| 8/8/2016 12:00:00 AM

Colcafé prevé vender $1,58 billones de la mano de sus aliados en 2020

Fortalecerse en el mercado internacional y hacer crecer la categoría de café en el país son dos de las grandes apuestas de Colcafé, compañía que en 2020 espera vender $1,58 billones. Así lo hará.

En medio de un mercado cambiante en el que los hábitos de consumo de café ya no son los mismos de hace cinco años, la compañía Colcafé, del Grupo Nutresa, quiere consolidarse como el mayor jugador en las ventas de retail de este producto en el mercado local y fortalecerse en el exterior, una de sus grandes apuestas.

El negocio de la firma antioqueña que, según datos de Euromonitor, alcanzó en 2015 una participación de mercado de 49% en volumen y 50,9% en valor –con sus marcas Café Sello Rojo, La Bastilla, Colcafé y Matiz– está alineado con los objetivos estratégicos del Grupo al año 2020: para entonces, la meta de Colcafé es alcanzar ventas por $1,58 billones al año. Para 2015, el negocio de café de Nutresa superó los $890.000 millones.

Son varias las estrategias para alcanzar la mega. Tanto el mercado externo como el interno jugarán un papel determinante en los planes de crecimiento de esta organización, cuyos productos son consumidos por uno de cada dos colombianos cada día, según análisis realizados por la propia empresa.

Lea también: La oportunidad para los cafés especiales colombianos

El mercado internacional será clave en los planes estratégicos de la organización. Con el desarrollo de marcas privadas, productos industriales y marcas propias, Colcafé busca no solo consolidarse en los mercados en donde hace presencia, sino llegar a otros destinos.

En el primer caso, la empresa les “maquila” a clientes internacionales y son productos exportados fuera de los mercados en donde la compañía ya tiene una presencia importante con sus marcas propias. Esta línea de negocio representa el grueso de las exportaciones de la empresa.

Se trata de productos que salen del país listos para que el consumidor los compre y representan 70% de las ventas externas de la compañía, que el año pasado sumaron US$130 millones.

La segunda línea tiene que ver con los productos industriales, modalidad en la que el café es exportado a granel a clientes que lo utilizan para la elaboración de otros productos finales a base de café, distintos a la bebida.

El tercer pilar es el desarrollo de marcas propias, en donde la innovación y fortalecimiento del portafolio juegan un papel importante. “El objetivo es ser muy agresivos, tanto en los países donde hacemos presencia como en los que no”, señala Miguel Moreno, presidente de la compañía.

Lea también: Primer plan de exportación de educación de café en Colombia

El negocio de exportaciones es atendido principalmente desde Colombia, aunque la empresa cuenta con plantas en Chile (no es administrada por Nutresa) y en Malasia, en donde tiene una importante participación en la firma Dan Kaffe, a pesar de no tener el control.

Para Nutresa, el negocio de café es el de mayor exportación desde territorio nacional en valor. Hoy el café de Colcafé llega a más de 40 países.

Apuestas internas

La estrategia para el mercado local no es menor y más si se tiene en cuenta que este representa 60% de las ventas totales de la empresa. En el país trabajará para fortalecerse en el segmento premium con su marca Matiz y, en general, para hacer crecer el consumo per cápita, que según datos de Euromonitor, al cierre de 2015, se ubicó en 1,5 kilogramos, desempeño que la firma consultora prevé se mantendrá en los próximos cuatro años.

En el país el consumo de café es 65% tostado y molido y el restante 35% soluble. En el primer segmento, dice Moreno, Colcafé es líder con Sello Rojo y La Bastilla, con más de 50% de participación y en el segundo es colíder con 42% del mercado. De este segmento forman parte las mezclas como capuchino, todo en uno y granizados, entre otros. Si se analiza este último segmento de forma independiente, la compañía tiene una participación de 65%.

David Echavarría, gerente de mercadeo de la filial de Nutresa, señala que el consumo de café en el país ha sufrido una importante transformación. Hace cinco años el 35% de esta bebida se tomaba fuera de la casa y 65% en el hogar, hoy esos porcentajes se invirtieron.

Este comportamiento obedece a varios factores. Por un lado, están creciendo las cadenas de tiendas especializadas, pero también ha ido al alza el consumo en las de barrio. A esto se suma que los jóvenes están tomando el café de una forma diferente; por ejemplo, con mezclas o frío y un tercer aspecto es que las personas tienen menos tiempo y por ello la portabilidad ha ganado mucha participación. Señala que la categoría está creciendo cerca de 3%.

Sin embargo, a pesar del buen desempeño, para Moreno la industria tiene una tarea pendiente y es incentivar este producto. “Se requiere una torta más grande para que todos puedan ganar. En el país hay por lo menos 1.000 marcas de café y eso es bueno, porque si todos hablan de café se genera cultura”. En su concepto, se debe desarrollar una cadena productiva de café eficiente y rentable.

Central de beneficio

Precisamente la empresa ha venido dando pasos en este sentido. Recientemente se asoció con la Cooperativa de Andes para poner en funcionamiento una central de beneficio –la más grande del país– para despulpar y secar el grano y de esta forma facilitar la industrialización del sector.

Más de 600 familias pueden beneficiar su café ahí, y Colcafé se encargará de comprarlo y realizar el pago de manera inmediata, permitiendo que el capital de trabajo sea más eficiente.

“Va a haber una prima de calidad y se garantizará que el desperdicio sea menor, en busca de mejoras en materia de sostenibilidad. En esta planta no solo se consume menos agua sino que la que se gasta también será tratada gracias a una planta que demandó una inversión de $700 millones y devuelve el líquido completamente limpio a los ríos”, precisa Moreno.

Para Moreno, esta iniciativa forma parte del compromiso de la empresa de integrarse con toda la cadena de suministro. Allí se pueden procesar alrededor de 8.000 sacos de café al año, pero el edificio está montado para que se doble la capacidad de producción. La inversión total fue de $8.000 millones.

Así las cosas, los planes de Colcafé se enmarcan dentro de un crecimiento rentable, internacionalización, innovación, desarrollo de la gente y sostenibilidad. Con estos pilares, la empresa quiere seguir poniéndole sabor al mercado.

Sinergias ganadoras

Con la idea de brindarles a los colombianos una nueva opción en cafés especiales de alta calidad, Colcafé y el chef Juan Manuel Barrientos, creador de los restaurantes El Cielo, desarrollaron el café Elcielo por Matiz, catalogado como el primer café gastronómico de autor y de origen en el país. Las dos marcas decidieron juntar su experiencia con la idea de fortalecer y hacer crecer la categoría de productos premium, que se ha dinamizado a un ritmo de 18% y es liderada por Juan Valdez. Con su marca Matiz, la empresa antioqueña tiene una participación de 8% y, a juicio de Miguel Moreno, su presidente, este segmento debe crecer para la compañía por lo menos a 20%. Juan Manuel Barrientos explica que no será un producto que se encuentre de forma masiva en el mercado y que inicialmente estará disponible en los supermercados Carulla y en los restaurantes El Cielo de Bogotá y Medellín.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?