| 10/15/2009 12:00:00 AM

Colombianos en movimiento

Los computadores portátiles de marcas nacionales ganan participación en el mercado, gracias a alianzas con líderes de la industria y a servicios más personalizados.

En enero del próximo año, Dell cerrará una de sus cuatro plantas dedicadas a la fabricación de computadores de escritorio en Estados Unidos, en Winston Salem (Carolina del Norte). Con esta decisión, la segunda fabricante de equipos informáticos no solo afronta la caída de 48% que registró en sus ingresos durante la crisis económica sino, además, y más importante, concentra su operación en elaborar equipos portátiles.

El movimiento no es extraño. Un estudio de la analista de mercados IDC calcula que este año se venderán más portátiles en el mundo que computadores de escritorio, por primera vez en la historia. Un cambio que ya habían tenido Japón y Estados Unidos. "Los negocios y consumidores siguen prefiriendo los PC portátiles por sus beneficios de movilidad y el conjunto de características y desempeño similares", dijo Matthew Wilkins, analista de la firma iSuply, a la revista eWeek.

Mientras en 2008 los fabricantes de equipos vendieron 145 millones de PC de escritorio, este año la cifra no superará los 126 millones de equipos y, para 2010, seguirá cayendo hasta 124 millones. Algo diferente se espera de los computadores portátiles, que pasarán de 142,4 millones en 2008 a 152 millones este año y a 175 millones en 2010.

Colombia no ha sido ajena a este fenómeno. Desde finales de 2008, los portátiles ya contaban con el 44% de la participación de ventas de equipos, de acuerdo con cifras reveladas por la fabricante de procesadores Intel. Así, y de forma similar a Dell, las principales ensambladoras colombianas están concentrando sus esfuerzos en posicionar equipos portátiles con sus marcas.

Entre otras, Compumax, PC Smart, QBex y Sure Computers cuentan con líneas de equipos portátiles en las que encontraron la oportunidad de ingresar a nuevos mercados y tipos de clientes. "Nuestra estrategia no ha sido entregar equipos que sean más baratos que los de marcas internacionales sino contar con elementos diferenciadores, como entregar configuraciones personalizadas, fortalecer nuestro servicio al cliente y entregar equipos de alta calidad", comenta Carlos Barahona, gerente general de PC Smart.

Alianza para progresar

Desde hace varios años, los ensambladores locales cuentan con certificaciones de calidad, como las ISO 9001 y 14000, que les permiten mostrar procesos consistentes y brinda confianza entre sus usuarios. Igualmente, cuentan con alianzas con los principales productores de software y fabricantes de componentes, lo que les garantiza ofrecer equipos con la tecnología más reciente, tan pronto como se encuentra disponible. "Desde hace tres años somos socios estratégicos de Microsoft e Intel en la región, lo cual nos ha permitido tener un desarrollo muy amplio y tener acceso directo a la tecnología más avanzada", dice Barahona.

Así, por ejemplo, a partir del próximo 22 de octubre, los computadores portátiles 'criollos' contarán con el sistema operativo Windows 7, exactamente de la misma manera en que lo harán las marcas internacionales más conocidas, como Hewlett-Packard (HP), Acer o Dell. "Las empresas locales son importantes para generar mano de obra y mover la economía del país. Además de ofrecer la calidad de cualquier fábrica en el mundo, tienen la fortaleza de ofrecer un servicio más personalizado", comenta José Antonio Barraquer, gerente de unidad de negocios de Microsoft Colombia.

Las alianzas con proveedores de componentes, como Intel y AMD, han ayudado a estas organizaciones a crear productos enfocados en el mercado local, que responden a las tendencias mundiales e integran los componentes más avanzados. Así, hace algunas semanas CompuMax e Intel se unieron para lanzar un netbook llamado E-Café, que cuenta con mayor capacidad de RAM y disco duro que sus competidores, en respuesta a las necesidades de los usuarios colombianos.

A estas se unen varias alianzas comerciales con distribuidores mayoristas, que les han permitido ofrecer sus equipos en las principales cadenas de hipermercados y en tiendas especializadas. Allí pueden 'jugar' en igualdad de condiciones y con las mismas facilidades de crédito que tienen los productos de los competidores.

La estrategia de los ensambladores locales parece estar dando resultado y poco a poco registran una mayor presencia. De hecho, Carlos Barahona, de PC Smart, dice que su compañía ya cuenta con una participación de 5,4% en el mercado local de portátiles, lo cual los convierte en el tercer jugador detrás de HP y Dell.

Problemas no faltan

A pesar de su optimismo, las empresas colombianas han encontrado un gran problema en la legislación, que afecta duramente su posición para competir. Mientras que ellas pagan aranceles del 5% por importar los componentes que requieren, los fabricantes extranjeros lo evitan al traer sus equipos armados, de países como México. "Estamos en el único país de América Latina en que los locales pagan más impuestos por fabricar localmente. No pedimos ventajas, sino igualdad de condiciones", concluye Barahona.

Según Jorge Alfonso, presidente de QBex, es muy difícil que una empresa colombiana tenga éxito, ante el alto precio que implica lograr una mayor diferenciación en el diseño de los portátiles. "El costo del molde para hacer uno de estos equipos ronda los US$300.000, lo cual es casi imposible de amortizar en tres años. Tratar de hacer volumen frente a las marcas extranjeras es muy difícil", dice.

El experto comenta que algo diferente sucede con los computadores de escritorio, donde las empresas colombianas tienen gran auge a partir de la diferenciación que les dan sus diseños externos. Un molde para esta clase de dispositivo cuesta entre US$30.000 y US$40.000. A pesar de estas dificultades, las compañías colombianas compiten para mantenerse vigentes en las preferencias de los consumidores, y por eso siguen luchando por una participación en el mercado de portátiles.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?