| 11/27/2009 12:00:00 PM

Construcción: manos a la obra

La dinámica en ventas registrada en el último trimestre de 2009 por la industria de la construcción, tiene a los empresarios del sector revisando al alza sus proyecciones sobre inicio de obras para el año entrante.

El ciclo de la construcción arranca con una dinámica en las ventas de los proyectos, a la que sigue la reactivación de las licencias y el inicio de obras. "Hay que saber leer bien el ciclo: las buenas licencias de 2008 fueron buenas ventas de 2007, así como la caída en licencias de 2009 muestran el descenso en ventas de 2008", explica la presidente de Camacol, Martha Pinto de De Hart.

El optimismo ronda por las cifras de ventas que se registran desde septiembre, y que han generado sorpresa incluso en el propio sector. María Isabel Silva, presidente de la Lonja de Propiedad Raíz de Bogotá, explica que las ventas de vivienda nueva registraron a septiembre un crecimiento del 120% frente a diciembre de 2008, lideradas por la Vivienda de Interés Social (VIS) que crecía al 115%.

Por eso, el viceministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, anticipa un buen 2010. "El próximo año va a haber gran dinamismo en VIS y vivienda para estratos medios, alimentado por los macroproyectos en varias ciudades, los beneficios del subsidio a la tasa y los subsidios que otorgan las cajas de compensación", explica el funcionario.

Qué tan sostenible es esta tendencia y cuáles serán los escollos que enfrentará el sector son las grandes incógnitas. El viceministro Henao cree que el subsidio a la tasa de interés para la vivienda entre $67 millones y $166 millones está generando efectos muy positivos en el sector. También suma la tendencia a la baja en la tasa de crédito hipotecario, impulsada por los recortes de tasas del Banco de la República.

Hasta el 22 octubre se habían asignado 22.953 subsidios, de los 85.000 previstos hasta junio de 2010, cuando podrían agotarse los $840.000 millones destinados por el Gobierno. El impacto en las ventas de esta rebaja en la tasa es evidente: mientras de octubre de 2008 a marzo de 2009 se vendieron 29.101 viviendas en cinco departamentos que concentran el 60% del mercado colombiano (Cundinamarca, Antioquia, Caldas, Valle y Risaralda), para el periodo de abril a septiembre las ventas en esta misma región llegaron a 43.899, es decir 51% más.

Llegan los proyectos

Luego de un 2009 que algunos constructores califican como "flojo", los empresarios de la construcción están retomando el ánimo para 2010. Gabriel Díaz, presidente del Grupo Empresarial Oikos, asegura que "siempre que las crisis no sean muy profundas, resultan favorables para el sector porque las cosas no pueden subir indefinidamente, eso no es conveniente para nadie". Para el próximo año esta compañía tiene proyectos en sus cuatro líneas de negocios: titularización inmobiliaria, bodegaje, arrendamiento inmobiliario y construcción. La empresa trabaja en diez proyectos que incluyen tres terminales de carga y siete proyectos de oficinas y apartamentos, para todos los estratos.

El gerente de la constructora Apiros, Jorge Luis López, es optimista frente a la perspectiva de 2010, pues su compañía planea desarrollar dos ciudadelas de 4.000 Viviendas de Interés Prioritario (VIP), al sur de Bogotá, así como también en proyectos para estrato 4 en Cali y Bogotá.

Amparo Polanía, presidente de Constructora Colpatria, explica que hoy su compañía avanza en proyectos de infraestructura, como el terminal de carga del Puerto de Buenaventura; la segunda calzada Bogotá-Girardot-Ibagué; en una obra vial del área metropolitana de Cúcuta; la construcción de la Cárcel Picaleña en Ibagué y en el desarrollo de parques industriales en Mosquera (Cundinamarca) y Girardota (Antioquia). En vivienda, participa en macroproyectos -bajo el concepto de ciudades dentro de la ciudad- en Bogotá, Cundinamarca y Antioquia; y en proyectos de vivienda en Bogotá, Cali, Medellín y Cartagena. En otras edificaciones está presente en el desarrollo de grandes superficies para retail, hoteles y centros educativos.

La constructora Prodesa desarrollará el próximo año cuatro proyectos clave: uno de 1.000 viviendas VIS en Suba; el Plan Parcial San Felipe en el municipio de Mosquera, con 3.000 viviendas VIS; El Arrayán en Cota, que implica el desarrollo de 80 hectáreas para viviendas de estrato 4 al 6 y 300 apartamentos de estrato 5 en Ciudad Salitre. También espera terminar Puerto Central, un proyecto logístico al lado del Aeropuerto Eldorado.

Pedro Gómez, por su parte, tiene entre sus proyectos más visionarios la ciudadela La Felicidad, que se desarrollará por etapas en diez años e incluye vivienda, centros comerciales, centro hospitalario y parque. Adicionalmente desarrollará proyectos de vivienda en estrato 6 y planea nuevos centros comerciales en ciudades intermedias.

Para 2010, la constructora Ospinas planea terminar su centro comercial Centro Mayor, al sur de la ciudad, en marzo, con una inversión de $280.000 millones y dará inicio a Titán Plaza, en el noroccidente, en alianza con Cusezar, en un proyecto de US$ 350 millones. En vivienda, desarrolla los proyectos Ventura Reservado en Cúcuta y Plaza Caribe en Cartagena.

Amarilo, por su parte, acaba de arrancar uno de los proyectos más ambiciosos en Bogotá en VIS y VIP. Se trata de Ciudad Verde, que tendrá un desarrollo en seis etapas a diez años y generará ventas por $2 billones. Este macroproyecto, en inmediaciones de Soacha, contará con zonas verdes, colegios, hospitales, centro comercial y centro de negocios. La entrega de la primera etapa, con 6.000 viviendas, se hará en el primer semestre de 2010.

Martha Cala de Sorzano, gerente comercial de Amarilo, destacó que el subsidio a la tasa contribuyó de manera definitiva con el fortalecimiento que hoy registran las ventas de vivienda.

Pero la buena perspectiva enfrenta un lunar: las demoras en trámites, como licencias de construcción, planes parciales y planes zonales. Sandra Forero, directora de Camacol Bogotá, explica que solo en la capital se deben realizar 72 trámites en 19 entidades que pueden demorar la cadena de la construcción alrededor de 22 meses. Incluso, hay 38 planes parciales archivados. "Necesitamos que los proyectos puedan empezar rápido", dice, al llamar la atención sobre la urgencia de que Bogotá acelere estos procesos, pues esta ciudad mueve el 45% de la construcción de todo el país y, si se frena, el sector se afecta.

El camino parece despejado para la construcción el próximo año. Aunque nadie apuesta por un año con resultados similares a 2007, la dinámica sí aliviará las tensiones que vive el sector.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?