| 5/22/2008 12:00:00 AM

Colombia, un buen negocio

Incentivos fiscales, nuevos contratos de concesión, libertad cambiaria, precio del petróleo y revaluación han contribuido con el repunte de la inversión extranjera.

Durante el año pasado, llamó la atención que una sola empresa fuera la responsable del 22% de la inversión extranjera directa (IED) en Colombia. Como parte de esta curiosidad, los recursos, US$1.020 millones, provinieron de Anguilla, un territorio británico de ultramar localizado en el Caribe. Dicha inversión ubica a esta isla en el segundo puesto de los países que más invirtieron en Colombia en 2007, después de Estados Unidos.
 
Según Proexport, históricamente Anguilla no ha tenido participación en los flujos de inversión recibidos por el país y solo empezó a hacerlo a partir del 2007 de manera paulatina. Se ha podido establecer que esta inyección de recursos fue realizada en el sector minero. Y según el Banco de la República, este capital entraba con anterioridad proveniente de otro mercado. Pero en 2007, la empresa situó su centro financiero en Anguilla.

Pero casi nadie sabe quién es este misterioso y gran inversionista. Se trata de uno de los secretos mejor guardados. Francisco Javier Guzmán, director del Departamento de Cambios Internacionales del Emisor, sostiene que el Gobierno mantiene un acuerdo de confidencialidad para proteger la identidad de los inversionistas extranjeros. La reserva es total. Sin embargo, garantías como ésta son las que están haciendo que invertir en Colombia no solo sea seguro, sino que además se haya vuelto un buen negocio.
 
Así lo revelará el más reciente estudio que sobre buenas prácticas  para atraer inversión extranjera dará a conocer la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad). Y las cifras lo confirman. El país recibió el año pasado una IED de US$9.028 millones, 40% más que lo registrado en 2006, y que lo ubica en el cuarto puesto detrás de Brasil (con US$ 34.585 millones), México (US$23.230 millones) y Chile (US$ 14.457 millones).

Se trató de inversiones que fueron a parar a diversos sectores de la economía. Si bien petróleo, minas y canteras representaron el 50% de dicha inversión en Colombia, se destaca el hecho de que otros sectores como comercio, banca, manufactura, restaurantes, telecomunicaciones y el agro, incentivado por la producción de biocombustibles, fueron grandes receptores de los flujos de capital internacional durante el 2007.

¿Pero qué es lo que ha hecho que haya repuntado la inversión foránea en Colombia? (en 2004 fue de US$3.015 millones). Según el estudio, que desarrollan para la Unctad los consultores Carlos Ronderos y Samuel Laird, lo que más ha incentivado a los inversionistas extranjeros en todos los sectores, pero especialmente en el petrolero y minero, son los “cambios sustanciales” que se han venido dando en materia de incentivos fiscales, en los términos de los contratos de concesión y en libertad cambiaria para el manejo de cuentas en el exterior. También han influido el precio del petróleo y la revaluación del peso que les permite enviar más dólares a sus casas matrices y valorizar su inversión.

Carlos Ronderos explica que en el sector de los hidrocarburos fue definitivo que no todo el que viniera a explorar tuviera que hacerse socio de Ecopetrol “Antes, los contratos eran de asociación y ahora son de concesión. De término fijo pasaron a ser indefinidos y la explotación termina cuando se acabe el recurso natural”, advierte. Otro factor importante, y que rige para todos los sectores, es que se estableció que el 40% de la inversión es deducible de las utilidades (impuesto de renta). A esto se suma la eliminación del impuesto de las remesas y una flexibilización cambiaria para el manejo de cuentas en el exterior. “Estas sí son gabelas atrayentes. Y representan un atractivo mucho mayor de lo que puede significar, por ejemplo, la Seguridad Democrática”, sostiene el investigador.

Petrobrás en varias oportunidades ha destacado los alcances de estas políticas. La compañía brasileña se ha convertido en una de las mayores inversionistas del sector y desde 2005 es la tercera mayor productora de petróleo en Colombia. En el mismo sentido se ha manifestado Camilo Durán, presidente de ExxonMobil: “La seguridad  jurídica y unas reglas estables del juego desembocarán en mayores inversiones por parte de las empresas extranjeras”, vaticinó en el 2006. Y en efecto, en el 2007 la IED en el sector petrolero mostró un crecimiento de 90%, tras totalizar US$3.428 millones. Cifra que representó el 38% del total.  

Por su parte, minas y canteras concentró el 12% de la inversión extranjera en 2007, con un flujo que ascendió a US$1.047 millones, y ha sido  un sector de mucho dinamismo.
Vale do Rio Doce empezó en enero de 2008 a explotar minas de extracción de carbón y ferroníquel en Colombia, tras anunciar inversiones por US$120 millones. A su vez, multinacionales del carbón, como la Drummond, también anunciaron grandes inversiones en el país para ampliar su producción y exportación. Sin duda, una de las operaciones más destacadas fue la adquisición de Acerías Paz del Río por parte de la brasileña Votorantim, con una inversión inicial de US$490 millones. Hoy controla el 72% de la siderúrgica.

Para Gilson Danhoni Moraes, vicepresidente ejecutivo de la compañía, la estabilidad jurídica, institucional y económica del país fue determinante para tomar la determinación de invertir en Paz del Río. “Nuestras inversiones son a largo plazo, y por eso la certeza de tener una reglas de juego claras era muy importante para nosotros. La combinación de estos dos factores contribuyó en nuestra decisión. Y nuestra unidad de metales está explorando otras oportunidades que puedan resultar interesantes para nuestra compañía”, sostuvo el empresario.

Aportes a la competitividad
El informe de la Unctad destacará el hecho que el aporte de la inversión extranjera en los sectores del petróleo y la minería ha sido importante y ha mejorado la competitividad del país. De por sí, el 60% de las exportaciones colombianas son petróleo y carbón. Al mismo tiempo han contribuido a capacitar la mano de obra en lo que han invertido muchos millones de dólares.

Esta misma desregulación se ha venido dando en otros sectores como el de las telecomunicaciones, que comenzó con la privatización de Telecom y de la banda ancha, lo que dio lugar a una competencia que trajo nuevos competidores, nuevas tecnologías y una reducción de precios. “Cuando el gobierno fomenta la competencia, llega la inversión extranjera, que en el caso de las telecomunicaciones en los últimos 4 años ha superado los US$3.000 millones, lo que es muy significativo. Esa transferencia de tecnología y los precios más bajos hacen que el país sea más competitivo”, señala Ronderos.

En este sentido, otro  sector que ha contribuido con la causa es el del comercio, principalmente, junto con restaurantes y hoteles, categoría que participó con el 10% de las IED en 2007, con un total de US$893 millones. Para los investigadores, la expansión de las grandes superficies como Carrefour y Casino, ha traído consigo tecnología, capacitación de mano de obra, competencia y reducción de precios.  

Pero sorprende a los investigadores que este mismo efecto no se esté dando en el sector financiero, a donde han llegado grandes firmas. Fue el tercer sector más importante en el 2007, con US$1.196 millones de IED, un aumento de 158%. “Si uno invierte en otro país es porque va a competir. Pero eso no ha sucedido en el sector financiero. Y así lo perciben los inversionistas extranjeros. Sostiene que pese a que han llegado nuevos y grandes jugadores los márgenes de intermediación no se redujeron y que, a su juicio, los organismos de control permiten dicho amangualamiento como si existiera un acuerdo tácito para no competir”, advierte Ronderos.

Reconocimiento internacional
Pero el trabajo que ha venido haciendo Colombia para incentivar la inversión extranjera también ha sido reconocido internacionalmente, como lo reseña Proexport.  Según BusinessWeek, el gran atractivo de Colombia para la inversión extranjera tiene su origen en la fortaleza de la economía y su dinámica, en una inflación baja y estable y en una política económica históricamente responsable, en virtud de la cual el país nunca ha declarado una moratoria de deuda o ha experimentado hiperinflación. Por razones similares, las calificadoras de riesgo Moody´s, Fitch y S&P´s, han mejorado su perspectiva sobre el comportamiento futuro de la economía colombiana.

Y el periódico inglés The Guardian ha destacado que Colombia exhibe niveles record de crecimiento económico, un mejoramiento importante en los indicadores de seguridad y un ambiente favorable para los negocios. “Este ambiente propicio está definido también por una serie de prerrogativas otorgadas al inversionista tales como que se permite remitir el capital y las utilidades al exterior sin limitación alguna y se otorga al inversionista extranjero el mismo trato que al inversionista nacional”.

Así mismo la inversión extranjera está protegida por tratados comerciales con varios países, acuerdos bilaterales de inversión y acuerdos internacionales como los suscritos con la Corporación de Inversiones Privadas en el Extranjero, OPIC (por sus siglas en inglés); la Agencia Multilateral de Garantía de Inversiones, MIGA (por sus siglas en inglés); y el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a la Inversiones, ICSID (por sus siglas en inglés).

Para completar, en días pasados el Gobierno anunció que a los contratos de Estabilidad Jurídica suscritos entre inversionistas y el Estado, no se les exigirá la garantía única de cumplimiento. Mediante tales acuerdos, el Estado se compromete con el inversionista a mantener unas reglas de juego claras, conforme a unas estipulaciones previamente acordadas, siempre y cuando el inversionista desarrolle un proyecto de inversión. Para 2008, se tiene previsto aprobar 20 solicitudes y suscribir 14 contratos. Bavaria, Alpina, Proficol, Divco, Almacenes Éxito, Sofasa, Comertex, Teledatos, Empresas Públicas de Medellín, Avesco, Nova Mar Developments y Hotelería Internacional han firmado acuerdos de esta naturaleza.

El dinamismo de la inversión en Colombia continúa. Por lo menos en los dos primeros meses del año la IED ascendió a US$1.748 millones, lo que representa un 107,5% más que en el 2007. La inversión no petrolera creció 280%, lo que por ahora es un buen indicio de que otros sectores diferentes al de los hidrocarburos (que creció 50,9% en el mismo periodo) tienen un enorme potencial por desarrollar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?