| 3/18/2005 12:00:00 AM

"Colombia es el país que escogí"

Dinero habló con Martin Taylor, vicepresidente de estrategias corporativas de Microsoft Corporation, sobre la industria local y por qué Colombia tiene potencial en la adopción de tecnologías de información.

La inversión de Colombia en tecnologías de información está en 2,4% del Producto Interno Bruto, y la teoría dice que cuando un país invierte hasta el 4% de su PIB en este sector, alcanza una masa crítica a partir de la cual la industria local comienza a exportar y a generar más empleo. Microsoft quiere ser parte del esfuerzo de Colombia para cerrar esa brecha.

Dinero habló con Martin Taylor, vicepresidente de estrategias corporativas de Microsoft Corporation, quien estuvo en el país para compartir su visión sobre el futuro de Colombia en TI. El estratega explicó por qué ve tanto potencial en TI en Colombia y por dónde hay que trabajar para cerrar la brecha digital de los países emergentes.



¿A qué se debe su visita a Colombia?

Yo hice un compromiso personal de volver a América Latina y ayudar a los equipos regionales a tener un acceso más directo a los altos ejecutivos de Redmond, Washington, y nuestras estrategias elaboradas allí. Quiero aprender cuáles son los retos de estos países, dónde hay restricciones de capital, de conectividad y de educación en la adopción de las tecnologías de información.

Así, tengo la oportunidad de aprender de estos países y regresar con las lecciones. Una de mis prioridades es mirar los países donde creo que hay una gran oportunidad para TI, y Colombia es el país que escogí. Dado el ecosistema de partners y desarrolladores, políticas gubernamentales y ambiente de protección de propiedad intelectual, me di cuenta de que necesitaba trabajar más de cerca con el equipo de acá. Hay muchas oportunidades en Colombia para tecnologías de la información y no es solo para Microsoft. Cuando sube la marea, suben todos los barcos.



¿Qué papel puede jugar Colombia en las aspiraciones regionales de Microsoft?

En Colombia hay alrededor de 4.000 empresas en esta industria de TI y 800 desarrolladores independientes. Así, veo un clima en el cual Colombia se puede convertir en un lugar muy importante para TI.

Usualmente, cuando una economía dedica el 4% de su Producto Interno Bruto a TI, la industria local alcanza una masa crítica gracias a la cual comienza a exportar aplicaciones y servicios y a crear empleo. Hoy Colombia está en 2,4%, pero la tendencia es creciente y muy positiva.

Entonces, el papel que puede jugar Colombia es un caso de estudio exitoso en TI para América Latina. Creo que en un tiempo miraremos atrás, y no solo Microsoft, y todos aprenderemos del caso de un país que aprovechó sus oportunidades y clima.



La industria local de desarrollo de software en Colombia es grande, pero diversa y fragmentada. En esta era de consolidaciones y como estrategia sectorial, ¿esto tiene sentido?

Siempre habrá algún grado de consolidación en la medida en que una industria madura. Pero lo verdaderamente emocionante son los nichos que dejarán descubiertos las grandes empresas desarrolladoras, que se dedican a llenar los grandes huecos. Por ejemplo, Microsoft puede llenar las necesidades de plataforma, con sus sistemas operativos, un Oracle llena el hueco en bases de datos y así sucesivamente. Pero siempre quedarán pequeños huecos que se tendrán que llenar. Y aquí entra a jugar el desarrollador local. Este siempre conocerá mejor las intimidades locales que un desarrollador grande. Estos escenarios siempre existirán y siempre habrá oportunidades en esos nichos.



En este sentido, por varias compras, Microsoft ha querido adentrarse más en el segmento de software empresarial para la mediana empresa. ¿Qué significa esta estrategia para los desarrolladores locales que también atacan ese segmento?

No compramos soluciones de terceros como Great Plains o Navision para que Microsoft pudiera vender una solución para empresas medianas. Las compramos para ver cómo son los procesos y transacciones comunes en los sectores gubernamental y privado. Creemos que podemos construir un motor que entienda esos procesos, pero que nunca será lo suficientemente específico para una industria, sector o país. Si el problema es suficientemente genérico, nuestras soluciones pueden ayudar; pero si es más específico, Microsoft puede proveer un motor sobre el cual el desarrollador local puede construir para atender esas necesidades más puntuales.

¿Por qué esto es importante? Al invertir US$6.800 millones en Investigación y Desarrollo, lo hacemos, en parte, para que los desarrolladores locales puedan bajar sus costos de I&D. Yo me reúno con desarrolladores todo el tiempo y quiero aprender cómo construyeron su aplicación. Por ejemplo, qué utilizaron de Windows o qué utilizaron de Excel y sobre qué tuvieron que construir para sacar adelante su aplicación. Así, Microsoft puede entender cuáles son los huecos que los desarrolladores quieren llenar. Podemos ayudar al desarrollador a bajar sus costos y agilizar el tiempo en el cual sus aplicaciones llegan al mercado.



Dados los bajos niveles de ingreso en países como Colombia, el sistema operativo Linux y el software de código abierto parecen una excelente opción. En países en desarrollo, ¿cómo ven esta competencia?

No creo que Windows sea la solución para todo ni que Linux lo sea. Hay puntos positivos y negativos que hay que sopesar para llegar a una conclusión. Por ejemplo, una empresa no querrá lidiar con costos de adquisición para sus computadores o servidores, pero tendrá que gastar más en administración, integración y en hacer las aplicaciones más a la medida. Estas son cosas que la tecnología de Microsoft provee. Así, siempre hay un costo, ya sea en el corto o largo plazo.

Y en cuanto a costo, un sistema operativo como Linux tiene que correr sobre algo, por lo general un PC. Si uno tiene con qué pagar un PC, no creo que le importará mucho el 8% de sobrecosto que representa el sistema operativo Windows.



Hablando del código abierto, la posibilidad de desarrollar aplicaciones más profundas desde el sistema operativo y no solo por encima es un gran

atractivo para el desarrollador local. ¿Qué les dice a ellos?


El desarrollador local puede utilizar Linux para construir un sistema operativo a la medida sobre el cual correrá su aplicación y a él eso le parece muy emocionante. Pero hable con ese desarrollador tres años después, y eso es algo que yo he podido hacer en otros países con mayor trayectoria en código abierto. Él está enfrentando enormes retos en cuanto a mantenimiento porque cuando antes solo apoyaba una aplicación, ahora también apoya el sistema operativo debajo de ella. Estos desarrolladores no están para dar mantenimiento a los sistemas operativos.

Así, uno se da cuenta de que al principio (código abierto) es interesante, pero en el largo plazo se vuelve complejo. Eso no es malo, solo demuestra que hay que sopesar lo positivo con lo negativo.



Una de las prioridades de Microsoft es cerrar la brecha digital. ¿En que áreas se quiere enfocar?

Primero, necesitamos mirar cuáles son los nuevos escenarios en los cuales se accederá a TI. En cuanto a dispositivos, es posible que el PC no sea el más indicado. Quizás sea mejor utilizar otros, como un PC con menos funcionalidad o un teléfono celular. Más aún, surgen nuevos escenarios en los cuales hay limitantes como conectividad o flujo eléctrico.

Por otra parte, ¿cómo podemos hacer nuestro software más accesible? Por ejemplo, acá en Colombia, trabajamos en llave con Computadores para Educar donde proveemos el software para equipos repotenciados a un costo de solo US$2,50.

El asunto es: ¿tenemos la tecnología correcta y de la mano del dispositivo correcto para usuarios en distintos lugares?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?