| 8/3/2017 12:01:00 AM

El éxito de la constructora Amarilo al salir de Bogotá

Amarilo alcanza muy buenos resultados gracias a su estrategia de diversificar su portafolio de proyectos en ciudades distintas a Bogotá. Ahora, la constructora quiere ir en el megadesarrollo Lagos de Torca.

Cuando las cosas se pusieron complicadas para el sector de la construcción en Bogotá, fueron muchos los empresarios de esta industria que buscaron oportunidades en otros segmentos y nuevas geografías.

Amarilo, una de las más grandes compañías en construcción de vivienda, hizo su tarea incursionando en otras ciudades y el éxito ha sido evidente. No sólo buscó proyectos en ciudades grandes como Barranquilla o Cartagena, sino que ahora entró con fuerza en ciudades intermedias como Villavicencio y en pequeñas como Cota, Sopó y Ricaurte. Justamente en esta última localidad ya ha vendido 2.000 apartamentos, lo que el presidente de la compañía, Roberto Moreno, considera un verdadero éxito. Según Moreno, Amarilo ha sido la primera gran constructora en llevar megadesarrollos urbanísticos a muchas de estas ciudades.

En Cartagena están adelantando el proyecto Parque Heredia, con 7.800 viviendas; en Barranquilla está su megadesarrollo Alameda del Río, de 24.000 viviendas y en Villavicencio está Hacienda Rosablanca, en el que serán construidas 7.500 casas nuevas.

En Soacha ya ha tenido éxito con Ciudad Verde, uno de los primeros megadesarrollos VIS en el país, gracias a la normativa expedida para facilitar este tipo de proyectos en todas las regiones de Colombia; ya se está pensando en una nueva etapa.

Foto: Roberto Moreno, presidente de Amarilo.

Claramente, tanto los resultados de Amarilo, que el año pasado dejó ingresos por $939.000 millones, como los del resto del sector, muestran que este ha atravesado por buenos momentos en los últimos años.

Por esta razón, muchos han manifestado preocupación por el boom de precios que hay y por la estabilidad del sistema.

Recomendado: La vivienda recibirá una inyección de $1 billón, ¿se reactivará?

Moreno se muestra tranquilo al respecto y señala que, como primera instancia, el país todavía tiene un déficit habitacional importante y, por eso, no solo es posible sino totalmente necesario que el sector siga creciendo.

Reconoce que ha habido sectores donde la oferta ha sobrepasado las expectativas, pero dice que en esos casos “no hay una burbuja de crédito, sino de equity”. Para él, pocas personas han comprado vivienda endeudándose; por el contrario, la mayor parte de los colombianos está comprando casa de contado y sin acudir al sector hipotecario.

Buena Política

Lo que ha permitido este comportamiento y que la demanda se mantenga sólida han sido los incentivos del gobierno en materia de subsidio a la adquisición y subsidio a la tasa de los créditos de vivienda.

“Esta ha sido una política contracíclica muy efectiva”, comentó el empresario.

Por eso dijo que este debe ser un tema para la próxima contienda electoral, pues los candidatos deben mostrar cuáles serán sus estrategias para mantener el ritmo de la construcción de vivienda en el país.

Para él, eso pone en evidencia la importancia de que la construcción de vivienda se reactive en Bogotá. El proyecto de Lagos de Torca es prueba de que la administración del alcalde Peñalosa marcha por buen camino en esta materia. Se trata de un desarrollo urbanístico que se extenderá a lo largo de una importante zona a la salida de Bogotá por el norte.

Puede interesarle: Las cuentas AFC ¿Un beneficio o una mala inversión?

El objetivo de política es proponer todos los incentivos necesarios, para que sea el propio sector privado el que desarrolle tanto la infraestructura básica como vías, alcantarillados, redes eléctricas, parques y todas las adecuaciones necesarias para iniciar la construcción de los proyectos dirigidos a los compradores privados.

Moreno señaló que ellos quieren participar y ya se están moviendo para conseguir los socios que podrían acompañarlos en esta iniciativa. Amarilo cuenta en esa zona con un lote importante de cerca de 97 hectáreas. El empresario espera que en este segundo semestre se concreten los aportes de todos los empresarios interesados en el tema, para que se pueda avanzar en las obras. “Si todo sale bien, en ese proyecto serán invertidos $2,2 billones solo en infraestructura. Si se le suma el valor de los terrenos que se entregan para la elaboración de vías y otras facilidades, eso podría llegar a $3,1 billones”, comentó Moreno.

Lo primero que se necesita para que Lagos de Torca comience de manera efectiva es que los empresarios interesados pongan los $800.000 millones que se emplearán en concluir el tramo de la Avenida Boyacá hasta Chía, la Avenida Guaymaral, la Avenida Jorge Uribe Botero y la Calle 200, junto con las obras de adecuación ya mencionadas. Cuando se dé este primer paso, arrancarán los proyectos de vivienda y comercio que se podrán desarrollar allí.

Los retos futuros

“La construcción tuvo su pico más alto en los últimos años durante el primer semestre de 2016”, señaló el empresario al advertir que, a pesar de la desaceleración de este año, el sector realmente sigue con una dinámica importante. De hecho, no obstante, en este primer semestre ha caído cerca del 23% frente al mismo periodo del año pasado, los niveles de construcción están dentro del promedio histórico.

Puede interesarle: La estrategia del sector de las edificaciones para ganar más terreno

Un tema que preocupa es el de los desistimientos por parte de compradores que consignan su cuota inicial en una fiducia y luego deciden no comprar vivienda, por distintas razones. Para Moreno, si bien se ha registrado un incremento en el nivel de desistimientos que hoy llega a 20% del total, este no es un problema, pues la demanda por la vivienda se mantiene vigorosa.

Para el empresario, es necesario volver a la visión de largo plazo para el sector, y casos como los de Lagos de Torca, Ciudad Verde o los desarrollos que se están adelantando en Barranquilla y Cartagena muestran que esa es una apuesta acertada. Insistió en que la política no puede cambiar en cada administración. “Es necesario planear con una visión de 20 o 30 años y que cuando cambie el gobierno no cambien los planes”, dijo.

La construcción es el sector que ha mostrado mayor dinámica. Si en 2016 hubo un récord de actividad, hay que tomar medidas para impulsar de nuevo a una de las verdaderas locomotoras del crecimiento; los buenos resultados de firmas como Amarilo muestran que lograrlo es un acierto que beneficia a todos.

Otras movidas de Amarilo

Además de incursionar en varias ciudades, la constructora también está desarrollando proyectos en Panamá y en el sector de centros comerciales. Ya cuenta con un poderoso socio internacional.

El año pasado llegó al grupo de accionistas de Amarilo el fondo de pensiones canadiense PSP Investments, que tiene 30% del capital de la compañía. La firma venía adelantando proyectos con el fondo, lo que implicó que entre 2009 y 2016 invirtieran US$220 millones conjuntamente. Esta relación dio como resultado la decisión del fondo de comprar una participación en las acciones de la compañía. Esto le ha dado una mayor fortaleza de capital a la constructora, con lo que puede apalancar mejor sus grandes proyectos. De otra parte, está construyendo viviendas en Panamá desde 2010. Otros proyectos clave son las inversiones en centro comerciales, bajo la figura de único dueño. El primer caso de éxito es Fontanar en Chía.

Recomendado: Sector de la construcción espera un repunte para el segundo semestre

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 523

PORTADA

¿Cómo llegó Jeff Bezos a convertirse en el hombre más rico del mundo?

Jeff Bezos, el fundador de Amazon, llegó a ser temporalmente el hombre más rico del mundo, lugar al que volverá más pronto que tarde. ¿Cómo lo logró?