| 8/3/2007 12:00:00 AM

Con tinta para rato

A pesar de la fuerza de internet y de los malos augurios para los periódicos, los números de la industria muestran que hay de dónde cortar y armar por mucho tiempo.

Las versiones on line de los periódicos alrededor del mundo muestran crecimientos de dos dígitos porcentuales en lectores, y se cuentan por millones. Hace unas semanas salían los reportes en el Reino Unido y hablaban de que tan solo entre The Times y el Sunday Times logran 9,4 millones de lectores a través de internet en un mes (usuarios únicos); casi el triple de sus lectores de las versiones impresas. Igual sucede con sus ventas de publicidad on line, que crecen dos dígitos cada mes desde hace un par de años.

Algunos blogers y analistas de negocios se trepan en los espigados resultados del mundo virtual y anuncian, con un poco más de seguridad cada día, la muerte de los periódicos: piensan en la lápida para la información diaria en papel frente a las tropas frescas de las versiones virtuales de la prensa.

Esto podría hacer que resulte sorprendente la puja del grupo mediático News Corp. —el dueño de The Times y Sun, y de la cadena Fox y MySpace— por quedarse con el grupo estadounidense Dow Jones, propietario de la joya The Wall Street Journal por un valor de US$5.000 millones. Y resulta que es solo la punta del iceberg de las adquisiciones de periódicos alrededor del mundo; porque se aglutinan casos llamativos como el del grupo francés de artículos de lujo Louis Vuitton, negociando con el británico Pearson para la compra del periódico económico francés Les Echos; el caso del Grupo Vocento en España con la compra del periódico gratuito Qué!, buscando el liderazgo nacional sobre Unidad Editorial que, con la compra de Recoletos, había desplazado al Grupo Prisa. Y en el caso colombiano, lo que sucede alrededor de El Tiempo. Todos, casos que van en contravía del desahucio que muchos le firman para la industria.

Pero para entender la lógica de tanto interés por los periódicos, bien llegan las estadísticas de la Asociación Mundial de Periódicos (WAN por sus siglas en inglés) y los resultados del sondeo entre editores de todo el mundo hecho por Newsroom Barometer 2007 y por la consultora Zogby International con apoyo de Reuters.

Este muerto está muy vivo.
WAN habla de que la difusión de diarios de pago y diarios gratuitos reunidos aumentó un 9,95% en cinco años y un 2,36% en un año, en 2005, el período más reciente para el cual se dispone de la totalidad de las cifras de los asociados en el mundo (representa a más de 18.000 publicaciones en los cinco continentes). Agrega que el número total de diarios pagos en todo el mundo superó por primera vez en la historia la cifra de 10 mil, pasando a 10.104; en tanto registra que la difusión de diarios gratuitos creció a más del doble de 2001 a 2005, pasando de 12 millones de ejemplares en 2001 a 28 millones en 2005, un aumento del 137%.

"Lo que estamos viendo contradice absolutamente la idea(...) [de que] los periódicos están viviendo sus últimos momentos" dice Timothy Balding, director general de la WAN con sede en París. "Pese a que todos los ojos están puestos en el desarrollo digital, los productos impresos también están transformándose. (...) existe una proliferación de nuevos tipos de periódicos, dirigidos a nuevos nichos de público, que generan modalidades creativas de marketing y distribución", afirma.

Por su parte, Zogby International habló con editores de 435 periódicos alrededor del globo y, entre otros temas, abordó el de su visión de la industria en 10 años. El 85% se mostró 'algo optimista' o muy 'optimista' sobre el futuro de sus medios. Sobre los contenidos, más del 60% piensa que la opinión y el análisis crecerán en importancia como estrategia, y el 75% piensa que la interactividad entre su medio y los lectores es positiva para la calidad del periodismo. "Los periódicos tienen mucho que ganar si se convierten en plataformas para el diálogo," dice al respecto Anders Goliger, director adjunto de información, del Göteborgs-Posten, de Suecia. "Internet cambió el modelo de la comunicación en los medios. La gente no quiere únicamente oír lo que decimos. También quieren que los oigamos a ellos.", complementa Grzegorz Piechota, director de proyectos especiales, de Gazeta Wyborcza, de Polonia.

Dividirse para abarcar
Para la mayoría de los analistas de la industria y los editores, la versión digital y la impresa están llamadas a trabajar como socias, no son enemigas a muerte. Puede ser que, como sucedió con la sentencia contra el papel a la llegada de internet, el crecimiento de los periódicos virtuales o las versiones digitales de los impresos, solo sean una reacción de la forma frente al contenido: crecen el volumen y los flujos de información, y con ellos se diversifican y especializan los medios que las transportan y construyen. Así que hay, y seguro habrá juego para todos. Crecen los tipos de contenido y a partir de la demanda se determina la mejor forma para satisfacerla: virtual o impresa.

Los periódicos pueden, con sus lectores cautivos, ser la base de arranque para nuevos productos impresos y virtuales, gratuitos y de pago. Jim Brady, editor ejecutivo de washingtonpost.com, dice al respecto que en la versión digital "[ofrecen] más cobertura tecnológica —como un blog sobre ciberseguridad—, y en lo que respecta a actividades artísticas o espectáculos locales, nos centramos en los bares y clubes en lugar de, por ejemplo, la música clásica". En la actualidad, washingtonpost.com tiene ocho 'gurús', que crean blogs y chatean con los lectores sobre dónde comprar un traje bueno y barato, o dónde pasar una noche especial. Servicios y contenidos que complementan las noticias de último minuto, que desaparecen lentamente del impreso.

Entre tanto, la estrategia de nichos de especialización es la que los analistas piensan como vital para los impresos. "Ya no necesito el Washington Post para tener información del clima, resultados deportivos o las principales noticias del día, pero es seguro que espero su punto de vista a profundidad sobre lo que está ocurriendo en Irak o cómo va la campaña presidencial", dice al respecto Kevin Werbach, profesor de derecho y ética empresarial de Wharton.

La idea es que las salas de redacción terminen concentradas en diversos productos, no en uno solo grande con mucho contenido general. Esa fue la jugada del tradicional diario alemán Die Welt, para el cual su director Jan-Eric Peters, decidió crear un hermano menor: el tabloide Die Welt Kompakt. "El lanzamiento de Die Welt Kompakt aumentó nuestra circulación un 10% el año pasado (2006) y pudimos acceder a diferentes grupos de lectores", dijo Peters, subrayando que no sólo se diferencian por su tamaño, sino que "mientras que Die Welt pone el foco en el análisis, el Welt Kompakt pone énfasis en las noticias". Además de un precio reducido de 50 centavos, estas características han convertido el nuevo periódico en uno muy atractivo para los jóvenes con buena educación e ingresos relativamente altos, el objetivo del nuevo producto.

¿Cuáles son las causas de este éxito, se pregunta el último reporte del Foro Mundial de Editores (WEF), Trends in Newsrooms 2007, "de alguna forma, Peters inventó la sala de redacción multi-periódicos", se responde en el documento. El secreto de la supervivencia estará en la innovación frecuente y en la capacidad para tener varias propuestas circulando simultáneamente. 'Divídete y vencerás' parecen concluir los expertos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?