Dinero.com Revista Dinero

Carlos Slim, el hombre más rico del mundo, es dueño de América Móvil, propietaria de Claro, marca que consolidó los servicios de Telmex y Comcel. Hoy Claro está en el ojo del huracán.

| 9/13/2012 10:41:00 AM

Comprando tiempo

Claro, la empresa del magnate Carlos Slim, tiene en vilo la concesión más importante de telefonía celular de los últimos años: el espectro para 4G.

La gran preocupación es que esa situación se traslade al mercado de 4G, cuyo desarrollo dependerá en gran parte de las reglas que se den en la asignación de espectro y la subasta.

Para el Gobierno, la situación también es muy compleja pues no solo se comprometió a adelantar este proceso –clave para lograr la meta de los más de 8 millones de conexiones a internet que está planteada hacia 2014– sino que deberá proponer soluciones a la concentración de Claro en el mercado de voz celular, cuando hoy todavía está sobre la mesa la recusación que hizo en su momento Comcel a Carlos Rebellón, director de la CRC.

La historia

“El problema que tenemos hoy en día no es de megahertz o de espectro. Es totalmente distinto: es un problema de competencia”, dice Marc Eichmann, presidente de Une.

A lo que se refiere Eichmann es a hechos que hoy tienen enfrentadas a las empresas de telefonía contra Claro, y que los senadores Laserna y Robledo están mirando con lupa. Incluso, ya plantearon dos propuestas: que Claro no esté involucrada en la subasta de espectro y la posibilidad de avanzar en un proyecto de ley que impida las prácticas monopolísticas.

¿Cuáles son esos hechos? Uno, que Colombia es el segundo país en el mundo con mayor índice de concentración de mercado de celulares, solo superado por México; dos, que la red de Claro estaría sobrerremunerada, en cerca de $600.000 millones anuales; tres, que la disfuncionalidad del sector en México -donde las empresas de Carlos Slim lideran el mercado- golpeó el bienestar de los ciudadanos en US$129.000 millones entre 2005 y 2009 y en Colombia esa cifra, según Laserna, en 2011 llegó a US$3.000 millones; y finalmente, que utilizando figuras jurídicas, Claro ha logrado dilatar la implementación de medidas en su contra, como la recusación contra el Director de la CRC porque él trabajó en Une y estando allí recomendó la medida de los cargos asimétricos.

“Si construimos el futuro sobre las bases que hay en este momento, seguramente tendremos un monopolio de datos en el país dentro de muy poco tiempo”, dice Eichmann.

Juan Carlos Archila, el presidente de Claro, defiende su empresa. Según él, la compañía tiene un liderazgo marcado en el negocio de voz móvil en particular, pero no es un monopolio porque hay seis competidores en el mercado. “Además, se piensa en monopolio, pero no dictamos las condiciones de mercado y la empresa no tendría motivación para ofrecer las tarifas más bajas en la región”, dice.

Lo que viene

El Gobierno tiene para discusión seis escenarios en los que se está moviendo con el fin de tomar las decisiones sobre la subasta y adjudicación del espectro. “Va a venir todo al tiempo. El tema de la asignación como el de la posición de dominio están absolutamente relacionados, y van a salir antes de finalizar el año”, dice el ministro Diego Molano. “Solo habrá un escenario que se escogerá y no necesariamente puede ser uno de los que está, puede ser uno nuevo”, dice.

La Superintendencia de Industria y Comercio, con relación a la subasta, señala en un documento “que los mecanismos propuestos resultan insuficientes para generar un cambio estructural en el mercado y que en los escenarios propuestos podría incluso agudizarse el nivel de concentración del sector”.

Hay escenarios en los que se plantea la posibilidad de que Claro no esté en la subasta. “El efecto para la empresa sería devastador. Pero, además, va a ser difícil explicarles a 34 millones de usuarios por qué se tomaría la decisión de no dejarlos tener el servicio del futuro y de nuevas tecnologías. Es un contrasentido que la forma de promover la competencia sea excluyendo a un competidor. Es como si para los Olímpicos de Río se excluyera a Mariana Pajón para que otros ganen medallas”, dice Archila.

Hay consenso entre las empresas en cuanto a que lo mejor es solucionar el tema de posición de dominio de Claro antes de adjudicar espectro. Para lograrlo, es necesario definir la recusación al director de la CRC. Sin embargo, este tema tiene una arista que podría frenar a la industria: si la estrategia jurídica de Claro se toma como ejemplo, lo que se viene en el sector es una andanada de recusaciones contra funcionarios públicos por su pasado en las empresas que hoy compiten en el mercado, retrasando la asignación del espectro y el desarrollo del país. Definitivamente, hoy no hay nada Claro.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×