| 11/10/2006 12:00:00 AM

Como en los viejos tiempos

Gracias a los acuerdos de reestructuración de deudas, tradicionales empresas que estaban en crisis como Danaranjo, Alquería, Ospinas & Cía. y Colchones El Dorado, entre otras, ya están al otro lado.

La noticia sorprendió a más de uno. Telefónica, la nueva dueña de Telecom, le adjudicó a Danaranjo un contrato por $60.000 millones anuales para editar los directorios telefónicos de los 32 departamentos del país y del distrito capital, durante los próximos 3 años. En la licitación también participaron pesos pesados como Legis y Publicar, que se retiró en la recta final. "¿Pero acaso Danaranjo no estaba en ley 550?", se preguntaron. Así es. Pero lo que muchos desconocen es que en la Superintendencia de Sociedades aparece en la lista de las empresas que ya están al otro lado, que también obtuvo un contrato por US$50 millones para hacer los directorios de Costa Rica, que en 2005 reportó ventas superiores a $23.000 millones, que generó utilidades de $1.386 millones en el mismo período y que en septiembre pasado fue recertificada con la norma ISO9001:2000.

Fundada en 1943, esta productora de formas continuas, papeles de seguridad y directorios se convirtió en una de las primeras empresas en acogerse a la Ley 550, figura que, mediante acuerdos de reestructuración de pasivos con sus acreedores, tiene como objetivo salvar a las compañías que entraron en crisis a finales de los 90. En el caso de Danaranjo, el acuerdo se firmó en 2000 para reestructurar una deuda que ascendía a casi $13.000 millones, y que representó la salida de la familia Naranjo de la administración y la búsqueda de nuevos inversionistas.

Desde entonces, según explica Fernando Torres Pradilla, actual presidente de la compañía, se está llevando a cabo una completa reconversión de las áreas administrativa, financiera y comercial. "Llevamos 5 años en este proceso, gracias al cual nos hemos vuelto más eficientes y racionales en el manejo de los recursos, inventarios, mano de obra, equipos y capital de trabajo en general. Este esfuerzo se ve recompensado hoy con los contratos que nos han adjudicado tanto en el país como en el exterior", dice.

La llegada de nuevos inversionistas, que le inyectaron un capital de $2.000 millones, también contribuyó a oxigenar la compañía cuyo endeudamiento financiero hoy apenas representa el 10% de sus activos, los cuales ascienden a $31.000 millones. Torres reconoce que la Ley 550 fue definitiva en la recuperación de Danaranjo, en la cual también puso su grano de arena el sector financiero que pese a la situación les prestó capital de trabajo para seguir adelante. También ayudó la búsqueda de nuevos mercados en el exterior. Con la recuperación de la economía se incrementaron los contratos para hacer más cheques, loterías, formularios de chance y formatos de tarjetas de identidad, entre otras formas y valores que representan el 35% de las ventas.

Entretanto, la división de directorios telefónicos tenía a cargo 8 departamentos, ingresos con los cuales logró el equilibrio financiero. Ahora tendrá que hacer otros 27, más los de Cali y Bogotá, en donde van a competir con el tradicional de la ETB, que edita Publicar S.A. A esto se suman los de Costa Rica. Por eso, para este año se prevén ventas por $30.000 millones y una utilidad de $3.500 millones. No obstante, los resultados más significativos de la operación se reportarán el año entrante, cuando las ventas asciendan a unos $60.000 millones. El año 2007 será uno de los mejores en la historia de esta compañía, que para cumplir los nuevos compromisos se verá obligada a ensanchar su estructura comercial e industrial, por lo que están previstas nuevas inversiones.

Quien no se sorprendió con el nuevo panorama de Danaranjo fue Francisco Noguera, superintendente (e) de Sociedades, quien ha sido testigo de primera mano no solo de la recuperación de esta compañía sino de otras 46 que ya salieron de la Ley 550, entre las cuales figuran Ospinas & Cía., Alquería, Colmáquinas, Promotora de Inversiones Arroba S.A. (antiguos dueños del Banco Superior), Colchones El Dorado, Multiproyectos S.A., Hotel Tumburagua, Hilanderías Medellín y Cooperativa Agropecuaria de Córdoba.

Según Noguera, en estos casos lograron salvar 45.000 empleos. Pero en proceso de reestructuración hay 1.155 empresas que tienen 85.000 empleados, activos por $11,5 billones, pasivos por $8,2 billones y patrimonios por $3,4 billones y que buscan correr con la misma suerte de Danaranjo. Por ahora, la ley que les tendió la mano tiene vigencia hasta finales del presente año. Por eso, en el Congreso cursa un proyecto que busca establecer el 'Régimen de Insolvencia', para preservar las bondades de la Ley 550.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?