| 4/23/1999 12:00:00 AM

Competitividad, el nombre del juego

Las exportaciones no se promueven con incentivos, devaluación o subsidios. La solución es la competitividad.

Todo el mundo quiere exportar. Esa es la parte fácil. Lo complicado es acertar al definir qué vender, en qué mercado, a quién contactar, cómo presentar el producto y todos los demás detalles que deciden el éxito o fracaso de un negocio. Para aumentar la probabilidad de triunfo y reducir los costos en la tarea de exportar, los empresarios confían en las agencias estatales de apoyo a las exportaciones, al estilo de Proexport. Pero, ¿en quién se apoyan los proexport del mundo?



Se apoyan entre ellos mismos. Los entes promotores de exportaciones mantienen un permanente intercambio de información e ideas, tratando de identificar qué funciona y qué no, y bajo cuáles circunstancias. Así se va llegando a un consenso, o un "estado del arte" sobre la promoción de exportaciones, como se reveló en un foro internacional organizado por el Ministerio de Comercio Exterior y el Banco Interamericano de Desarrollo, y que tuvo lugar en Bogotá el pasado 8 de abril.



La conclusión central del foro podría sorprender a muchos: es obsoleto hablar de "promoción de exportaciones". Hay que hablar de "promoción de la competitividad". Algunos dicen incluso que para llevar a un país al éxito exportador, hay que tener una muy buena "promoción de importaciones", porque lo fundamental es que los empresarios estén empapados en el comercio exterior; que utilicen las importaciones, cuando ellas sirvan como insumo y que sean capaces de competir con ellas en el mercado interno, cuando se trata de productos similares. Hay más ideas. Algunos aseguran que se debe pensar menos en exportar y más en crear las condiciones que se necesitan para atraer firmas internacionales de primera línea. La tarea ya no se limita a vender. "Ahora hay que cerciorarse de contar con lo que tienen las firmas excelentes del mundo: suficientes trabajadores con la mejor educación y una infraestructura de primer orden", dice David Donovan, de Irlanda.



Lo que antes era el vademécum de la promoción de exportaciones, que se concentraba en identificar productos y salir a venderlos en ferias, ahora se conoce como "la etapa fácil", pues se basa en la ventaja comparativa y en el subsidio a la exportación. Luego habría que entrar a una fase más compleja, en la cual estas organizaciones tienen la responsabilidad de coordinar y liderar la tarea de elevar la competitividad de un país. Su misión es definir los objetivos, precisar las estrategias, entender y apoyar a los actores en esta tarea.



Costa Rica y la inversión extranjera



Costa Rica ha llamado la atención del mundo entero por su éxito en atraer inversión extranjera a sus zonas francas para exportación, en particular desde que Intel, el fabricante de chips para computadores, instaló una planta en ese país. Las exportaciones desde zona franca pasaron de US$400 millones en 1995 a más de US$1.900 millones en 1998.



Para Eduardo Alonso, gerente general de Procomer, la entidad promotora de exportaciones en Costa Rica, su organización es parte de una red de numerosas agencias en el país, en la que no solamente la organización promotora del comercio exterior debe jugar un papel para el mejoramiento de la competitividad, sino que muchas instituciones e instancias públicas y privadas prestan el apoyo que se necesita en diferentes áreas para incrementar la competitividad.



Los factores clave para el éxito de las acciones de los organismos de promoción de exportaciones, a juicio de Alonso, son la autonomía en sus operaciones, la confianza del Gobierno y del sector privado, la oferta de servicios reales y acordes con los clientes, las representaciones en los mercados internacionales, un personal con experiencia y un financiamiento suficiente.



Chile: enfoque integral



Chile ha logrado un gran éxito en promoción de exportaciones en el contexto de América Latina, con crecimientos que estuvieron cerca del 20% anual entre 1994 y 1996 y luego descendieron a cerca de 8%, antes del deterioro de la economía global en 1998. Mejor aún, Chile ha avanzado rápidamente en la tarea de diversificar mercados y productos en las exportaciones no tradicionales.



Prochile, organismo de promoción de exportaciones del país austral, está orientada al desarrollo de la competitividad de las empresas chilenas, en especial de las pequeñas y medianas. Es un enfoque integral dirigido al comercio exterior y no sólo hacia las exportaciones. Prochile trabaja mediante comités de exportadores que agrupan a unas 2.200 empresas, un tercio de las empresas que exportan, haciendo inteligencia de mercados por medio de 40 oficinas comerciales y 15 antenas comerciales.



"Prochile se ve a sí misma en el negocio de agregar valor para los empresarios exportadores", considera Héctor Casanueva, director de Prochile. Así, después de identificar las demandas internacionales por medio de la inteligencia de mercados, su labor se concentra en ubicar a los empresarios que pueden abastecerla, suministrándoles servicios adecuados a la etapa en que se encuentren en el desarrollo exportador.

Irlanda: infraestructura de primera



Pocos saben que Irlanda, que tiene una población que apenas supera los 3,7 millones de habitantes, fabrica la tercera parte de todos los computadores personales que se venden en Europa. O que allí tienen plantas de producción nueve de las diez principales compañías farmacéuticas del mundo. O que cuenta con el 20% de la inversión en telecomunicaciones y del sector electrónico en Europa y el 25% de las nuevas inversiones en software. Estas cifras han sido posibles en un período relativamente breve, gracias a políticas internas de promoción y al desarrollo de sus exportaciones. En 1987, el ingreso per cápita de Irlanda era el 63% del correspondiente al Reino Unido, mientras que hoy lo supera por un pequeño margen.



Irlanda es el tercer exportador mundial per cápita, después de Singapur y Bélgica. Sus exportaciones fueron de US$63.000 millones en el 98 y su superávit comercial es de casi US$20.000 millones. Ese superávit ha crecido un 30% en promedio desde 1990.



La clave del crecimiento ha sido la exportación de productos de alto valor agregado. Según David Donovan, gerente de Desarrollo de Negocios de la Agencia de Desarrollo Industrial de Irlanda, ese país enfocó todos sus esfuerzos para contar con una fuerza de trabajo altamente educada.



Luego se concentró en promover inversión en tres sectores: tecnología de información, químicos y productos farmacéuticos, y servicios comercializables internacionalmente. "Hicimos esta selección porque sabíamos que podíamos replicar el Silicon Valley de California. Logramos atraer una masa crítica de firmas en los tres sectores a nuestro país. Ahora nos llaman ¡Silicon Isle!". El 28% del presupuesto del gobierno se invierte en educación. Los subsidios de la Unión Europea, que han caído a medida que la isla ha ganado ingreso, se invirtieron en infraestructura de puertos, carreteras y cerca de US$4.000 millones fueron para la modernización de la infraestructura de las telecomunicaciones.



Irlanda gasta dinero en atraer empresas. En el presupuesto de 1998 se incluyeron cerca de US$250 millones en programas de beneficios para inversionistas. Se estima que el costo promedio de un empleo creado por este sistema es de US$15.000. Sin embargo, los impuestos que pagan las empresas que fueron atraídas con este sistema ascendieron a US$1.200 millones en el año.



Se diseñó un sistema que hizo rentable para las empresas ir a Irlanda, al elevar sus utilidades después de impuestos y reducir los costos de inversión. Se redujeron los impuestos corporativos al 10%, durante 20 años y se entregó un capital para la inversión inicial. Gracias a ello, hoy Irlanda tiene cerca de 3.000 compañías extranjeras en los sectores mencionados. Hoy, Irlanda atrae cerca del 20% de la nueva inversión en electrónica en Europa y cerca del 25% de la inversión nueva en software que Estados Unidos hace en Europa. Es el segundo exportador de software en el mundo, después de Estados Unidos.



Colombia, ¿en qué está?



La promoción de las exportaciones en Colombia viene desde la creación, en los años 60, de la extinta Proexpo, enmarcada en una economía cerrada, con un modelo de sustitución de importaciones y las exportaciones concentradas en pocos productos y, también, en pocos mercados. A comienzos de la presente década y con la creación del Ministerio de Comercio Exterior, se constituyen el Banco del Comercio Exterior, Bancoldex, y Proexport Colombia.



Colombia cuenta, además de los mecanismos tradicionales de promoción, con instrumentos como el crédito a la exportación, el Plan Vallejo, las Zonas Francas y el Certificado de Reembolso Tributario (Cert).

El gobierno centró sus esfuerzos en impulsar la competitividad del país, cuya crisis, según un análisis del World Economic Forum, se ha profundizado en los últimos años, al pasar del puesto 35 en el 94, al 44 en el 98. Esto se explica por factores como el pobre desempeño de la economía doméstica, la poca internacionalización, las dificultades del sistema financiero, la ausencia de infraestructura adecuada y la falta de políticas gubernamentales en los campos de la ciencia y la tecnología.



La estrategia de la promoción



Una de las principales conclusiones del encuentro es que el dinamismo de las instituciones, para poder cumplir su función de orientadoras, debe ser al menos igual al que requieren las empresas. Las organizaciones promotoras de comercio deben ser parte de una red de innovación tecnológica, porque es lo único que va a mantener el dinamismo y a hacer sostenible el crecimiento en el mediano y largo plazo. Pero también deben promover la distribución de la riqueza mediante el fomento a las empresas nacionales. La inversión extranjera por sí sola no es suficiente. Como sostuvo Eduardo Alonso, gerente de Procomer de Costa Rica, "la inversión extranjera no viene si el empresario nacional no invierte. Nuestros países tienen una industria que se ha desarrollado en una época de sustitución de importaciones. Ahora de lo que se trata es de reforzarla, reestructurarla y mejorar su competitividad para que se vuelque a los mercados internacionales".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?