Revista Dinero

La cúpula de la petrolera confía en enderezar el camino bajando costos y aumentando la producción de petróleo en Brasil.

| 4/18/2013 9:00:00 AM

Coloso en apuros

La petrolera brasileña Petrobras enfrenta serios problemas financieros que amenazan su estabilidad. El precio de la acción ya va por la mitad.

Uno de los principales motores de la economía brasileña está recalentado. Petrobras, empresa icónica e importante de ese país, perdió buena parte de su brillo en los últimos años y cifra sus esperanzas de recuperación para el futuro en un ambicioso plan de inversiones pero apalancado con peligrosos márgenes de deuda.

El año pasado fue un ejercicio negro para Petrobras. La empresa, cuyo mayor accionista es el Estado, reportó una ganancia neta de 21.180 millones de reales (US$10.748 millones) durante ese año, 36% menos que en 2011, debido a un alza en los costos y una pérdida en el segundo trimestre, la primera que sufre la compañía en 13 años. De hecho, el balance de 2012 fue el peor en los últimos ocho años.

Edmar Luiz de Almeida, director de investigaciones del Instituto Brasileño de Petróleo (IBP), el organismo de mayor prestigio en ese sector, le explicó a Dinero parte del presente y futuro de la compañía.

“La inversión que está haciendo Petrobras en refinerías es muy alta y a eso hay que sumarle un nivel de deuda que ya es alarmante y que hoy bordea 30% del capital. Esta situación afecta el flujo de caja e incrementa los riesgos financieros”, dijo de Almeida.

El experto también explicó que la negativa del gobierno de Brasil de nivelar el precio internacional del petróleo con el valor interno del litro de gasolina le genera desequilibrios financieros a la empresa. Esa brecha sería de 10%, suficiente para impactar cualquier balance financiero, teniendo en cuenta que en Brasil hay unos 60 millones de vehículos y enormes distancias por cubrir.

Ante este panorama, el margen de maniobra es cada vez más limitado y las soluciones escasas. Una de las estrategias que ya inició la cúpula de la compañía es la venta de algunos activos en la región. En ese sentido, la oficina de la compañía en Colombia confirmó a Dinero dicho interés aclarando que solo se trata de la venta parcial de activos y que nunca se ha puesto en el radar la salida total en el corto, mediano o largo plazo de Colombia.

El profesor Almeida coincide y afirma que ‘es un hecho’ esa desinversión en América Latina y que la idea de la empresa sería salir de unos US$2.000 millones en el corto plazo con el propósito de no seguir presionando el techo de la deuda y oxigenar el flujo de caja.

La semana pasada se conocieron otras noticias que prenden aún más las alarmas. Desde Río de Janeiro, sede de la casa matriz, se supo que este año la empresa solicitará préstamos por US$20.000 millones, 63% por encima de su promedio planeado para cinco años.?Así mismo, los préstamos solicitados el año pasado estuvieron 56% por encima del promedio anual de US$16.000 millones en el anterior plan para el periodo 2012-2016.

La situación es poco más que compleja. Petrobras está obligada a pedir más crédito para cumplir con sus ambiciosos planes de expansión y acelerar los esfuerzos retrasados por desarrollar unas enormes reservas de crudo y gas natural mar adentro. La compañía no se puede dar el lujo de reducir su ritmo de inversión pues arriesgaría su futuro y, de paso, la tabla de salvación representada en una mayor producción y menores costos.

El comportamiento de la acción de Petrobras es otro indicio de lo que está pasando. El valor máximo de la acción llegó, en su mejor momento, a los 40 reales y hoy está cercano a los 18. Así mismo, en diciembre pasado la calificación de grado de inversión de Petrobras fue puesta en observación para una posible rebaja.

Los inversionistas privados esperan más utilidades y estabilidad de la inversión a futuro. Por ello, la presidente de Brasil, Dilma Russeff, se apersonó del tema la semana pasada al buscar alianzas entre la petrolera y las empresas proveedoras de servicios del multimillonario, también brasileño, Eike Batista. La idea del gobierno es bajar costos contratando servicios en el mercado interno y de paso ayudar a las golpeadas finanzas de Batista, cuya chequera se ha adelgazado US$27.000 millones en el último año.

Los próximos años serán clave para la compañía. Si logra amortizar sus multimillonarias inversiones en refinamiento y reduce su dependencia de la deuda para apalancar su plan de inversión, Petrobras volverá por el sendero que lo hizo protagonista en en el mundo. No hay que perder de vista que Ecopetrol tomó como modelo a la brasileña. Hoy parece que el alumno supera al maestro.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×