| 5/26/2016 12:00:00 AM

Groupe SEB reorganiza la casa para consolidar Imusa

Consolidar la marca Imusa dentro y fuera del país está en los planes de Groupe SEB y, para lograrlo, adelantó una reorganización industrial que le permitirá ser más eficiente y ahorrar costos. Esta es la historia.

Doblar las exportaciones, fortalecerse en el negocio de pequeños electrodomésticos y consolidarse en el mercado interno son prioridades del Groupe SEB Colombia –dueño de la marca Imusa– para los próximos años.

Con estos planes definidos, la empresa inició un proceso de reorganización industrial que culminó en marzo pasado e implicó el traslado de la planta especializada en la producción de artículos de plástico –ubicada en el municipio de Copacabana, Antioquia– a Rionegro, en el mismo departamento. La decisión de cambiar la ubicación de esta factoría obedece a un tema logístico y de reducción de costos.

Estos cambios le permitieron al conglomerado francés agrupar la fabricación de productos plásticos con los de aluminio, lo que le genera ahorros de 10%.

El traslado de la planta fue complementado con un nuevo centro de distribución de productos de aluminio, ubicado también Rionegro, el cual tiene capacidad para 11.000 posiciones de almacenamiento.

Juan Guillermo Sánchez, presidente de la organización, señala que un aspecto clave es que este centro fue diseñado con un sistema autoportante; es decir, que los propios racks de almacenamiento soportan los techos, lo cual facilita cualquier proceso de expansión, además de ofrecer condiciones favorables en tiempos de construcción y costos. En estas dos iniciativas la empresa realizó una inversión de $30.000 millones.

El lote de Copacabana, en donde funcionaba la fábrica de plásticos, será vendido con la idea de que se le dé un uso comercial o residencial, pues su ubicación es propicia para este tipo de proyectos, considera Sánchez.

Desde Rionegro, Groupe SEB Colombia fabrica toda su línea de cocción que, dice Sánchez, es líder en el mercado y representa 55% de las ventas totales de la empresa, que el año pasado fueron de aproximadamente $330.000 millones. Este portafolio incluye calderos y sartenes –de los cuales fabrica 19 millones al año– en diferentes tipos de materiales y ollas a presión, de las que elabora un millón de unidades cada año. También fabrica productos plásticos como termos y contenedores de alimentos, entre otros.

Los productos de la compañía son comercializados a través de diferentes canales, entre ellos 22 tiendas propias que operan bajo la marca Home & Cook y están ubicadas en las principales ciudades del país.

Más ventas al exterior

Cada una de las estrategias implementadas apunta en una misma dirección: consolidar la operación de la organización en el mercado interno e incrementar las exportaciones. El año pasado Groupe SEB creció a dos dígitos, desempeño soportado principalmente por el mercado doméstico en donde hoy comercializa 85% de la producción.

En materia de exportaciones, la empresa experimentó dos situaciones diferentes. Por un lado, logró consolidar ventas a Brasil a través de las filiales del grupo en ese país y, por otro, se registraron afectaciones en mercados como el ecuatoriano, donde, debido a restricciones impuestas por el gobierno, las ventas se redujeron a la mitad. Así, luego de exportar alrededor de US$4 millones en 2014, el año pasado la cifra se redujo a US$2 millones. A esto se suman las dificultades con Venezuela.

Estas circunstancias llevaron a la empresa a acelerar sus planes para aumentar sus ventas en otros mercados como Panamá y Puerto Rico de forma directa, además de desarrollar negocios con el grupo en Estados Unidos, México y Francia, a donde se llevan principalmente productos de cocción como ollas, sartenes y calderos.

Groupe SEB, que genera en el país 900 empleos directos, tiene otro as bajo la manga. Se trata de pequeños electrodomésticos como licuadoras y ventiladores que, según Sánchez, tienen grandes oportunidades en los mercados más cercanos. Estos productos son elaborados en una planta ubicada en Cajicá, Cundinamarca, bajo la marca Samurai y su producción anual alcanza 1,5 millones de unidades.

La empresa prevé duplicar sus exportaciones en tres años. En este momento la cifra es de US$15 millones. En los planes de la empresa está recuperar las ventas a Venezuela y superar la carrera de obstáculos que ha impuesto el gobierno ecuatoriano para, de esta forma, consolidarse nuevamente en ese mercado.

En este proceso, un aspecto clave será la innovación. “Colombia se ha vuelto foco para la investigación y desarrollo de artículos plásticos para el grupo, y por eso hay líneas de productos como los herméticos, que ya se exportan a Francia”.

Innovar resulta determinante en un mercado que viene creciendo, pero que se ha comoditizado, por lo que obliga a desarrollar productos que sean diferentes y le generen valor agregado a los consumidores.

Dólar en doble vía

Dado que la empresa no es una gran exportadora, no le ha podido “sacar el jugo” a la tasa de cambio como quisiera. Además, el proceso de devaluación también la impacta de forma negativa, porque no solo importa 15% de lo que vende en producto terminado, sino que también debe comprar en el exterior algunos de los insumos necesarios para elaborar sus productos, como los motores para las licuadoras.

En medio de una coyuntura en la que el sector no crece a tasas más altas porque la devaluación ha hecho que sus productos se encarezcan, la empresa proyecta un crecimiento de 10% para este año.

Con sus cartas destapadas, Groupe SEB se la juega para seguir creciendo y consolidándose en un mercado en el que la competencia cada día es mayor, pero en el que la marca Imusa se conserva como la más tradicional… ¡De toda la vida! .

Temor a los tributos

Como sucede con gran parte de los empresarios, el tema tributario es un aspecto que preocupa a Juan Guillermo Sánchez, debido al impacto que tiene en el desarrollo de su actividad industrial. A su juicio, un aspecto inquietante es que las empresas multinacionales con frecuencia evalúan los mercados que les ofrecen mejores condiciones y facilidades para invertir y ahí es donde el país corre el riesgo de ahuyentar las inversiones. A esto se suma que una nueva reforma tributaria puede impactar el consumo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?