| 2/1/2008 12:00:00 AM

Comienzan inversiones en puertos

El gran interrogante es si la prórroga de las concesiones portuarias servirá solo para que el país se desatrase frente a los desarrollos portuarios que se han dado en Caribe, o le permitirán ir un paso adelante para anticiparse a los requerimientos futuros.

Aunque un poco tarde, los puertos colombianos ya arrancaron a prepararse para los drásticos cambios que se producirán en el negocio marítimo a partir de 2015, cuando entre a operar la ampliación del Canal de Panamá y por sus esclusas circulen embarcaciones con un tamaño superior al máximo actual de 4.600 Teus, una unidad que indica el número de contenedores de 20 pies cúbicos que puede transportar un navío.

La expectativa de romper la camisa de fuerza que restringe el tráfico marítimo internacional va a acelerar la recomposición de las flotas de las navieras que vienen al Caribe, ya que podrán utilizar barcos mucho más grandes para atender esta región. Y por ende, implicará un cambio en la operación portuaria, ya que embarcaciones más grandes implican la utilización de grúas de mayor alcance y una mejor infraestructura para que la operación sea eficiente. En Santa Marta, por ejemplo, hoy llegan buques de hasta 2.500 Teus y se espera que en los próximos 5 a 7 años lleguen de 5.400. En Buenaventura se esperan navíos de 7.000 Teus.

En la última década se han desarrollado grandes proyectos portuarios en Jamaica, República Dominicana, Bahamas y Panamá (tan solo la inversión en la ampliación del canal suma US$5.250 millones). Ahora es el turno para Colombia, gracias a que este año el gobierno decidió prorrogar hasta 2033 las concesiones para la operación de los puertos de Barranquilla, Santa Marta y Buenaventura, que vencían en 2013 (Cartagena fue prorrogada años atrás). Esto les garantiza a los concesionarios un horizonte de tiempo suficiente para amortizar las inversiones que se requieren para adecuar los puertos a esta nueva realidad. La renegociación generará inversiones nuevas por US$756 millones en los próximos años, y el gran interrogante es si los planes de inversión servirán simplemente para que el país se desatrase frente a los desarrollos portuarios que se han dado en el Caribe, o le permitirán ir un paso adelante para anticiparse a los requerimientos del comercio internacional.

"El puerto de Manzanillo en Panamá tiene la misma edad de los puertos nuestros, y tiene 16 grúas pórtico. Invirtieron US$450 millones desde un comienzo y pusieron el puerto donde tiene que estar. Eso no lo hicimos nosotros. Pero hoy en día está dada la oportunidad de exigir que los puertos hagan las inversiones necesarias", afirma Javier Díaz, presidente de Analdex. De hecho, en una muestra de 117 países, el sistema portuario colombiano ocupa el lugar 85 en lo referente a infraestructura portuaria, mientras que está en el puesto 58 cuando se analiza la competitividad global del país.

Para el viceministro de transporte, Gabriel Ignacio García, la prórroga de los contratos de concesión sí permitirá poner los puertos a tono con las necesidades del país. "Estamos promoviendo que las condiciones estén dadas para que los privados puedan atender esa actividad y para promover las nuevas inversiones en instalaciones portuarias", explica.

Retos y oportunidades

El negocio portuario tiene dos actividades básicas. Por un lado, la movilización de carga de exportación e importación que se genera en el país y, por otro, el trasbordo, que permite trasladar la carga que llega en los grandes buques a otros más pequeños para ser redistribuidas a otros destinos. Hoy en día, el único puerto colombiano que tiene su foco en el trasbordo es el de la Sociedad Portuaria de Cartagena Regional (SPR), pero con las nuevas inversiones, Santa Marta también entraría a este negocio, al crear el primer puerto de trasbordo de aguas profundas del país. "En la medida en que se puedan atender este tipo de buques y demanda de trasbordo, donde también viene carga doméstica, los fletes se pueden reducir en un 40%", explica el viceministro García.

En Cartagena, que ha sido elegido en los últimos tres años como el puerto más efectivo en el Caribe por la Asociación de Navieros del Caribe, son optimistas frente a las oportunidades que se generan con la ampliación del canal de Panamá. "Van a entrar buques más grandes a alimentar el mercado americano. Eso nos favorece por el trasbordo y porque se abren oportunidades para exportaciones hacia Asia", afirma Alfonso Salas, el gerente de la SPR de Cartagena. El puerto tiene inversiones previstas en los próximos 24 meses por US$150 millones que le permitirán aumentar a 700.000 contenedores la operación de muelle de Contecar (actualmente mueve 100 porque está arrancando). El objetivo con el terminal de Manga, que hoy mueve un millón de contenedores, es ampliarlo en 200.000 contenedores más.

En Santa Marta hay inversiones previstas por US$56 millones para este año y el próximo, una suma orientada principalmente al subterminal de contenedores de aguas profundas. Hoy el puerto maneja 100.000 contenedores. La idea es que para 2009 maneje 300.000, y para 2013, hasta 500.000 contenedores. "Nosotros queremos ser una terminal especializada en el manejo de contenedores, donde vamos a manejar carga doméstica y de trasbordo", explica Mauricio Suárez, gerente general de la Sociedad Portuaria Regional de Santa Marta.

Por su parte, Barranquilla tiene previstas inversiones por US$178 millones de aquí a 2033. La primera fase, que se iniciará una vez culmine la revisión del contrato de concesión, busca llevar la capacidad del terminal por encima de las 6 millones de toneladas y, la segunda, a 10 millones de toneladas. "Las inversiones más grandes se van hacer de aquí a 2013", explica Enrique Carvajales, gerente comercial del puerto.

En el caso de Buenaventura, las inversiones previstas de aquí a 2010 ascienden a US$210 millones, y la prioridad es que permitan mejorar rápidamente los parámetros de eficiencia del puerto. En 2008, por ejemplo, esperan reducir de 15-18 horas a 6 horas el tiempo de espera de los buques por puerto de atraque disponible. "Nosotros estamos más enfocados en carga de importación y exportación", afirma Domingo Chimea, gerente general de esta Sociedad Portuaria.

Hace diez años, un puerto eficiente era el que movía 15 contenedores por hora, hoy debe mover 45 para entrar en esta categoría. En julio de 2006, Samsung Heavy Industries construyó el barco de contenedores más grande del mundo. Dos meses después, el buque del grupo danés AP Moller le quitó este récord. Esto es solo un ejemplo de la velocidad a la que está cambiando el negocio portuario. Y una señal de que Colombia se tiene que mover muy rápido y con visión de futuro para no quedarse atrás.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?