| 2/4/2016 12:00:00 AM

Las mujeres que mandan en Bancolombia

No es un asunto de género, es un tema de talento. Cada vez hay más mujeres en altos cargos directivos de las compañías más importantes. Bancolombia es solo un ejemplo.

Aunque todavía se presentan diferencias salariales entre géneros y subsisten brotes de machismo laboral en la Región, cifras del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección, del Instituto Mexicano Ipade, concluyen que Colombia es el país de Latinoamérica con más presencia de mujeres en cargos directivos.

Las empresas más influyentes le perdieron el miedo a poner en los más cargos más importantes y de mayor responsabilidad en el crecimiento de las organizaciones a mujeres. Uno de los sectores donde más fuerza está tomando el poder femenino es la banca y es el caso de Bancolombia, en donde se ven cada vez más tacones y menos corbatas. Pero no solo es un asunto de indumentaria. Se trata de mujeres preparadas y con experiencia en el sector bancario y financiero. Según cifras del mismo banco, las mujeres representan hoy 64% del total del personal, mientras que 58% de los jefes de la organización pertenecen a este género.

En la foto, apenas una muestra del avance de las mujeres en las corporaciones, antes dominadas por los hombres. Entre las directivas se destaca Cristina Arrastía, la ‘dura’ del Banco en el negocio de personas y Pymes, no solo en Colombia, también es la jefa de esa oficina en todos los países donde Bancolombia tiene presencia.

En el Grupo Bancolombia se destacan igualmente: Aimeé Sentmat, presidente de Banistmo; María Cristina Calderón, vicepresidente de Regionalización de TI; Carmenza Henao, vicepresidente de Auditoría, y Carolina Gómez, vicepresidente de Proyectos Especiales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?