| 2/5/2010 12:00:00 PM

Clima: ganadores y perdedores

Mientras los agricultores sufren por la sequía, las industrias de bebidas, helados, artículos de protección solar y los productos ahorradores de agua, entre otros, se benefician con el verano.

Los negocios en el país están viviendo las dos caras de la moneda por los efectos del verano. Por un lado, los productores agropecuarios han sentido el rigor de un clima que reduce las cosechas, merma la producción de carne y leche y acelera los costos.

Pero del otro, sectores industriales como bebidas, helados, artículos de protección solar, productos ahorradores de agua, así como vestidos de baño y sus complementos han aumentado sus ventas debido a la temporada de calor que vive el país.

Y en un año 2010 que se anticipa tendrá una larga temporada veraniega en el primer semestre, hay quienes ya están haciendo sus cuentas sobre quién gana y quién pierde con el Fenómeno del Niño, un factor climático que ya está siendo considerado dentro de las cuentas y los planes de las empresas.

Los afectados tienen sus propias cuentas. En el caso de los cultivos de flores en la Sabana de Bogotá, Asocolflores estima que alrededor del 30% de las flores cultivadas se han visto afectadas con temperaturas muy bajas en las noches por efectos de las 'heladas' que se agudizan con las elevadas temperaturas de la región durante el día.

Los productores de leche y carne también se quejan. Analac, que representa a los productores, estimó entre un 5% y 10% la caída en la producción por efectos del clima, ya que el verano ha disminuido la oferta de pastos para alimentar los animales. Este mismo hecho afecta a los productores de carne, que temen un incremento en sus costos debido a la falta de pasturas, lo que los obliga a comprar otros alimentos.

Cultivos como el arroz y el plátano no escapan al rigor del clima. En el caso del arroz, se estima que por efectos de las menores lluvias en el primer semestre y el aumento en las temperaturas de hasta cuatro grados en las zonas de cultivo tradicional, podría registrarse una merma en la producción de hasta el 20%. Y en el caso del plátano, el fuerte calor está afectando zonas de alta producción como los departamentos del Eje Cafetero, donde ya se nota una reducción en la oferta y se teme por la aparición de plagas relacionadas con la ola de calor.

La Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, ha calculado que en el caso de cultivos como la papa, las frutas y las hortalizas, la reducción en las cosechas podría alcanzar un 30% como consecuencia del fuerte verano, las heladas, la menor disponibilidad de lluvias y la incertidumbre de los agricultores en cuanto a las fechas en las que deben hacer sus siembras.

Pero no todos los negocios pasan dificultades por efectos del clima. Uno de los segmentos que registra mayor crecimiento como consecuencia de las altas temperaturas es justamente el de las bebidas, que vivió su propio boom en el último trimestre de 2009.

De acuerdo con datos de la Muestra Mensual Manufacturera, del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, Dane, en noviembre la producción de bebidas en el país creció 23,5% marcando así un quiebre en la tendencia que traía el sector, que entre enero y noviembre reportaba un crecimiento en la producción de 4,1%. Aunque los datos de diciembre no se han publicado, el rigor del verano anticipa un buen resultado.

Héctor Fernando García, presidente de la compañía de bebidas Postobón, califica 2009 como "un año extraordinario" para su compañía. La empresa vendió $1,85 billones, un crecimiento del 16% en ventas en un año en que la crisis marcó el desempeño de muchos sectores de la producción en el país.

"Solo en diciembre las ventas de Postobón crecieron 30% contra el mismo mes de 2008. Nos fue muy bien", explica García, quien atribuye este desempeño en buena medida al efecto del clima pero también a las inversiones y a la fuerte actividad promocional y de mercadeo desarrollada por la compañía,. El año pasado, según el directivo, la compañía realizó inversiones en plantas, lanzamientos de productos y mercadeo por unos $500.000 millones y este año la cifra podría llegar a $600.000 millones.

Aníbal Fernández de Soto, director de la Cámara de Bebidas de la Andi, asegura que en las industrias productoras de bebidas que operan en el país hay consenso en que la producción de 2009 estuvo por encima del 4% y cree que en 2010 el sector mantendrá su dinámica. "Las empresas de bebidas, en épocas de verano, tienen mayores ventas por dos factores: uno, porque hace mucho calor y dos, porque la gente sale más de su casa, lo que impulsa el consumo", explica Fernández de Soto.

Los productos de protección solar también hacen su agosto. Nelson Cabrera, presidente andino de la multinacional de productos de cuidado personal y belleza BDF, señala que la compañía arrancó enero creciendo sus ventas en euros un 40% en Colombia y un 32% en los países andinos, con marcas entre las que se destacan Nivea y Eucerin.

Para Cabrera, el mercado colombiano muestra un crecimiento importante en el consumo de productos para protección solar aunque todavía sigue rezagado frente a países como Chile, cuyas ventas de este segmento alcanzaron el año pasado los US$23 millones; Venezuela, con unos US$60 millones o Brasil, donde alcanza los US$720 millones.

La Cámara de Cosméticos de la Andi, divulgó un estudio de Euromonitor que señala que el mercado de protectores solares y bronceadores pasó de US$9,4 millones en 2002 a US$ 16,2 en 2007. Jaime Concha, director de la Cámara, señala que cálculos del gremio indican que en 2008 este mercado pudo llegar a los US$17,8 millones, mientras que algunos empresarios del sector indican que en 2009 se habría situado en cerca de US$23 millones.

Otro sector con una buena perspectiva es el de vestidos de baño y sus complementos. José Santos, gerente de Onda de Mar, explica que la compañía cerró 2009 con 16 tiendas propias, cinco franquicias en Colombia y siete en el exterior, y un crecimiento en ventas del 37%. Solo en el caso de Colombia, las ventas en las tiendas propias muestran un crecimiento del 84%, porque la compañía decidió ampliar su oferta de trajes de baño para lanzar otros productos como salidas de baño, pantalonetas, y prendas cómodas que sirven para la playa, la piscina e incluso la calle, por su alto componente de diseño, moda y comodidad.

El negocio de los helados es otro ganador. Aunque en Colombia el consumo per cápita aún es bajo, pues apenas llega a 2,7 litros por persona, se trata de un mercado que vende al año unos $240.000 millones. Mario Castañeda, gerente de mercadeo de Crem Helado, explica que el efecto del verano para la industria de helados implica aumentos en las ventas que pueden ir entre 10% y 15%.

El directivo sostiene que "las ventas del último trimestre del año y en general de 2009 se comportaron de manera favorable, en parte ayudadas por el verano que intensificó su fuerza en el segundo semestre".

| Oportunidad en el ahorro |

Mientras el verano ha puesto a los colombianos a gastar más en bebidas, helados, ropa de baño y productos de protección solar, algunas empresas están encontrando sus oportunidades en el ahorro. Es el caso del grupo Corona, que a propósito del verano lanzó una campaña que pretende inculcar en los colombianos la cultura del ahorro del agua.

Sergio Cárdenas, gerente comercial del Hipercentro Corona, explica que la compañía ha liderado tradicionalmente el tema de cuidado ambiental, y ante la inminencia del Fenómeno del Niño acaba de diseñar una campaña mucho más agresiva para generar mayor conciencia frente al tema del cuidado del agua.

Según el ejecutivo, la idea es sensibilizar a los colombianos para que actualicen los productos que manejan agua en el hogar, a fin de contribuir con el ahorro del vital líquido, pues estudios realizados indican que el 40% del consumo de agua potable en un hogar promedio corresponde a descargas del sanitario y el 75% se hace para evacuar desperdicios líquidos. Un cambio en los sanitarios con más de diez años en el hogar permite ahorros promedio del 63% que, de acuerdo con datos de Corona, se traduce en ahorros mensuales de $17.491 en un estrato 3 y de $31.804 en un estrato 6.

En este mismo sentido trabaja la cadena de productos para remodelación Homecenter, que busca enfatizar en el ahorro y la valorización que alcanzan los hogares cuando reemplazan productos de baja eficiencia ambiental por otros que resultan más ecológicos, entre ellos bombillas, griferías y sanitarios.

Y mientras el clima sube la temperatura de las campañas de mercadeo de las empresas que buscan aprovechar el verano para aumentar sus ventas, los consumidores esperan un mejor clima en materia de precios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?