| 4/29/2005 12:00:00 AM

Conectados con el mundo

Los portátiles ganan terreno frente a los computadores de escritorio, una tendencia mundial que ya se nota en Colombia. La conectividad disparó el negocio.

En 2 años, según International Data Corporation (IDC), los portátiles les quitaron 5,3 puntos de participación del mercado de PC en Colombia a los computadores de escritorio. Aunque estos últimos siguen generando en el país -de lejos- los mayores volúmenes de ventas para las compañías del sector, el repentino auge de los equipos inalámbricos cambió el negocio local y lo sintonizó por fin con las tendencias globales. Sin duda, en adelante cualquier crecimiento en la industria estará dado por el dinamismo que muestre el segmento.

La dimensión del potencial que tiene el negocio en Colombia -y en América Latina, en general- está dada por la comparación con países como Estados Unidos, donde el número de 'computadores móviles' vendidos ya supera al de sus antepasados directos (55% y 45%, respectivamente), mientras que en Colombia la proporción actual es de 14-86, y supera al promedio latinoamericano.

Por eso, las marcas fabricantes no ahorran esfuerzos para ganar participación en el que es hoy quinto mercado de PC en la región y tercero en el segmento de portátiles (en volumen), trayendo lo último en tecnología al país y lanzando ofertas cada vez más robustas en lo que a propiedades técnicas se refiere, pero más 'livianas' en peso, tamaño y precio. Todas, con una característica en común que en estos equipos no admite variaciones: la conectividad. De ahí, el auge del segmento en estos últimos 2 años. Porque ese punto era el que faltaba para cerrar la brecha entre computadores portátiles y no portátiles, ya que a pesar de los avances tecnológicos (y la disminución de precios), el cable físico parecía indestronable y, por tanto, los equipos de escritorio, irreemplazables. Sin embargo, la consolidación en el último tiempo de las tecnologías inalámbricas logró equiparar las funcionalidades de ambos -con ventaja para los equipos tradicionales, pero cada vez menor- y puso la competencia 'cabeza a cabeza'.

El portátil logró de esta manera ir más allá de ser un simple símbolo de status y pasó a convertirse en la verdadera herramienta de productividad y entretenimiento que siempre buscó ser. "Los precios y las configuraciones han venido acercándose y de ahí la migración de usuarios de desktop a notebook. En Colombia, el número de unidades vendidas se duplicó en los últimos 2 años, y los volúmenes se mantuvieron, a pesar de la terminación de la exención del IVA al finalizar 2003, para los equipos de mano de hasta US$1.500", afirma Carlos Villate, gerente general de IDC en el país.



Estrategias sin cables

"Hoy 8 de cada 10 portátiles vendidos se compran con la intención de utilizar algún tipo de tecnología inalámbrica, pues la comunicación con otros dispositivos aumenta la productividad y ahorra costos a las empresas", anota Carlos Navas, gerente de thinkpad, de IBM Colombia. La compañía ofrece como valores agregados al segmento corporativo sus sistemas propios de seguridad -factor crítico del negocio- y la capacidad de la organización para ofrecer soluciones integrales 'on demand'.

A medida que los precios caen -el promedio hace 4 años estaba en US$4.000 la unidad y hoy oscila en US$1.600, con la ayuda adicional de la revaluación reciente del peso-, las barreras de acceso a la tecnología de los portátiles desaparecen y cobran importancia nichos que hasta hace muy poco no eran contemplados para impulsar el crecimiento del segmento, como las pyme y los universitarios.

"Vemos clara la tendencia hacia que los portátiles se conviertan en 'el computador' de las personas, pues hacen parte de su trabajo y estudio, pero también del entretenimiento en su hogar. No en vano, nuestros portátiles VAIO crecen por encima del 20% en el país, jalonados por estudiantes universitarios y pequeñas y medianas empresas", explica Jaime Martínez, de Sony Colombia. La multinacional busca posicionar el computador como una máquina de entretenimiento.

"El crecimiento es parejo, tanto en el segmento empresarial como en el de consumo, aunque el primero es más grande. Nosotros ganamos participación de mercado, gracias a la eficiencia en precio que nos permite nuestro canal de venta directa -por teléfono e internet-, el cual a su vez nos da la posibilidad única en el mercado de configurar equipos al gusto del cliente", comenta Simbad Ceballos, gerente de Dell en Colombia. Esta marca, segunda del mercado (23,6%), tiene entre sus principales focos comerciales a las pyme.

"En nuestro caso, somos dueños de la tecnología. De hecho, fuimos la primera empresa en desarrollar un computador portátil y lanzarlo al mercado hace 20 años. Además, desarrollamos componentes y, por eso, estamos seguros de ofrecer lo último en tecnología", asegura Gonzalo Novoa, gerente de territorio Colombia-Ecuador de Toshiba. Esta compañía tiene en el mercado un equipo que pesa 1,04 kilos.

Las estrategias hoy son más segmentadas. "Claramente, los estudiantes requieren portátiles y, por eso, en febrero pasado hicimos una promoción para ellos, con buen precio y acceso inalámbrico, regalándoles además el morral para guardarlo", dice María Claudia Sin, gerente de categoría consumo de computación personal para Colombia y Venezuela de HP. Esta marca, líder del mercado local (48,6%), ofrece valores agregados como pólizas de seguros contra robo y accidentes.

La tendencia es clara hacia la consolidación de los portátiles en el mercado colombiano, quitándoles cada vez más participación a los computadores de escritorio mediante una gestión de ventas de las marcas muy enfocada en la asesoría, las facilidades de financiamiento y actualización (planes de recambio o leasing) y la diversificación de canales de distribución (retail, almacenes especializados e internet) para llegar con mayor eficacia al consumidor. La conectividad está haciendo el resto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?