| 9/10/1999 12:00:00 AM

Consolidación en el cable

Las empresas de televisión por suscripción van a experimentar un proceso profundo de consolidación. Sólo quedarán las más fuertes.

La industria de la televisión por suscripción como existe hoy tiene sus días contados. Lo que viene en los próximos años en Colombia es el surgimiento de un negocio completamente diferente, con actores nuevos, tecnologías de vanguardia y una oferta de servicios que quizá nadie alcanza a imaginar del todo.



"En el medida en que la información en audio y video toma forma digital, las diferencias entre televisores, VCR, equipos de CD, computadores personales, teléfonos y juegos electrónicos desaparecen. Los PC pueden responder el teléfono, tocar música transmitir programación de video... los teléfonos pueden transmitir video. Todos estos aparatos tienden a convertirse en productos electrónicos inteligentes capaces de las más novedosas funciones", dice Paul Allen en su sitio de la red. Allen es socio de Bill Gates en Microsoft y uno de los inversionistas más activos en el mundo de los nuevos medios.



Esas fuerzas globalizantes no tardarán en llegar a Colombia y afectar directamente a la industria de la televisión por suscripción. De hecho, las principales empresas de cable en Colombia están en la jugada de la convergencia: TV Cable de Bogotá fue una de las primeras empresas en Colombia en tender redes de fibra óptica y en ofrecer televisión y acceso de alta velocidad a internet, utilizando la misma red y seguramente muy pronto podría estar en capacidad de ofrecer líneas telefónicas. EPM también está en el proceso acelerado de tender fibra óptica y Cableunión, un conglomerado del occidente del país, tiende 10 kilómetros de fibra óptica por día.



Todos le apuestan a un futuro en el que, con las redes instaladas, será muy fácil llevarle a la gente todos los servicios de televisión, telefonía, internet, juegos y otros por la misma red.



"Imagine el potencial de una empresa que pueda llevarle los mismos servicios que hoy se contratan con diferentes compañías y a un precio mucho más bajo por las enormes economías de escala y alcance que se pueden lograr", dice Lina María Echeverri, gerente de EPM Televisión.



En menos de dos años, la televisión por cable en Colombia va a ofrecer mucha interactividad de manera que el usuario podría adecuar el servicio a sus gustos específicos y recibir una mezcla de video e internet, lo que representa todo un desafío para la publicidad. En suma, la experiencia de la televisión va a cambiar de manera radical.



La nueva licitación



Pero a ese futuro prometedor del one stop shopping debe antecederlo un proceso mucho más local y complejo: la formalización o legalización del mercado de la televisión por suscripción. El pasado 3 de agosto, la Comisión Nacional de Televisión (CNTV) cerró la mayor licitación de televisión por suscripción de los últimos años en Colombia. Se presentaron 153 propuestas para operar empresas de cable en las tres zonas más importantes del país (centro, occidente y norte) y casi todos los municipios del país.



Sin embargo, no todos van a caber en el mercado. La CNTV pretende entregar cuatro licencias por cada zona y por lo menos dos por municipio. Pero el mercado será el que finalmente determine el número de operadores.



El objetivo primordial de esa licitación es lograr que muchas empresas ilegales se formalicen, lo que tiene implicaciones de fondo en las relaciones Colombia-Estados Unidos, por el tema de los derechos de autor. La situación del país es dramática: de los 4,5 millones de suscriptores de televisión que se estima hay en Colombia (frente a un potencial total de 6,0 millones de hogares), apenas el 5% (unos 225.000) están suscritos a empresas legales, es decir, pagan la tarifa real que cubre los costos del sistema y la rentabilidad de las empresas. Todo el resto es informalidad.



La CNTV espera que las grandes organizaciones que operan de manera informal, sin pagar los derechos sobre la programación ni las contribuciones a la misma CNTV, queden legalizadas con la licitación. Pero, ¿quién obligará a esos empresarios a entrar al negocio con las reglas de juego de ley? ¿Quién obligará a que esos 4,2 millones de familias paguen por lo menos el doble por su servicio de cable, por el impacto que tendrá en costos el hecho de formalizarse?



Las cifras del cable



El mercado actual de televisión por suscripción representa una facturación anual de $460.000 millones.



Se estima que 4,5 millones de hogares en Colombia tienen acceso a algún tipo de televisión por suscripción. El potencial total es de 6,0 millones de hogares, lo que indica que el mercado estaría cubierto en un 75%. Hay saturación, pero los precios actuales no son los correctos porque existe una informalidad del 95%. Si la licitación lograra formalizar todo el mercado de cable, el potencial de 6 millones de hogares podría generar una facturación anual de $1,5 billones.



Un reto



El proceso no será fácil y ése es el gran reto de la CNTV y de los nuevos empresarios que entren a un mercado relativamente saturado, aunque a los precios incorrectos. Las cifras de la televisión por cable en Colombia son más o menos las siguientes: hoy la facturación total de la industria se estima en $460.000 millones que corresponde a los 4,5 millones de suscriptores que existen y que pagan en promedio $8.500 mensuales por el servicio.



Pero ese valor no es ni la mitad de lo que debería costar el servicio, si se consideran los costos de la programación, los pagos a la CNTV equivalentes al 10% de la facturación por el servicio, la publicidad y las inversiones que demanda el crecimiento del negocio. Un valor más ajustado a estándares internacionales sería el de $21.500 por el servicio mensual, lo que indicaría que el hueco en el mercado se acerca a los $700.000 millones, de los cuales la CNTV estaría dejando de percibir unos $70.000 millones por año.



El proceso de legalización seguramente será paulatino y por lo pronto los nuevos empresarios de la televisión por suscripción tendrán que contar con que algunos miles de hogares de estratos 1 y 2 se van a salir y tendrán que concentrarse en familias de ingresos medios. El mercado aún no cubierto se estima en 1,5 millones de familias en todo Colombia.



Los nuevos jugadores



Lo que se avecina en Colombia es además un proceso de consolidación del negocio de la TV por suscripción alrededor de tres o cuatro grandes operadores que logren la masa crítica necesaria para hacer viables y rentables las inversiones. La atomización en múltiples operadores pequeños debe acabarse porque las características del negocio, por sus sinergias con las telecomunicaciones y por las inversiones que se requieren en tecnología, indican que la televisión por suscripción, o mejor, los servicios de voz, video y datos por suscripción, son un mercado para grandes jugadores y no precisamente sólo para inversionistas locales.



Las movidas estratégicas de las diferentes empresas dejan claro para dónde va el negocio. TV Cable de Bogotá está a punto de ser adquirida por Telefónica de España o TCI, según se sabe. EPM ha ido comprando telefónicas locales para acceder a los hogares con el potencial de ofrecer paquetes completos que sin duda incluirían entretenimiento; un gran operador internacional seguramente se quedará con la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), lo que significa el acceso de ese jugador al mercado de la capital.



Además, hay un nuevo grupo en consolidación. Se trata de Cableunión, un consorcio formado por Cablesistema de Medellín (del grupo Makrocómputo que controla el mercado de Microsoft en Colombia), Avanti de Pereira del empresario Habib Merhed y el grupo de La Patria de la familia Gómez en Manizales. El consorcio tendría un mercado de medio millón de familias, contadas a partir de las zonas que ya tienen cableadas y sería el principal operador de cable en Colombia, seguido por TV Cable en Bogotá. La CNTV espera, además, que Cableunión sea la empresa que agrupe a gran parte de los informales que operan hoy.



Una mirada al futuro



La mezcla de tecnologías que convergen en la televisión por suscripción lleva a globalizar la industria de manera acelerada. Esto indica que las ventajas competitivas críticas para sobrevivir estarán dadas por acceso a grandes capitales y enormes poderes de negociación para comprar los paquetes de contenido (datos, video, voz) que luego se transmiten por las redes. Esos poderes de negociación se logran únicamente cuando las empresas alcanzan masa crítica, desde el punto de vista de usuarios, masa que posiblemente no se concreta en mercados como el colombiano. Y este análisis indicaría que la televisión por cable es sólo un servicio más del gran juego de las telecomunicaciones dominado por las transnacionales de gran alcance como AT&T, Telefónica, TCI, Microsoft, o las múltiples alianzas entre ellas. El éxito de las empresas locales estará basado en su capacidad de acceder a esas grandes consolidaciones internacionales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?