| 9/16/2015 7:00:00 PM

Una licitación definirá el modelo de servicios en 'la nube' del Gobierno

Una licitación adjudicada por el MinTic, cuyos resultados se conocerán en diciembre próximo, definirá el modelo para subir toda la información de los ciudadanos a la red.

A los ciudadanos no hay que convencerlos, es mejor inducirlos. Si a una persona en Colombia se le dice y explican una y mil veces las ventajas y ahorros de adelantar todos los trámites personales y financieros vía internet, en muchos casos preferirá seguir haciendo la cola en el banco, montarse en Transmilenio para ir a la notaría o perder medio día de oficina para sacar el pasaporte en la oficina del Ministerio de Relaciones Exteriores. No es para menos.

 En un país considerado el tercer mercado mundial en fraudes electrónicos (más de 300.000 denuncias por suplantación de identidad) y donde los hackers se vuelven protagonistas de las campañas a la Presidencia, no hay que ser un mago para entender por qué los colombianos vemos más a internet como un mal necesario que como una herramienta útil y productiva.

El problema es que el mundo no se detiene y cada vez son más los beneficios económicos y sociales al utilizar la web como medio de pago, consulta o trámite. Ante esas necesidades, el gobierno nacional, a través del Ministerio de Telecomunicaciones e Información (MinTic) adjudicó en junio pasado un contrato para definir el modelo y las condiciones que permitirán a los ciudadanos hacer menos cola y más clic para ahorrar tiempo y ser más productivos.

¿Necesita una copia de su cédula porque la perdió o le robaron los papeles? Entre a la página de la Registraduría, registre sus datos y pague el servicio con parte de lo que tiene en la cuenta de ahorros. ¿Se va del país y no tiene el nuevo pasaporte con chip? Entre a la página de la Cancillería y haga el trámite y pague por ahí. Puede pagar un poco más para que una empresa de mensajería le lleve el documento a la casa.

¿A su hijo le tomaron unos exámenes médicos y no ha podido recogerlos o pedir la cita para que los vea el especialista? No se preocupe, los resultados están en línea y en cualquier momento los puede ver el médico, solo debe programar –claro, desde el computador– una cita por Skype.

Pedir un certificado de tradición, cargar una tarjeta de transporte e incluso votar para alcalde o presidente lo podrá hacer desde el sillón de su estudio. ¿Cuánto debo pagar por cada servicio en línea? ¿Habrá empresas operadoras encargadas de tramitar todo entre entidad y ciudadano? ¿Qué tan seguro es? ¿Cómo evito que me suplanten y que otra persona me debite el dinero de la cuenta o adelante trámites con mi identidad? Todas esas preguntas hacen parte del modelo que está definiendo el MinTic con el consorcio ganador de la licitación. A todo esto se le conoce como la carpeta ciudadana.

Para Héctor José García, presidente de Certicámara (ente de las cámaras de comercio dedicado a la certificación digital), la licitación que abrió el MinTic permitirá que las entidades públicas y el sector privado puedan interactuar más fácilmente con los ciudadanos. 

“Se podrá interactuar desde las casas. Un pasaporte, la cédula, certificados de tradición libertad, certificados disciplinarios, contratos y certificados laborales, licencias de conducción, comparendos, títulos de propiedad, historia clínica, historia pensional, aportes y cotizaciones, citaciones de la justicia, trámites bancarios, créditos, derechos de petición, etc. En el caso de los servicios públicos, una determinada empresa le envía el recibo o factura a la carpeta ciudadana en donde el ciudadano la consulta y paga en línea”, dice García.

La carpeta ciudadana también servirá para que las personas guarden allí los videos y fotos familiares y otros archivos. En España opera un sistema similar denominado Metaposta, mientras que en Francia se llama: Mon Service Public.

Los desafíos

La carpeta ciudadana no solo busca facilitarle la vida a la gente, también le dará una mano al gobierno nacional para reducir costos administrativos en plena época de vacas flacas. “Habrá una reducción en costos de funcionamiento cercano a 30%, es un ahorro significativo que impactará el PIB”, agrega García. A eso hay que sumar un menor consumo de papel y menos sedes del Gobierno por mantener. 

Los desafíos también son enormes en el sector público. Es necesario entrenar a los funcionarios para que interactúen con otras entidades vía internet, en las regiones es necesario modernizar los equipos de cómputo, mejorar las plantas de operarios y hay que generar una mejor gestión para evitar caos, como el generado en su tiempo con el Runt o el pago de impuestos en línea.

Como el tema clave es seguridad, se analiza desde ya el tipo de tecnología que se debe implementar para evitar los fraudes y suplantaciones. Entre las opciones están la huella y firma electrónica, la voz de cada ciudadano, la detección del iris o rostro y otro tipo de tecnologías ya disponibles. Frente a ese caso, el vicepresidente de Fortinet, Martín Hoz, explica que en la actualidad está disponible la tecnología que permite garantizar que la información de los ciudadanos estará bien guardada. “Yo recomendaría usar dos tipos de reconocimiento de identidad para mayor seguridad”, señala. 

En ese sentido, el sector privado ya tiene un camino recorrido. La carpeta, versión empresarial, ya reclutó a 1.260 empresarios en Bogotá y a 1.100 en Cali, gracias a la gestión de las Cámaras de Comercio.

Con este tipo de herramientas, los empresarios pueden tener contacto con las cámaras de comercio más ágil y práctico y sin trasladarse. Además, generar una interlocución con entidades del Estado y adelantar negocios privados sin que algunos documentos tengan que ser expuestos. En un proceso de licitación público, todo –incluidas audiencias públicas y adjudicación– se podrá hacer en la web.

Así las cosas, tarde o temprano todo será en línea en Colombia. Desde los trámites más personales y sencillos, hasta los negocios empresariales con cifras multimillonarias se podrán hacer desde un computador o un celular inteligente. Es una tendencia mundial que empieza a llegar con fuerza a Colombia y que derivará en enormes desafíos para las entidades públicas, empresas privadas y ciudadanos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?