íbamos a enfrentar. Pero quiero decirle que estamos haciendo obras muy difíciles y complejas en todo el mundo. Por ejemplo, el tren de alta velocidad entre La Meca y Medina en el desierto de Arabia Saudita, así como más de 200 kilómetros por debajo del estrecho del Bósforo (Turquía). En otras palabras, no nos asustan las obras difíciles, así que esta también la vamos a hacer.

¿Qué tanto les preocupa el trámite de las licencias con las comunidades?

Es un tema complejo. Pero es muy importante que se establezca un cierto nivel de complicidad, entendida en un sentido positivo- entre los poderes públicos y la iniciativa privada para abordar este tema. ¿Por qué? Pues porque los poderes públicos pueden tener un conocimiento más cercano sobre las ambiciones y peticiones de esas comunidades. Al mismo tiempo, pueden ayudarnos a identificar a los interlocutores más adecuados. Muchas veces no sabemos si nos estamos relacionando con los que debemos y a partir de allí ir muy de la mano de las autoridades.

Ustedes preparan propuesta para el tercer carril Bogotá- Girardot. ¿Cómo va eso?

Vamos a ir y vamos a por todas en ese proyecto. Vamos a ver si podemos ganar, es un proyecto que nos interesa enormemente. Estamos hace poco en Colombia, pero estamos creciendo. En las oficinas centrales de Bogotá tenemos ya unas 50 personas, pero en todo el país ya son cerca de mil trabajando para OHL. Además de eso estamos analizando todo tipo de proyectos. Unos grandes e importantes, pero igualmente los de menor dimensión, porque eso también nos permite reducir el riesgo. Esa diversificación en los proyectos es relevante para OHL. La instrucción a nuestra gente es que busquen los grandes proyectos, pero también los pequeños.

¿Qué es pequeño para ustedes?

Proyectos entre 50 y 100 millones de euros. Por debajo de 50 millones no compensa el esfuerzo en ingeniería y estudios. Esa diversificación es la que está en nuestro plan estratégico.

Usted en su presentación del foro mencionó el tema de la digitalización. ¿Eso cómo compagina con la construcción de vías?

Es algo que a primera vista parece contra-intuitivo. En el mundo de la ingeniería hay cada día más desarrollos de software sofisticados tanto para las fases de diseño como en la construcción y en la operación y mantenimiento. Esto va mucho más allá de los sistemas tradicionales de diseño asistido por computador. Ahora hay capas de protección para visualizar en tres dimensiones y en tiempo real hasta el detalle más mínimo de cualquier obra.

Eso implica la utilización de sensores muy sofisticados situados en las obras. Uno de ellos puede llegar a medir el más mínimo grado de flexibilidad de un puente o un viaducto o, incluso, la resistencia de un túnel. También se incluye la utilización de drones en los proyectos. En la concesión Río Magdalena ese tipo de equipos van a ser muy importantes porque hay sitios prácticamente inaccesibles. La impresión 3D y la utilización del big data son dos tecnologías adicionales que se cuentan en el tema de la digitalización.

¿A OHL le interesa el metro de Bogotá?

Siempre nos ha interesado. Estamos pendientes de cuál puede ser la decisión política, pero si se produce esa certidumbre, respecto a los calendarios y requerimientos técnicos, etc., nosotros estaremos muy interesados. Nos parece que es una anomalía que una ciudad del tamaño de Bogotá no tenga un metro. No recuerdo otra ciudad de esta dimensión sin metro.

El Concejo de Bogotá también acaba de aprobar un Plan de Desarrollo que incluye peajes urbanos y APP para ampliar los accesos a la ciudad. ¿Qué tanto les interesa ese negocio?

Nos interesa y tenemos experiencia en ese tipo de obras. Por ejemplo, en México tenemos una concesión con tecnología de vanguardia para el control del tráfico y de aplicación de peajes. Ahí podríamos colaborar y contribuir.

En su charla habló usted de las posibilidades comerciales en Estados Unidos. ¿Qué les interesa allí?

Le voy a contestar con una frase de nuestro director general de infraestructura: Como es obvio, Estados Unidos no es un país emergente, pero el sector de las infraestructuras sí lo es. Ese país tiene un déficit de infraestructuras enorme y es infinitamente inferior al que se dispone en Europa y España.

En Estados Unidos estamos muy atentos a esas oportunidades. En Nueva York, Florida, Texas y California actuamos como locales, gracias a compañías que hemos adquirido. Ahora pensamos hacer algunas cosas en Illinois y Connecticut.

Hay asuntos por destacar en ese mercado. Por ejemplo, las reglas de juego y los contratos son muy claros. También se puede empezar a ejecutar enseguida y con periodos de obra cortos; generalmente respetan la generación de caja en los proyectos y por todo ello es un mercado muy interesante.

También estamos muy esperanzados en algo que está empezando a entrar en ese país y son las APP. Eso en Estados Unidos es nuevo. Ellos se han dado cuenta de su enorme déficit de infraestructuras. Saben que no lo pueden abordar desde las finanzas públicas de los diferentes Estados y que por tanto tienen que movilizar la iniciativa privada.

En el sur de Estados Unidos hay una operación importante de Argos, ¿han pensado en buscar socios comerciales de este tipo para entrar allá?

¿Por qué no? Aparte de la división de construcción y concesiones, tenemos una división industrial y acabamos de ganar el contrato para construir una planta de producción en Antioquia para Cementos Molins, que es de España.

El mundo del cemento para la producción y las plantas es un escenario que nos es muy cercano y cualquier posibilidad de colaboración estaríamos dispuestos a analizarla.

¿Cómo alinear el plan de OHL para bajar deuda y seguir apostando a varios megaproyectos?

Es inevitable abordarlo simultáneamente, no podemos dejar de ser ambiciosos en la contratación. Al mismo tiempo somos muy rigurosos.  Se pueden correr riesgos y nos podemos equivocar, pero siempre debemos ser rigurosos. Estamos en un sector en donde los mercados penalizan a las empresas con deudas elevadas.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.